Viajar como cooperante ¿qué seguro contratar?

  • Los cooperantes y los voluntarios son personas distintas
  • El Estatuto de los cooperantes obliga a la contratación de un seguro Médico
  • Algunas entidades o fundaciones ofrecen a sus cooperantes otro tipo de seguros como el de Vida o el de Viaje

Todos los años son muchas personas las que deciden destinar sus vacaciones, o parte de ellas, a ayudar a los más desfavorecidos. Muchas fundaciones e instituciones cuentan con programas de cooperación destinados a aquellos que quieran hacer, por ejemplo, voluntariados de corta duración en países en vías en desarrollo.

Colaborar con un proyecto solidario es una forma de viajar diferente. El turismo solidario no sólo permite conocer nuevos países así como su cultura y su gente sino que es una experiencia que aporta a aquellos que la viven aprendizaje y la satisfacción de haber contribuido a poner en marcha un proyecto o a colaborar en su realización.

Actualmente, en torno a 3.000 profesionales españoles trabajan en cooperación para el desarrollo en el exterior, según datos de un estudio reciente realizado por Cooperación Española, a través de la Agencia Española de Cooperación (AECID) del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación (MAEC).

Cerca de 3.000 profesionales españoles trabajan como cooperantes.

¿Qué es un cooperante?

Un cooperante no es un voluntario. Un cooperante es, tal y como define la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, un trabajador con un contrato laboral o un empleado público con una relación de tipo laboral o estatutaria con la entidad que promueve la cooperación. Por su parte, el voluntario es, tal y como define la Ley 45/2015, de 14 de octubre, de Voluntariado, una persona que “decida libre y voluntariamente dedicar, todo o parte de su tiempo, a la realización de las actividades destinadas a mejorar la calidad de vida de las personas y de la sociedad en general y a proteger y conservar el entorno.

Los cooperantes se rigen por el Estatuto de los Cooperantes que recoge sus derechos y obligaciones.

Para ser un cooperante es necesario cumplir unos requisitos. El Real Decreto 519/2006, de 28 de abril, por el que se establece el Estatuto de los cooperantes, establece que cooperantes son aquellas personas que cuentan con “una adecuada formación o titulación académica oficial” así como una “probada experiencia profesional“. Y es que, tal y como especifica dicha legislación, “tienen encomendada la ejecución de un determinado proyecto o programa en el marco de la cooperación para el desarrollo”.

Los cooperantes, como trabajadores que son, cuentan con una serie de derechos y obligaciones así como, un régimen de incompatibilidades, formación, homologación de los servicios que prestan y modalidades de previsión social. Todos estos aspectos están detallados en Estatuto del Cooperante.

Cooperantes: derecho a viajar con un seguro

Los cooperantes tienen derecho a contar con un seguro de asistencia en favor del voluntario que en todo caso cubra los riesgos de enfermedad y accidente durante el período de su estancia en el extranjero así como que se haga cargo de los gastos de repatriación. La organización en la que presten sus servicios será la encargada de asegurarlos con estas coberturas.

Además, las entidades que lo deseen tienen la posibilidad de adherirse al seguro Colectivo de Vida y de Salud que gestiona la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) a cambio de hacerse cargo al pago del 50% de la prima.

Coberturas mínimas exigidas por ley

La ORDEN AEC/163/2007, de 25 de enero, por la que se desarrolla el Real Decreto 519/2006, de 28 de abril, por el que se establece el Estatuto de los Cooperantes establece qué tipo de coberturas tienen derecho a tener los cooperantes.

Así, entre otras cosas, el cooperante tendría derecho a una atención médica y hospitalaria similar a la cobertura a que se tiene derecho en España, por cualquier contingencia acaecida en el país de destino, incluyendo las revisiones periódicas generales y ginecológicas, embarazo, parto, maternidad, y las derivadas de cualquier enfermedad o accidente. También al gasto farmacéutico ocasionado y la medicina preventiva que requieren determinadas enfermedades, epidemias o pandemias existentes en los países de destino.

También deberá cubrir la revisión médico-sanitaria específica a su regreso a España o la repatriación en caso de accidente, enfermedad grave, fallecimiento, catástrofe o conflicto bélico en el país o territorio de destino.

Otros seguros: Vida y Viaje

El Estatuto del cooperante obliga a las entidades a las que se deban estas personas a contratar un seguro de Salud pero es probable que para algunos la protección ofrecida sea escasa. Algunos se decantan por contratar otras pólizas con otro tipo de coberturas como puede ser la de Viaje o la de Vida.

A través de distintos convenios algunas fundaciones ofrecen a sus cooperantes la posibilidad de contratar un seguro adaptado a su actividad. Un ejemplo es el de los médicos que pueden acceder a una póliza de Vida con cobertura de muerte por accidente.

Viajar asegurado

Los cooperantes que deciden viajar a uno de estos países en vías de desarrollo se exponen a un gran número de riesgos. No sólo a caer enfermo en un país que no es el suyo sino a sufrir un accidente que le obligue a volver a España de manera anticipada. Antes de viajar, es importante tener todos los seguros en regla para facilitar las cosas en caso de que sea necesario.

Agosto de 2016


COMPARAR SEGUROS DE VIAJE

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Viaje