Viaja a tu propio país “en el extranjero”

Con frecuencia, el viaje es un ir y venir cruzando fronteras geográficas, culturales e idiomáticas. Pero la geografía es a veces “caprichosa” y aunque cruzamos los límites “oficiales” de un territorio en concreto y nos adentramos en el país contiguo (pongamos, por caso, Francia), llegamos a un lugar de costumbres familiares y un idioma común, como si no nos hubiéramos movido del sitio. Un viaje con esta peculiaridad acontece siempre que se viaja una porción del país propio pero localizada en “el extranjero”. Cuidado, que no nos referimos a colonias o a ex colonias con un régimen de soberanía especial.

La terminología que define esta realidad habla de exclave (trozo de un territorio separado del cuerpo principal del mismo y totalmente rodeado por otros). Se entiende mejor si lo ejemplificamos con la relación territorial que existe entre Alaska y los Estados Unidos, separados por Canadá. Hay muchos casos curiosos y menos conocidos que remiten a este hecho y en España tenemos uno de ellos que quizá te resulte desconocido: Llivia, “dentro de Francia”.

Se trata de un lugar de España al que no hay otra forma de llegar que pasando por Francia, una ciudad y un exclave, es decir, una ciudad de la provincia de Girona, pero que se encuentra completamente rodeada de territorio francés. Llivia fue la excepción al Tratado de los Pirineos del año 1659, por el cual España cedió a Francia 33 pueblos de comarcas catalanas dejando a tal villa fuera del tratado, un privilegio concedido por el Emperador Carlos V. Así, hasta hoy, Llivia es una ciudad que continúa y continuará bajo soberanía de España, en la zona de los Pirineos y técnicamente, dentro de la masa territorial de Francia.

En el interior de la España autonómica actual también hay exclaves territoriales. El Condado de Treviño, perteneciente a la provincia de Burgos (Castilla y León), pero situado dentro de la provincia de Álava, es quizá el más conocido. Otros casos son El Rincón de Anchuras, en Ciudad Real, rodeado de las provincias de Toledo y Badajoz; La villa navarra de Petilla de Aragón, en Aragón; el municipio cántabro de Valle de Villaverde, en Vizcaya, o la madrileña Dehesa de la Cepeda, situada entre las provincias de Ávila y Segovia.

En todo caso, con independencia de donde viajes y del medio de transporte que utilices, acuérdate siempre de contratar el correspondiente seguro de viaje. Recuerda que la suscripción de una póliza de este tipo es inmediata en portales especialistas como Rastreator.


COMPARAR SEGUROS DE VIAJE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Viaje