¿Cuánto cuesta encender el aire acondicionado?

Con la llegada del verano y la subida de las temperaturas es lógico intentar refrescarse y buscar temperaturas bajas para sofocar el calor. Hay muchas alternativas para pasar de la mejor forma posible la época estival: darse un baño en piscinas, playas y embalses, poner en marcha el ventilador o, directamente, bajar la temperatura de tu casa con el aire acondicionado.

Sin embargo, a veces, el temor a la factura de la luz puede hacer que rechaces esta última opción. Con las últimas subidas de precios, es posible no tengas muy claro cuánto puede costarte poner el aire cuando estás en casa o si, tal vez, para ahorrar en la factura es mejor dejarlo todo el día encendido.

Qué factores influyen en el consumo

Lo fundamental es conocer qué factores influyen en el consumo del aparato y cómo afectan éstos al precio que pagarás. Si conoces bien tu sistema de refrigeración es más fácil conseguir ahorrar en la factura y no pagar de más.

Frigorías y  Vatios

Una frigoría es la unidad de medida de frío que se utiliza en los sistemas de refrigeración y que equivale al valor negativo de 1 kilocaloría. No se trata de una unidad de potencia ya que en caso de querer representar ésta tendría que hablarse de frigoría por hora, sino que equivale a la cantidad de energía necesaria para disminuir la temperatura. Así que teniendo en cuenta que 1.000 vatios equivalen a 860 frigorías por hora y un equipo doméstico suele tener entre 2.000 y 3.000 frigorías, su potencia será entre 1.720 y 2.580 vatios por hora.

Sistema Inverter

La mayoría de los equipos que se encuentran en el mercado actualmente vienen con tecnología Inverter incorporada. Básicamente se trata de un sistema que regula la velocidad del compresor para que trabaje de forma constante en lugar de hacerlo como antiguamente: un funcionamiento a velocidad máxima en todo momento. Gracias a la tecnología Inverter, el equipo logra alcanzar y mantener la temperatura deseada de una forma más eficiente con el consiguiente ahorro que implica. Por tanto, para calcular el consumo de tu sistema de aire acondicionado tendrás que tener en cuenta si tiene o no esta nueva tecnología.

Tiempo de funcionamiento

Es importante tener en cuenta que cuanto más tiempo pase encendido el aire acondicionado, más energía gastará. Así que la forma más fácil de ahorrar en la factura es aplicar el sentido común y desterrar mitos como el que dice que el aire acondicionado encendido todo el día gasta menos que si se pones solo a ratos. Esto no quiere decir que si pasas el día en casa tengas que apagarlo y encenderlo todo el rato, sino que lo mejor es mantenerlo a una temperatura razonable, en torno a los 23 grados. De esta forma conseguirás ahorrar más que si lo pones a 16 grados solo durante un rato.

Eficiencia energética

Tener un aparato con el certificado de eficiencia energética también influye en la factura final. Y es que si el tuyo tiene la mayor clasificación (A+++) en vez de la más baja (G) podrás ahorrar de forma notable ya que estos últimos necesitan más del 125% de energía para funcionar respecto a los primeros.

Calcula el gasto según el tiempo que está encendido

Si tomamos como referencia el precio medio del kilowatio por hora que es 0,15€,  con un equipo que tenga un consumo medio de 2.000 vatios, es decir, 2 kilovatios (2 Kw), se puede realizar un cálculo aproximado del coste de encender el sistema. No olvides que estamos hablando de un solo aparato, es decir, si quieres conectar varios porque hay uno en cada habitación, tendrás que multiplicar el precio por el número de instalaciones que tengas en tu casa.

1 Hora

Si tienes encendido tu equipo de aire acondicionado que consume 2 kW durante 1 hora, gastarás aproximadamente 0,30€. Si esta cantidad la multiplicamos por los 30 días que tiene un mes, el precio serían 9€.

10 horas

Si tomamos como referencia a una persona que trabaja 8 horas al día y pasa en casa solo las tardes y las noches (en total unas 10 horas), los kilovatios consumidos serían 20 al día, es decir, 3€ cada jornada. Lo que aplicándolo a los 30 días que tiene el mes, suman un total de 90€.

24 horas al día

Aunque si realmente lo que quieres es tener siempre tu casa con temperatura más baja que la que hace en la calle, tendrás que tener encendido el aire acondicionado día y noche. De este modo el gasto sería mucho mayor, ya que estarías consumiendo 48Kw al día, que tendrían un importe de 14,4€ al día. Por tanto, si decidieras mantenerlo durante todo un mes entero, el coste total serían 432€.

El resto de variables de la factura

No obstante, no olvides que en estos ejemplos solo se ve reflejado el gasto por término de consumo. A la cifra resultante habría que sumarle el resto de conceptos que también hay que abonar en la factura.

  • Termino de potencia: Es la potencia contratada por el cliente. Se paga de forma fija todos los meses, tanto si se hace uso de la misma como si no. El importe es aproximadamente 0,12€ por día (para 3,3 kW).
  • Término de consumo: Hace referencia al precio por kWh consumidos durante el periodo de facturación.
  • Alquiler del contador: Es el precio que tiene el contador de la luz y que, por lo general, pertenece a la compañía. Suele costar entre 5 y 10€ al mes.
  • Impuesto sobre la electricidad: Se trata de un impuesto de carácter estatal que se aplica sobre la facturación de la electricidad suministrada. El cálculo se obtiene del resultado de la siguiente operación: 4,864% x (coste consumo + coste potencia) x 1,05113.
  • Impuesto sobre el valor añadido (IVA): 21% sobre el valor total de la factura.

Encontrar la mejor tarifa

Además de todo esto, también hay que tener en cuenta que es muy importante encontrar la mejor tarifa posible y la que más se adapte a tus necesidades. De esta forma garantizas el ahorro y podrás utilizar todos tus aparatos eléctricos de la forma más económica y eficiente posible.

Agosto de 2017


COMPARAR TARIFAS DE LUZ Y GAS