Los cólicos infantiles afectan a dos de cada diez bebés

Los cólicos infantiles afectan, aproximadamente, a un 20% de los lactantes entre las dos semanas y los cuatro meses de edad. Se caracterizan por un lloro continuado, que suele empezar por la tarde y durar entre una y tres horas, en las que el bebé da claros síntomas de irritabilidad. Resultan periodos bastante angustiosos para los padres, que ven cómo su hijo no cesa de llorar, pero los expertos consideran que no son alarmantes, salvo casos excepcionales.

El síntoma más claro de un cólico infantil es el llanto. El bebé se muestra inquieto y molesto, arquea las piernas sobre el abdomen y su está más roja que de costumbre. Puede sufrir gases abdominales y parece hambriento, pero suele rechazar el pecho o el biberón al poco de comenzar la toma, para desesperación de los padres.

Dado que lo cólicos se resuelven espontáneamente, lo mejor que pueden hacer los padres es mantenerse tranquilos. La paciencia es, en estos casos, si no la solución al problema, una de las mejores maneras de hacerlo frente. Las investigaciones científicas no evidencian que los fármacos o los masajes provoquen algún tipo de resultado satisfactorio en estos cuadros.

Los cólicos suelen desaparecer hacia los cuatro o cinco meses de vida. Sin embargo, a partir del segundo año aparecen lo que se llama “espasmos de llanto”, que ocasionan que el niño se quede sin respiración en plena rabieta, aunque como la interrupción de la respiración es breve no produce ninguna consecuencia en su organismo. También la paciencia es la mejor forma de hacer frente a estos episodios.

Los padres no escatiman esfuerzos por mantener a sus hijos atendidos y seguros. Una de las mejores fórmulas para protegerles es realizar un seguro de vida. Con el comparador de seguros de vida de Rastreator.com podrás encontrar el que mejor y el más barato en pocos minutos.


COMPARAR SEGUROS DE VIDA

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Vida