¿Internet fijo o móvil?

Abril de 2015

  • Las conexiones móviles a Internet son cada vez más rápidas y estables
  • Muchos clientes pueden plantearse sustituir su conexión de ADSL o fibra por una móvil

Tener acceso a Internet en el móvil es ya lo más habitual entre todos los españoles. Cuando este servicio comenzó a extenderse, muy pocos usuarios creyeron que podrían renunciar a su conexión doméstica ahora que ya la tenían en el móvil. Sin embargo, puede que ese momento esté empezando a llegar. Y es que al principio, Internet en el móvil tenía algunos problemas con respecto al fijo. Por una parte, la velocidad de las conexiones era mucho más lenta que la de las domésticas, lo que podía suponer un gran problema para muchos usuarios. Además, casi desde el principio, la posibilidad de utilizar la red en el móvil siempre estaba condicionada a la contratación de una tarifa, que podía ser incluso más cara que las domésticas, y que tenía un límite de descarga. Pero estas limitaciones están empezando a cambiar y los problemas puede que se hayan solucionado para algunos usuarios. Además, algunos operadores ya están comercializando productos específicos para contar con una conexión a Internet, utilizando tecnologías móviles, en el domicilio.

La velocidad

La velocidad ha sido el primero de los problemas del Internet móvil, al menos en comparación con el fijo. Las conexiones móviles se caracterizaban por ser, considerablemente, más lentas que las fijas como el ADSL y especialmente la fibra óptica. Los proveedores de webs adaptaban sus contenidos para que resultaran mucho más ligeros. Aun así, navegar fluidamente a través de una red de este tipo resultaba casi imposible. El problema comenzó a solucionarse con la llegada de las redes 3G y HSPA, que ya ofrecen velocidades de descarga más altas, con las que navegar a través del móvil empieza a convertirse en algo habitual. Pero sin duda, el cambio que puede ser definitivo es la llegada del 4G.

El 4G

La cuarta generación de telefonía móvil permite velocidades de conexión en cualquier parte a la altura de las conexiones domésticas. Aunque los límites teóricos están muy por encima, navegando con 4G es fácil contar con velocidades de más de 30 Mbps. Ésta es la misma velocidad con la que cuentan algunas conexiones de fibra óptica, y está por encima de lo que es capaz de ofrecer el ADSL. Además, el potencial del 4G está todavía por explotar. Y es que, todavía no se están ofreciendo ni mucho menos las máximas velocidades posibles. En España ya se ofrece la siguiente evolución, el LTE+, que permite llegar a máximos teóricos de hasta 300 Mbps.

Los límites

Pero si algo diferencia a las conexiones de Internet fijas de las móviles es sin duda la limitación. Desde que en 1999 se lanzara en España el ADSL, los consumidores se han acostumbrado a navegar sin limitaciones. Sin embargo, los planes de datos para Internet móvil que han venido ofreciendo los operadores tienen severas restricciones al consumo. Los planes de datos más habituales de las compañías de telefonía a principios de 2015 incluyen entre 500 MB y 2 GB para descargar datos, una cantidad  insuficiente para casi cualquier usuario doméstico. La descarga de datos utilizando la conexión del domicilio varía muchísimo dependiendo del tipo de cliente (la media española es de 28 GB de descarga al mes, en datos de 2013). Sin embargo, los planes de datos que se van ofreciendo son cada vez mayores, y ha aparecido alguno casi ilimitado. Además, ya hay en el mercado algunas ofertas de Internet 4G para el hogar con límites de descarga elevados, a la altura de las necesidades de algunos usuarios.

La cobertura y la estabilidad

Las conexiones a Internet móvil tienen una clara ventaja sobre las fijas: que se pueden utilizar en cualquier parte. No obstante, esta ventaja puede tener su reverso negativo: los problemas de cobertura. No todos los hogares tienen acceso a conexiones ADSL y mucho menos a la fibra óptica, pero lo cierto es que, una vez instalados estos servicios, el cliente va a recibir siempre una conexión de características adecuadas. Sin embargo, con Internet móvil, las características de la conexión (velocidad, ping) dependen de la calidad de la señal que ofrezca el operador en cada momento y lugar. Las redes móviles 4G pueden conseguir velocidades de subida y bajada comparables a las de la fibra óptica, pero también son más inestables, tienen más fallos y en ocasiones se saturan. No obstante, esta situación también tiende a corregirse poco a poco. Y es que, los operadores de telefonía siguen desplegando redes móviles por toda la geografía y poco a poco éstas van siendo más rápidas y estables.

Contratar Internet fijo o móvil

El 4G es ya más rápido que el ADSL y similar, en este sentido, a las ofertas sencillas de fibra óptica. Además, los planes de los operadores de telefonía van siendo poco a poco más generosos en límites de descarga y precio. Por esto, puede que para algunos usuarios renunciar a la conexión a Internet doméstica y utilizar exclusivamente una de Internet móvil esté empezando a ser una buena opción. El perfil más interesado en dar este salto, en este momento, sería el de una persona o familia que resida en una zona con buena cobertura de 4G y que, además, no haga un uso muy intensivo de Internet en casa. Por eso, antes de comparar cualquier tipo de conexión es recomendable informarse de las diferentes opciones que hay en el mercado y buscar la que más se adapta a las necesidades de cada usuario. Y para esto nada mejor que utilizar el comparador de tarifas de telefonía de Rastreator, con el que esta labor es mucho más rápida y sencilla.
COMPARAR TARIFAS DE TELEFONÍA FIJA Y MÓVIL

Javier BarrosoRastreator.com


Seguro que te interesa...