Tarifas eléctricas con precio fijo

Enero de 2015

  • El precio fijo a 12 meses es la alternativa que tienen los usuarios frente al PVPC.
  • Las compañías están obligadas a ofrecer esta tarifa.

La reforma eléctrica llevada a cabo por el Gobierno en 2014 trajo consigo muchos cambios. Entre ellos, los que afectaban a las tarifas a las que podían optar los hogares españoles. Así, el pasado 1 de abril entró en vigor el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), sustituto de la Tarifa de Último Recurso (TUR).

Junto a esta nueva fórmula utilizada para calcular el coste de la energía, conviven otras como las tarifas planas, el bono social o las tarifas a precio fijo. Esta última modalidad es en la que nos vamos a centrar en este artículo.

Tarifas a precio fijo: ¿qué son?

La tarifa a precio fijo es la alternativa al Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) con la que cuentan los usuarios a la hora de contratar una tarifa de luz. El Real Decreto 216/2014, de 28 de marzo , establece que todas las comercializadoras de referencia están obligadas a ofrecer tarifas con un precio fijo del suministro de electricidad por un periodo de 12 meses. Además, tendrán que tener en cada momento una única oferta en vigor.

Una de las principales características de estos productos es que el precio es fijo y estable durante el periodo de tiempo de 1 año, esto quiere decir que no depende de la evolución del mercado de la electricidad como sí que ocurre con el PVPC.

Así, los cambios en la cuantía que los usuarios van a pagar en su recibo de la luz se va a deber básicamente en el consumo que éstos realicen ya que el precio que va a pagar por cada kW no sufrirá variaciones. Eso sí, las comercializadoras tienen total libertad para decidir qué precio fijar.

Principal desventajas

Expiración y/o revisión del contrato

Los usuarios que quieran contratar la opción de precio fijo deberán solicitarlo expresamente a la compañía. El periodo de contratación suele estar fijado en 1 año. Rescindir el contrato antes de tiempo en la mayoría de los casos lleva aparejada una penalización para el usuario. Ahora bien, ésta no puede ser superior al 5% del “precio del contrato por la energía estimada pendiente de suministro”, es decir, lo que se debería haber pagado si el contrato no se hubiera dado por acabado.

Precio mayor

El principal inconveniente del precio fijo a 12 meses es que puede resultar algo más caro que otras opciones existentes en el mercado como el PVPC , aunque el usuario sabrá qué va a pagar por el servicio eléctrico en cada momento. De hecho, la normativa en vigor especifica que la propuesta final ofrecida al consumidor debe recoger el precio final, incluidos todos los conceptos. Ahora bien, para aportar al usuario más “claridad y transparencia” sobre cómo fija la compañía este precio le mostrará qué parte corresponde a impuestos, peajes, cargos y demás costes que lo componen.

Cuota fija en el recibo de la luz

Otra modalidad tarifaria es la conocida como cuota fija, similar a lo que puede ser una tarifa plana pero sin serlo. Esta modalidad no tiene permanencia, por lo que los usuarios son libres de darse de baja de ella cuando lo deseen y no tienen límite de consumo.

Se caracteriza por permitir a los usuarios pagar todos los meses lo mismo y sólo por el consumo que realizan. La compañía, para fijar esta cantidad, recomienda a los consumidores la cuantía que más les interesa pagar en función de su histórico de gasto. Además, cada cierto tiempo, se suele volver a comprobar el consumo de los usuarios para ver si el gasto sigue siendo el mismo y, por tanto, que éstos siguen teniendo la cuota que más se adapta a ellos. Por ejemplo, si a un usuario le correspondería pagar 120 euros al año por la luz que consume el gasto de cada mes sería de 10 euros (120/12).

Consumir de más o de menos, ¿qué ocurre?

Una de las particularidades de la modalidad de cuota fija es que si el cliente ha consumido de más o de menos al cabo de 12 meses la compañía ajustará cuentas con éste. En caso de que haya consumido menos de lo que ha pagado le será ingresado en su cuenta el exceso. Si por el contrario, el cliente ha estado pagando una cuota inferior a la electricidad que realmente ha consumido entonces tendrá que abonar ese exceso de consumo. Ya sea en la siguiente mensualidad o de manera fraccionada durante 12 meses si la cantidad es elevada.

Elegir la tarifa más adecuada

A la hora de dar de alta el suministro eléctrico de un hogar los usuarios pueden elegir entre distintos tipos de tarifa. Optar por una u otra depende del tipo de usuario y de lo amante o adverso al riesgo que se sea.

Una manera fácil de encontrar la tarifa que más se adapte a cada vivienda y a las personas que habitan en ella es informarse sobre las distintas tarifas que existen y comparar entre todas las compañías la que ofrece el producto que se está buscando. Rastreator te permite ahorrar tiempo y dinero en tu recibo de la luz gracias a su comparador de tarifas de luz y gas. Simplificándote así el proceso de búsqueda de tu tarifa eléctrica.


COMPARAR TARIFAS DE ENERGÍA

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Tarifas de Energía