Los seguros de los cazadores

Enero de 2015

  • El seguro de responsabilidad civil del cazador es obligatorio para obtener la licencia.
  • RC, daños al arma o al perro de caza y accidentes son algunas de las coberturas de los seguros para cazadores.

Disfrutar de la actividad de la caza es, para muchos, una gran satisfacción. Sin embargo, como cualquier otro deporte, conlleva riesgos. Es lógico pensar que los daños que se pueden causar jugando al tenis sean menores que los que se provoquen con un arma en la mano, y si ésta es de fuego todavía más. A la hora de practicar la caza es necesario ser consciente del grado de peligrosidad que tiene y protegerse. Las caídas o resbalones pueden provocar accidentes, al igual que manejar armas de este tipo puede derivar en siniestros más o menos graves como que se dispare, por equivocación, a una persona, o que limpiando el arma se pegue un tiro.

Los riesgos unidos a la práctica de la caza hacen que, desde hace años, sea necesario contar con un seguro. Aunque el obligatorio cubre sólo la responsabilidad del cazador frente a los daños corporales que pueda causar a terceros, los seguros de Cazadores disponibles en la actualidad recogen muchas y muy variadas coberturas para que el usuario pueda estar tranquilo.

Seguro de RC obligatorio para el cazador

La Ley 1/1970 de Caza y su Reglamento establecen el deber “de todo cazador” de tener contratado un seguro para cubrir su obligación de indemnizar por los daños causados a las personas cuando ejerce la caza. Un deber que se actualizó con el Real Decreto 63/1994, de 21 de enero, que aprueba el Reglamento del Seguro de Responsabilidad Civil del Cazador.

Por lo tanto, cada participante en una cacería está obligado a disponer de una póliza de responsabilidad civil que proteja a las víctimas de los accidentes que pueda ocasionar durante su ejercicio. Es más, el único caso en el que un cazador no tiene que responsabilizarse de los daños causados es que éstos se deban a culpa o negligencia del perjudicado o bien a causa de fuerza mayor. En las cacerías con armas, si la persona que ha provocado el daño no está identificada entonces responden solidariamente todos los miembros de la partida de caza (según la Ley 1/1970, de 4 de abril, de Caza).

La cobertura de RC

La responsabilidad civil obligatoria protege al asegurado frente a las reclamaciones de daños que puedan hacerle terceros. Se aplica únicamente a los daños corporales, pero no sólo cubre los que ocasiona el tomador, sino también los que produzcan los perros (hasta un máximo de 2). Es decir, que si el usuario está cazando con un perro de caza y éste genera daños, la aseguradora se responsabiliza de los mismos. Eso sí, los perros clasificados como potencialmente peligrosos (PPP) , que pueden utilizarse, suelen estar excluidos de esta cobertura, por lo que es necesario contratar un seguro específico para que desarrollen la actividad.

Los permisos para cazar y el seguro

No sólo es obligatorio tener un seguro para poder cazar, sino que la misma normativa establece que no es posible obtener la licencia sin que el interesado acredite que tiene una póliza en vigor. La normativa aplicable en cada caso depende de la Comunidad Autónoma donde se ejerza la caza pero, en rasgos generales, para poder cazar es necesario tener licencia de caza, licencia de armas (si se utilizan), permisos (filiación al coto o autorización escrita del propietario del coto) y seguro de responsabilidad civil del cazador. En Castilla y León, por ejemplo, cazar sin tener contratada una póliza de este tipo es una infracción leve, mientras que en Galicia se trata de una infracción grave. Además, en el caso de que se trate de caza con arco algunas comunidades, como Galicia, exigen que el seguro incluya de manera específica esa actividad.

No es obligatorio para todos

Sin embargo, no todos los partícipes en las cacerías están obligados a disponer de un seguro que cubra su responsabilidad civil. Las personas que acudan a la actividad como acompañantes, ojeadores o perreros no necesitan contar ni con licencia de caza ni con un seguro de este tipo ya que actúan como auxiliares. Es decir, que sólo necesitan tener un seguro de Caza aquellas personas que van a realizar la actividad portando armas, y no aquellos que van a realizar un apoyo.

¿Qué cubre un seguro de Caza?

La principal cobertura del seguro para caza es la de responsabilidad civil, ya que se trata de la garantía obligatoria para poder ejercer la actividad. Sin embargo, algunas Comunidades Autónomas exigen otro tipo de coberturas a los cazadores, como pueden ser la de accidentes o defensa jurídica. Es por eso que las pólizas de Caza no se limitan a proteger a sus tomadores ante las reclamaciones de terceros, sino que están cubiertos frente a otros supuestos.

