¿Puede la genética condicionar mi seguro de vida?

Nada dice más sobre ti que la genética. “Has sacado los ojos de tu padre”, “la boca es de tu madre”, “los andares son de tu abuelo”, “bien se nota que sois hermanos”. ¿Te resultan familiares estas frases? En efecto, a ojos extraños, los genes nos delatan. Pero, a veces, las cuestiones relativas a la genética tienen que ver con nuestro historial médico y, entonces, nos interesa mayor discreción.

Los resultados de los análisis genéticos pueden determinar, pongamos por caso, si un individuo tiene tendencia a enfermar o si puede ser portador de una enfermedad genética. Como todo cuanto concierne a la salud personal, se trata de información que debiera ser estrictamente confidencial, sin embargo, no solo te interesa a ti. Por ejemplo, esta información se ha convertido en todo un filón de conocimiento para las compañías aseguradoras especializadas en seguros de vida.

En el campo de las pólizas de vida, las compañías se han acostumbrado a discriminar en base al principio de “primas iguales para riesgos iguales”. Su lógica (aceptada socialmente y protegida jurídicamente) es que personas consideradas de alto riesgo paguen más que otras que tienen un riesgo menor. De esta manera, el criterio generalizado entre las compañías de seguros es que para evaluar adecuadamente los riesgos deberían tener acceso a esas informaciones, así como a cualquier otro resultado médico. Su argumento es aplastante. Si las personas saben que van a tener una enfermedad genética, se dispara el interés por suscribir un seguro de vida: las personas pertenecientes a un grupo de riesgo más elevado van a buscar unos niveles de cobertura más altos.

No obstante, la cuestión provoca una gran controversia porque los consumidores y los profesionales de la salud creen, en general, que estas informaciones son el resultado de grandes avances médicos en la búsqueda de tratamiento para determinadas enfermedades y que deberían ser confidenciales para no facilitar revelaciones involuntarias a las aseguradoras, y desde luego, para no incentivar la “discriminación genética”.

Actualmente, las compañías de seguros no están pidiendo resultados de análisis genéticos como dato indispensable (a excepción de la enfermedad de Huntington en algunos países), en vez de eso piden una declaración de los asegurados afirmando que no tienen conocimiento de padecer enfermedad alguna.

Los seguros, en especial los seguros de vida, son un producto esencialmente personal en términos de protección familiar y en Rastreator puedes encontrar una representación de las principales aseguradoras que operan en España.


COMPARAR SEGUROS DE VIDA

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Vida