Seguros de vida hipotecarios

Contratar un seguro de vida asociado a la hipoteca es tan aconsejable como asegurar el hogar donde se reside o el coche que se conduce. Quienes todavía no lo tienen son fundamentalmente usuarios que compraron su vivienda hace ya años, porque de un tiempo a esta parte se ha convertido en una suscripción adicional ofrecida "de serie" en la constitución de un crédito hipotecario. Comprar una casa supone asumir un calendario fijo de pagos con el banco; posiblemente el mayor desembolso que comprometeremos en vida. Si podemos evitarlo, por qué traspasar a otras personas, como nuestra pareja, los hijos o los padres, las obligaciones de pagos en el caso de sufrir un siniestro que lastre nuestra vida productiva o, peor aún, que nos conduzca a una muerte segura.

Los seguros de vida ligados a las hipotecas son ya una necesidad imperiosa frente a una situación traumática como la muerte de uno de los cónyuges o la del suscriptor directo del préstamo hipotecario. De producirse una situación de este tipo, un seguro de vida hipotecario garantizaría al cónyuge restante una prima con la que poder cancelar la hipoteca y garantizarse cierta estabilidad financiera.

En todo caso, uno de los primeros pasos antes de contratar el seguro de vida es ver qué tipo de condiciones nos ofrece la entidad bancaria y comparar las diferentes opciones de las entidades aseguradoras antes de decidir con quién firmar. Es posible realizar una gestión rápida en compradores de seguros como Rastreator. El asegurado tiene derecho a contratar su seguro de vida con la compañía aseguradora que crea conveniente. Subrayamos esta afirmación porque, con frecuencia, las entidades bancarias "condicionan" la concesión de un préstamo hipotecario a la contratación de un seguro de vida con una serie de cláusulas predefinidas de antemano sin posibilidad de negociación. Asimismo, debemos tener en cuenta que aunque es una de las condiciones más importantes, hay que vigilar el coste que puede acarrear a la cuota final de la hipoteca.

En cuanto a los seguros de vida hipotecarios habría que matizar algunas de sus cuestiones más importantes:

  • Grava las cuotas mensuales, aunque de forma muy liviana, entre 10 y 30 euros al mes.
  • Son seguros portátiles, no varían según la casa, sino según quién lo suscriba con respecto a una hipoteca. Si contamos con una hipoteca y la cambiamos como aval a otra vivienda nueva, el seguro de vida seguirá siendo válido y seguirá en las mismas condiciones.
  • El seguro de vida en caso de dos cónyuges puede suscribir sólo a uno o a ambos.
  • En caso de seguro de vida de cónyuges y con suscripción doble, si uno de los dos fallece, la prima del seguro tendrá de forma automática como beneficiario al otro cónyuge.
  • En caso del seguro de vida para una única persona física, dicha persona lo tiene en control, es decir puede delegarlo al morir a cualquier beneficiario que el desee. En dicho caso la entidad financiera tendría que hacerse cargo de pagar la hipoteca. Por eso es más caro el seguro de vida de suscripción única.
  • Redacción Rastreator.com

    COMPARAR SEGURO DE VIDA AHORA