Despertando la suerte dormida

Catástrofes como el terremoto que asoló Japón son, por suerte para todos, acontecimientos escasos por su virulencia y fatales consecuencias. Un episodio de siniestralidad tan elevada supone el cobro de las indemnizaciones de todos aquellos asegurados con una póliza de seguro de vida que lamentablemente han perecido mucho antes de que les sobreviniese una muerte por causas naturales. Pese a este tipo de acontecimientos, las aseguradoras españolas han seguido creciendo en este trimestre en el ramo de seguros de vida, lo cual no solo es positivo para las aseguradoras, sino para los propios asegurados en general, que no se han visto involucrados en catástrofe alguna.

Tras el devastador acontecimiento en Noruega; un país que poco podía sospechar semejante final. Para las víctimas, jóvenes socialdemócratas congregados en unas jornadas del partido, el único seguro de vida que conocieron fue la suerte. Ya se sabe que la suerte no siempre ofrece una buena cobertura y que por su carácter caprichoso hay casos, como el de Oslo, en el que mira para otro lado.

A día de hoy, las aseguradoras cuentan con complejos sistemas para calcular la longevidad de sus asegurados de acuerdo a informes médicos, edad, intereses, hobbies o puesto de trabajo. Sin embargo, la suerte todavía no se emplea como variable y sigue siendo la asignatura pendiente que escapa al cálculo de cualquier procedimiento racional.

Aunque Rastreator.com no te preguntará por tu nivel de suerte, sí que dará un empujoncito a tu suerte al ofrecerte una comparativa con los mejores precios para tu seguro de vida.


COMPARAR SEGUROS DE VIDA

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Vida