Las eléctricas estarían cobrando de más por los nuevos contadores de la luz

10 de noviembre de 2014

“La factura de cada usuario se hincha en 3,92 euros al año”, ha advertido FACUA, quien ha presentado un conjunto de denuncias contra las 5 grandes eléctricas. La organización ha detectado irregularidades en las tarifas que aplican las compañías en el alquiler de los contadores inteligentes de la luz y les reclama la devolución de “decenas de millones cobrados de más”.

Denuncia ante las autoridades competentes

FACUA ha presentado una denuncia ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) y las autoridades de protección al consumidor de las 17 Comunidades Autónomas. Les ha exigido que obliguen a las eléctricas a reintegrar a los usuarios el dinero que les han cobrado de más a los usuarios ya que las tarifas que aplican son las que la normativa limita a equipos de medida integrados en un sistema de telegestión.

Y es que, el importe mensual que las compañías han cobrado por el alquiler de los nuevos contadores ha sido de 0,9801 euros, cantidad que, según la legislación, sólo puede exigirse si éstos ofrecieran unas prestaciones que actualmente no tienen. De este modo, la tarifa que les correspondería pagar a los usuarios por su instalación sería 0,6534 euros, en torno a un 50% inferior a la que abonan en la actualidad.

37,24 millones de euros cobrados de más

FACUA asegura que las eléctricas estarían facturando al año “ilegalmente” a los hogares nada menos que 37,24 millones de euros. Esto se traduce en lo siguiente: cada usuario afectado paga anualmente 3,92 euros de más, 0,3267 al mes, por el alquiler de contadores inteligentes que “no lo son en absoluto”.

Incumplimiento de la legislación eléctrica

FACUA denuncia que los millones de contadores que se han sustituido desde la entrada en vigor de la ley que así lo exige hasta la fecha no cumplen los “requisitos obligatorios de integración en el sistema”. Estos aparatos deben permitir a los consumidores funcionalidades como la discriminación horaria, la lectura remota y la disponibilidad de información referente a su consumo.

Pese a no cumplir con estos requisitos, las eléctricas sí que les están facturando del modo que, según la normativa, “sólo puede aplicarse si cumplen los requisitos de integración en el sistema de telegestión y telemedida”.


COMPARAR TARIFAS DE ENERGÍA

María TorralboRastreator.com