Cuando el jefe te pone enfermo

“Larga vida al Rey”. Es un grito que se emplea como expresión ritual en la sucesión de las monarquías. Pero, a veces, conviene que no haya Rey. Es lo que ocurre en ciertos ámbitos laborales en los que “el Rey” es un mal jefe que ordena y manda en exceso (y casi siempre sin educación) para “agobio” de sus empleados. El estilo del látigo, los gritos y la presión no funciona para cumplir los objetivos ni para conseguir el mejor clima de trabajo. Lo dicen los expertos en riesgos laborales. Más bien al contrario, si algo provocan es el estrés y la ansiedad de cada vez más españoles. Por desgracia, muy pocos logran escapar de esta situación con un mercado laboral tan “constreñido” como el que hoy día existe en España.

En trabajos relacionados con la agricultura, la construcción y quehaceres de manufactura o industria, el riesgo principal suele ser el de los accidentes. En oficinas lo son, en cambio, el estrés y el acoso laboral, que acaban actuando sobre la salud física. Los llamados riesgos psicosociales se han convertido de hecho en una de las principales preocupaciones para los expertos en seguridad laboral. El problema de estos riesgos, afirman, es que son menos tangibles, porque todo el mundo puede ver un cable que está mal puesto, una puerta con la que te vas a dar un golpe, una mala iluminación…, pero las presiones no siempre son tan perceptibles, aunque cada vez son más los que las padecen.

Según un sondeo elaborado por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo OSHA, el problema va a peor. La crisis financiera y la transformación del mercado laboral someten a los trabajadores a exigencias crecientes y, por tanto, el estrés de origen laboral seguirá ocupando un lugar destacado entre las preocupaciones de las personas. Siete de cada diez españoles cree que el estrés en el trabajo aumentará en los próximos cinco años. Los datos son reveladores si tenemos en cuenta que sólo un 16% de los noruegos tiene la misma opinión. Al otro lado se encuentra los griegos, con un 83%, que opina que este tipo de trastornos aumentará notablemente. La crisis está contribuyendo a acentuar estos riesgos. Cada día de trabajo pende de un hilo, esperando la aparición de ese jefe con requerimientos que provocan mareo y nervios.

El lugar de trabajo puede convertirse en un territorio hostil, una amenaza peligrosa para nuestra vida, ya de por sí expuesta a contingencias de todo tipo. Recordamos, por lo que pudiera pasar, tener un seguro de vida que siempre pueda resolver en favor nuestro, y al de nuestros descendientes, situaciones realmente complicadas. Si todavía no tiene el suyo, consulte su póliza de vida en el comparador online de Rastreator.


COMPARAR SEGUROS DE VIDA

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Vida