La tarjeta SIM

Diciembre 2014

  • Las SIM existen desde que apareció la telefonía móvil digital y tienen las mismas funciones desde entonces.
  • Su tamaño y la capacidad de almacenamiento es lo único que ha cambiado desde que fueron creadas.
  • Ahora algunos quieren que empiecen a funcionar de manera distinta y sean más flexibles.

Dentro de cada teléfono hay una tarjeta que sabe muchas cosas sobre su dueño, aunque lleva el logo de un operador de telefonía. Es pequeña, con apariencia de chip, y ha permanecido casi inmutable los últimos 20 años, todo un mérito en un mundo tan cambiante como el de la telefonía móvil.

Se llaman tarjetas SIM, el acrónimo en inglés de Subscriber iIdentity Module, que en español significa “módulo de identificación de abonado”. Son una especie de pasaporte de usuario, que identifica quién es y el contrato que tiene con la operadora de telefonía.

Da igual en qué teléfono se ponga. Mientras se inserte la misma SIM, las llamadas, navegación por internet, SMS o cualquier otro servicio que se use en cualquier terminal será llevado a cabo por la misma línea de teléfono, tarificado al mismo usuario y número.

Pero por muy bien que identifique al usuario, la SIM es propiedad del operador de telefonía que la expide. Por eso, al cambiar de compañía lo primero que hará la nueva será dar al usuario una nueva tarjeta.

Datacards, tarjetas para navegar

Los móviles no son los únicos dispositivos que utilizan tarjetas SIM. Las tabletas que cuentan con conexión a internet, los routers 3G y 4G, y hasta algunos ordenadores portátiles también cuentan con ellas. La SIM es el dispositivo que las compañías de telefonía utilizan para dar soporte a un dispositivo móvil, y como tal éste no tiene necesariamente que ser un móvil.

Las SIMs que se utilizan sólo para navegar por internet se denominan datacards o dataSIM, y a diferencia de las tarjetas comunes no se pueden utilizar para llamar por teléfono. Por lo demás, su forma y funcionamiento son similares.

El tamaño de la tarjeta SIM

El tamaño de las tarjetas SIM es una de las pocas características que han cambiado con los años. Las primeras que aparecieron en el mercado tenían el mismo tamaño que una tarjeta de crédito estándar. Al igual que las actuales, se introducían por completo en el teléfono móvil.

Pero pronto el tamaño de los celulares comenzó a reducirse y las tarjetas tuvieron que hacerse más pequeñas. La Mini-SIM fue la solución que apareció para resolver este problema. Es mucho más pequeña que la original y todavía está en uso en muchos de los móviles de hoy en día. Ha sido ampliamente utilizada durante más de 10 años, pero hace poco que su tamaño empezó a ser, de nuevo, un problema.

Con la llegada de los primeros teléfonos inteligentes el número de componentes que hay que integrar en un móvil creció, pero el tamaño disponible sigue siendo muy limitado. Por eso las tarjetas SIM han tenido que encoger de nuevo. Primero fue la Micro-SIM, una tarjeta que reducía aún más la superficie de plástico, y rápidamente se implementó la Nano-SIM.

En realidad, todas las tarjetas son la misma. El chip presente es en todos los casos del mismo tamaño, lo único que cambia es la cantidad de plástico que hay alrededor. Cuando aparecieron los teléfonos móviles con Mini-Sim y Micro-Sim, muchos operadores tuvieron que adaptar sus tarjetas y algunos cobraron a sus usuarios por ellas. Sin embargo, con algo de pericia y unas tijeras, se puede convertir cualquier tarjeta SIM en el estándar de tamaño inferior.

La memoria interna

Las tarjetas SIM tienen una pequeña memoria interna en la que se almacena una limitada cantidad de información. En su origen, esta capacidad era de apenas 2 o 3 KB, lo justo para almacenar su propio número de identificación.

En la actualidad, la mayor parte de las SIM tienen una capacidad mayor, de entre 16 y 32 KB, y hasta de 512 KB. Siguen siendo memorias muy pequeñas pero que pueden almacenar una información muy importante para los usuarios: sus contactos personales. De esta manera se aseguran de que al cambiar la tarjeta de un teléfono a otro no se va a perder su agenda.

La SIM de Apple

Pero que hayan cambiado poco en mucho tiempo no significa que vayan a permanecer inmutables. Apple, el gigante de la manzana, está dispuesto a acabar con las SIM tal y como se conoce hoy. Y es que con uno de sus dispositivos más famosos, el iPad 2, Apple presentó su propia SIM, la primera que no está asociada a un operador de telefonía.

La idea, que como era previsible no gustó nada a los operadores de telefonía, era flexibilizar el mercado. Con una SIM de marca blanca el usuario puede decidir en cada momento qué tarifa de qué operador utilizar, dependiendo del tipo de consumo que vaya a llevar a cabo o del lugar dónde esté.

Es una manera de, por ejemplo, acabar con los problemas asociados a los servicios de roaming . Si se viaja al extranjero bastaría con contratar un plan de prepago temporal con un operador local y se podría acceder a internet a un precio razonable sin estar pendiente de que el consumo de datos en itinerancia dispare la factura de teléfono.

MultiSIM, varias tarjetas en un teléfono

Hace ya años que en España hay más líneas de telefonía móviles que habitantes, y es que muchísimas personas tienen más de un número de teléfono. Aunque los motivos para esto son diversos, probablemente el más importante es que hay mucha gente que tiene un móvil personal y otro profesional.

Pero esto no tiene necesariamente que significar que tenga efectivamente 2 terminales. Muchos teléfonos móviles permiten funcionar a la vez con 2 SIMs . De esta manera, se lleva encima un solo terminal, pero se pueden efectuar llamadas o navegar por internet desde 2 números diferentes. Incluso, si es necesario, se puede “apagar” uno de los 2 teléfonos.

Los operadores y las tarifas

Pero si hay algo realmente imprescindible para tener una tarjeta SIM es haber contratado un servicio con un operador de telefonía. Bien sea una tarifa de telefonía móvil de contrato o prepago, con tarifa plana, pago por consumo, para voz y datos o sólo una de ellas, es fundamental que una empresa de telecomunicaciones proporcione una.

Para encontrar la tarifa que más se adapta a las necesidades de cada usuario, lo mejor es utilizar el comparador de tarifas de móvil de Rastreator, en el que se pueden encontrar ofertas de los principales operadores de telefonía.


COMPARAR TARIFAS DE TELEFONÍA FIJA Y MÓVIL

Javier BarrosoRastreator.com


Seguro que te interesa...