¿Qué es el 4G?

  • El 4G permite navegar desde el móvil mucho más rápido.
  • Para disfrutarlo hay que contar con un móvil compatible.
  • La cobertura no está disponible en todas partes.

Enero 2015

Es el servicio de moda en el mundo de la telefonía móvil. Los operadores con red propia lo lanzaron hace algo más de un año, y ahora es el momento en que empiezan a servirlo los OMV. El 4G se vende como una importante novedad técnica, aunque no a todos los usuarios les resulta de la misma utilidad. Los operadores venden cobertura 4G y las marcas de electrónica hacen lo propio con terminales compatibles, pero ¿qué es el 4G?

Las tecnologías 4G

El 4G es, como su nombre indica, la cuarta generación de tecnologías de telefonía móvil. La principal diferencia con la anterior, el 3G, es la velocidad de trasmisión de datos. Desde hace tiempo la telefonía móvil es mucho más que llamar por teléfono, navegar por internet en el móvil en cualquier lugar es ya algo habitual para casi todos y la tecnología evoluciona en esa dirección.

El 4G ofrece, como decimos, velocidad, de subida y bajada de datos de la red. Pero también mejor dispersión y por tanto coberturas más amplias, y una penetración más eficiente en los edificios. Sin embargo, no es una tecnología, sino una serie de exigencias de rendimiento para conexiones de telefonía móvil.

Estos parámetros fueron definidos por la Unión Internación de Telecomunicaciones (UIT), la encargada de decidir a qué se puede llamar 4G y a qué no. Entre ellos estaba que la conexión fuera capaz de mantener velocidades de trasmisión de 100 Mbps moviéndose a alta velocidad y hasta 1 Gbps en baja movilidad.

El LTE, (Long Term Evolution), sí que es una tecnología de trasmisión de datos y desde 2010 está autorizada por la UTI para publicitarse como 4G. Esto no significa que LTE y 4G sean sinónimos, ya que hay otros conjuntos de técnicas que podrían ser considerados 4G en un futuro.

La velocidad

Que la definición de 4G se base en la velocidad de la conexión es un hecho clave para comprender para qué cambia la llegada de estas tecnologías. Y es que hay servicios de internet que exigen que la velocidad de la línea sea alta para poder funcionar.

El vídeo y el audio en streaming son los más importantes ahora mismo en este sentido. Gracias a la velocidad de conexión de la que disponen ahora los móviles en cualquier parte, pueden acceder a estos servicios sin problema, lo que abre una puerta a toda una nueva industria de contenidos audiovisuales diseñados para el móvil.

El otro gran ejemplo es el almacenamiento en la nube . Este tipo de servicios es ya una realidad para muchos usuarios y proporcionan multitud de ventajas. Pero para poder aprovecharlo hacen falta conexiones de alta velocidad tanto de subida como de bajada , justo lo que proporciona el 4G a los dispositivos móviles.

Las frecuencias y la televisión

Pero si hay algo que ha hecho famoso el 4G en España no ha sido por desgracia su velocidad ni su disponibilidad, sino el conflicto con las frecuencias de la Televisión Digital Terrestre (TDT). Con su implantación se optimizó el uso del espacio radioeléctrico y dejó huecos libres en el espectro electromagnético para otros servicios, lo que se llamó dividendo digital.

Pero este espacio no estaba ordenado y en un primer lugar se otorgaron multitud de licencias a las cadenas de televisión para que emitieran en el espectro entre los 470 y los 862 Mhz. Posteriormente, con la llegada de la telefonía 4G, liberar la banda en torno a los 800 Mhz se convirtió en una necesidad, ya que es la más adecuada para su funcionamiento.

Este conflicto entre la televisión y la telefonía se resolvió con una nueva adjudicación de frecuencias por parte del Gobierno, con los operadores de telefonía pagando más de 1.200 millones de euros en 2011 por el derecho a utilizarlas, y los ciudadanos resintonizando una vez más sus antenas de televisión para poder recibir la señal en la nueva frecuencia.

Los operadores

El hecho de que un usuario pueda utilizar el 4G depende de varios factores, pero el principal es que su operador de telefonía lo ofrezca. No todas compañías han desplegado el 4G de la misma manera y algunos operadores se lo han tomado con más calma que otros. A día de hoy aproximadamente el 60% de población española tiene acceso a redes 4G.

Los que tienen acceso, al menos hasta ahora, es porque habían contratado sus servicios con un Operador Móvil de Red, es decir, un operador de telefonía tradicional que cuenta con sus propias antenas. Y es que los OMV no han podido ofrecer el servicio hasta hace muy poco.

Esto acaba de cambiar por fin y a partir de ahora los OMVs podrán ofrecer también el 4G a sus clientes. Eso sí la cobertura seguirá dependiendo de dónde vivan. Como casi siempre, el mejor despliegue está centrado en las grandes ciudades, aunque poco a poco va extendiéndose a localidades más pequeñas.

El terminal

La otra condición para poder acceder a la telefonía 4G es el móvil que se utilice. No todos los terminales son compatibles, y algunos lo son sólo en parte. Como el 4G no utiliza las mismas frecuencias en todo el mundo, en ocasiones hay móviles que sólo son compatibles en algunos países y otros que tienen que fabricar modelos con diferentes características dependiendo de dónde vaya a venderse.

Una tarifa de datos 4G

Para navegar en el móvil con toda la velocidad que ofrece una conexión 4G, la última condición es contratar con un operador de telefonía una tarifa que lo permita. Para elegir un plan de datos con 4G, o cualquier otro, lo mejor es utilizar el comparador de tarifas de móvil de Rastreator.

Con él, no sólo se pueden encontrar los planes de precios más baratos, sino que se puede comparar entre las distintas propuestas de las compañías para ayudar a decidirse no sólo por el precio, sino también por los distintos servicios que se ofrecen.


COMPARAR TARIFAS DE TELEFONÍA FIJA Y MÓVIL

Javier BarrosoRastreator.com


Seguro que te interesa...