Se cace en la comunidad que se cace las aseguradoras ponen a disposición de los usuarios pólizas que pueden ser más o menos completas para que cada cual decida el nivel de protección del que desea disponer. Así, a la cobertura de responsabilidad civil se pueden sumar otras como la defensa jurídica , los accidentes, las armas o cobertura para los perros utilizados en la actividad, entre otras.

Responsabilidad civil voluntaria del cazador

El seguro de Responsabilidad Civil del cazador cubre hasta el límite legal de 90.151,82 euros en el caso de que el cazador asegurado provoque un siniestro, pero esa cuantía puede ampliarse. Es posible contratar una RC voluntaria que amplíe el límite para cada siniestro en 30.000 euros o hasta un millón de euros (según la aseguradora y la póliza contratada), aumentando así el capital máximo por el que la aseguradora se hace responsable. Además, la cobertura obligatoria cubre sólo daños corporales ocasionados a terceros, mientras que esta opción se responsabiliza de los gastos que excedan el límite obligatorio e incluye también los daños materiales.

Defensa jurídica

Estas pólizas pueden otorgar al tomador defensa jurídica, por lo que no tendrá que hacerse cargo de los costes de un abogado que defienda sus derechos en caso de necesitarlo. Además, pueden incluir el pago de las fianzas derivadas de sanciones relacionadas con la cacería.

Accidentes personales del cazador

La cobertura de accidentes del cazador, obligatoria si se caza en la Comunidad Autónoma de Murcia, protege al usuario frente a los daños propios que pueda sufrir en un accidente de caza del que no sea responsable un tercer cazador. También los que sucedan en el desplazamiento desde su lugar de residencia hasta la zona de caza o competición, y viceversa. Así, en el caso de muerte o invalidez el tomador puede recibir una indemnización por parte de su aseguradora, que también podría hacerse cargo de los gastos médicos derivados del siniestro.

Arma protegida

Las armas conllevan riesgos, por eso los cazadores usan ropa de color llamativo que facilita su visión a distancia evitando ser confundidos con animales y recibir un tiro de un compañero. Sin embargo, éste no es el único riesgo que va asociado a las armas, y es que su pérdida o robo también son posibles. Por eso, algunos seguros de Cazadores incluyen una indemnización por la pérdida, robo o explosión del arma durante los días de caza o como consecuencia de la misma.

Cazar fuera de España

Los seguros de Caza contratados en España no suelen cubrir a sus tomadores cuando llevan a cabo esta actividad fuera de las fronteras del país. Así, para poder estar protegidos en el extranjero, los cazadores deben notificar a su compañía el viaje y contratar la cobertura. De este modo pueden disfrutar de coberturas como la de responsabilidad civil o los accidentes personales en el resto del mundo. Pudiendo disponer incluso de garantías de cancelación o pérdida y robo del equipaje.

Daños al perro de caza

Otra de las garantías complementarias es la que contempla los daños al propio perro de caza. El seguro de responsabilidad civil obligatorio permite que la aseguradora se haga cargo de los daños corporales ocasionados por hasta 2 perros del cazador. Pero en el caso de que sea el propio perro el que sufra un siniestro es necesario tener contratada una cobertura específica. Así, algunas aseguradoras permiten contratar la garantía de daños al perro para que los gastos veterinarios necesarios estén cubiertos. Además, si el can pierde la vida como consecuencia de la cacería, el tomador puede recibir una indemnización para compensarle. También puede contemplar el robo del propio perro.

El seguro no cubre si…

Al igual que los seguros de Coche, de Salud o de Hogar tienen exclusiones, también las pólizas para cazadores contemplan excepciones. En este caso, no se responsabilizan de los siniestros derivados del uso de las armas si el tomador ha consumido alcohol u otro tipo de drogas. Tampoco en los casos en los que está cazando sin tener vigente la licencia necesaria o si lo hace en lugares en los que está prohibido llevar a cabo esa actividad.

Riesgos más allá de las armas y los animales

Cualquier actividad puede llevar asociados riesgos, pero cuando se trata de una en la que se ven involucrados animales salvajes y armas el peligro se intensifica. Acciones como vestir con colores llamativos o prendas reflectantes puede aumentar la protección de los cazadores cuando desarrollan esta actividad, pero si se quiere cazar tranquilo la mejor manera es contratando un seguro de Caza que contemple todos los riesgos de los que cada cual quiere protegerse.

La cobertura de responsabilidad civil es de suscripción obligatoria para todos aquellos que quieren cazar en territorio español, pero las aseguradoras ponen a tu disposición muchas más coberturas para que amplíes tu protección y puedas disfrutar de la caza seguro. El sentido común y la prudencia son tus mejores compañeros en la caza, pero un buen seguro para cazadores aumenta tu seguridad caces jabalís, perdices o cualquier otra especie.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Eva GonzálezRastreator.com


Seguro que te interesa...