Morirá antes si vive estresado

Fumar, mata. Al volante, sin alcohol. Las advertencias respecto a los peligros que nos acechan son constantes y a los clásicos mensajes se suman diariamente nuevos avisos. Por ejemplo, que vivir estresado, con mal humor o en un estado depresivo, acorta la esperanza de vida. Una disposición anímica hostil motiva entre la ciudadanía expresiones tan comunes como “esto no es vida”. En efecto, el sentir generalizado tiene una justificación científica.

El riesgo de sufrir una cardiopatía severa se eleva en un 19% en personas que pasan sus días en estas circunstancias. Así lo establece un reciente estudio firmado por investigadores estadounidenses del Duke University Medical Center de Durham, en Carolina del Norte, que ha sido publicado en la Revista Española de Cardiología (REC). Además, el informe confirma que la depresión llega a triplicar el riesgo de muerte por motivos cardiacos.

El trabajo es concluyente: las emociones negativas contribuyen en el desarrollo y progresión de la enfermedad cardiovascular con el consiguiente incremento en el número de muertes con este origen. Así pues, cuanta mayor ira y depresión se sufre, mayor también es el riesgo de padecer un episodio cardíaco, y de morir por esta causa.

En España, otro reciente estudio de investigadores de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), publicado en “Psicothema”, ha analizado la repercusión de estados de ánimo depresivos y emociones negativas en mujeres. Este otro trabajo se ha realizado sobre una base de 320 mujeres con edades comprendidas entre los 17 y 60 años, y concluye que la irá mal controlada, por reprimirla en exceso o por no saber canalizarla ni expresarla adecuadamente, sino de forma descontrolada, tiene un impacto negativo en la salud cardiovascular de las féminas.

Curarse en salud

Para evitar los efectos nocivos en la salud cardiovascular que provocan las emociones negativas, es recomendable incorporar hábitos de vida más saludables. Hay que llevar una dieta equilibrada y es recomendable la práctica de ejercicio con cierta regularidad, lo cual resulta determinante para el bienestar físico y mental. Asimismo, pueden tener una contribución positiva técnicas específicas de autocontrol emocional (control de la respiración, técnicas de relajación), sin olvidarnos de los recursos farmacológicos por prescripción facultativa.

Por ejemplo, en las unidades de rehabilitación cardiaca donde acuden quienes han sufrido un infarto y se sienten por ellos deprimidos, con angustia y miedo a la muerte, se procura educarles para que mejoren su salud psicoemocional con una rutina saludable que incluya ejercicios adaptados a sus circunstancias.

En ocasiones, la preocupación hacia la muerte se acrecienta en aquellos individuos que piensan en los problemas que generarían a su cónyuge e hijos. En este sentido, hay otros recursos que permiten aumentar la sensación de seguridad, como contar con un buen seguro de vida. Su contratación puede ser bastante ágil en comparadores de seguros como Rastreator.


COMPARAR SEGUROS DE VIDA

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Vida