Las terribles consecuencias de hablar con el móvil conduciendo

El uso del móvil mientras se conduce está catalogado como la distracción más común entre los conductores. En una sola semana de control por parte de la DGT, más de 4.000 personas son multadas por este motivo y, solamente en los seis primeros meses del año, se han producido más de 136 accidentes mortales por este motivo, con 156 personas fallecidas. Este es el motivo por el que ciertas campañas de la Dirección General de Tráfico se centran en esta cuestión, recomendando a los conductores que no se hable por teléfono ni se maneje el terminal mientras se está al volante.

Según los expertos, mirar el móvil cuando se va conduciendo supone un riesgo equiparable a hacerlo bajo los efectos del alcohol y, sin embargo, son muchas las personas que a diario hacen poco caso a las recomendaciones, poniendo en peligro sus vidas y las de quienes les rodean, lo que corrobora el hecho de que el número de personas que utilizan el manos libres en sus desplazamientos por carretera no va aumentando.

El uso de auriculares o cascos también está prohibido, así como la manipulación de navegadores, pantallas de acceso a Internet o reproductores de vídeo, consideradas como un elemento de distracción potencialmente peligrosos, al igual que lo son fumar o llevar animales sueltos en el interior del vehículo. En este último caso, el peligro no solo llega por el hecho de que el animal pueda interferir en alguna de las maniobras del conductor, sino también en el hecho de que aparta la atención de la carretera y puede provocar daños a los ocupantes del vehículo en caso de frenazo o impacto.

Las infracciones por distraerse al volante suponen una multa de 200 euros y la pérdida de 3 puntos. Pero más allá de las sanciones, debemos ser conscientes de que un simple descuido puede tener consecuencias muy graves. </


COMPARAR TARIFAS DE TELEFONÍA FIJA Y MÓVIL

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...