Tarifas móvil de prepago

Mayo de 2014

  • Con una tarifa prepago el usuario ingresa dinero en su tarjeta por adelantado para ir gastándolo en minutos, datos o mensajes.
  • Estas tarifas pueden exigir una cuota mensual o un gasto y recarga mínimos para disfrutar de sus descuentos.

En la actualidad existen más de 50 millones de líneas móviles en España, y según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia menos de una tercera parte son de prepago. Sin embargo, contratar una tarifa telefónica de prepago es una opción minoritaria que conviene a muchos usuarios por su precio, condiciones y servicios.

¿Qué es una tarjeta telefónica de prepago?

Una tarjeta de prepago es un tipo de tarjeta con la que es necesario anticiparse al importe que se va a consumir. Dentro del sector telefónico existen 2 modos de contratar una tarifa: prepago y postpago. Disponer de una tarjeta telefónica con tarifa de prepago quiere decir que el usuario adelanta una cuantía monetaria que irá gastando a medida que haga un consumo del teléfono a través de mensajes, llamadas, datos u otras prestaciones. Para poder tener una se requiere, desde noviembre de 1999, de datos personales como el número de identificación personal y el domicilio.

¿Cómo funciona una tarifa telefónica de prepago?

Para poder disponer de una tarifa telefónica de prepago la compañía con la que el usuario decida contratarla le facilitará una tarjeta en la que tendrá que ir ingresando crédito para poder hacer uso de la tarifa.

Estas tarjetas tienen asignada una tarifa telefónica predeterminada, pero cada usuario puede elegir cuál desea aplicar para sustituirla ya que suele tener unos precios más elevados. Dentro de la modalidad de prepago en telefonía móvil hay amplias diferencias entre cada tarifa. En ellas varía el precio del establecimiento de llamada, de cada minuto de voz, de los mensajes y de los MB para navegar por internet. Pero además también se diferencian por la cuota y el consumo y la recarga mínima.

Compromiso de permanencia

A diferencia de las tarifas de contrato o postpago, las tarifas prepago no tienen compromiso de permanencia. Al contratar una de prepago el cliente no adquiere ninguna obligación de quedarse en la compañía o en la tarifa un tiempo determinado. Con el prepago es posible cambiar en el momento en el que se desee sin tener que pagar ningún tipo de penalización.

Cuota por la tarifa prepago

En el mercado telefónico actual se pueden encontrar tarifas de prepago con y sin cuota mensual. En el caso de las que no tienen cuota el usuario sólo paga lo que consume, mientras que en las que sí la tienen se debe abonar lo que se consume y la cuantía de la cuota. A primera vista que tenga una cuota puede parecer una desventaja frente a las que no la tienen, sin embargo, el pago de esa cantidad fija mensual concede al usuario minutos o MB de datos gratis o descuentos en otros servicios.

Por ejemplo, si la cuantía es de 12 euros el usuario debe comenzar el mes con esa cantidad, como mínimo, ya que esa docena de euros se le restarán automáticamente y lo restante será lo que pueda consumir. Sin embargo, si en el momento en el que acaba su mensualidad no hay saldo suficiente como para que la compañía descuente los 12 euros no puede disfrutar de la tarifa contratada y se aplica la que viene por defecto hasta que recargue y se le pueda cobrar la cuota de la tarifa que tiene seleccionada.

Consumo mínimo

Por otro lado, algunas tarifas de prepago tienen un consumo mínimo, aunque en ese caso no suelen cobrar una cuota mensual. El consumo mínimo consiste en una cuantía fija que la compañía estipula que el usuario debe gastar al mes para poder disfrutar de determinados precios y que en el caso de que no se haga se deben pagar igualmente. Es decir, si una tarifa lo fija en 10 euros y el cliente sólo gasta 6 euros en un mes la compañía le descontará de su saldo los 4 euros restantes por no haber alcanzado el mínimo estipulado. Y en el caso de no tener saldo para descontar esa cuantía la compañía efectúa el cargo sobre el dinero que se tiene en ese momento y en la siguiente recarga la cuantía restante. Durante ese tiempo sucede lo mismo que con la cuota de tarifa, se le aplica la tarifa por defecto de la tarjeta hasta que recargue el dinero suficiente.

Recarga mínima

Otras compañías obligan a realizar una recarga mínima cada mes para poder disfrutar los siguientes 30 días de una de sus tarifas de prepago. Además, algunas compañías utilizan las recargas para premiar a sus clientes, bien regalándoles saldo cada vez que ingresan dinero en su tarjeta prepago o bien obsequiándoles con minutos o MB gratis cuando realizan recargas de más de una cuantía concreta.

No tengo saldo en prepago

Una vez que el saldo se agota los servicios se restringen y sólo permite recibir llamadas y mensajes, pero la única comunicación saliente desde esa tarjeta hasta que se realice una recarga serán las llamadas de emergencia al 112. Por eso, si el usuario quiere volver a utilizar su teléfono con normalidad y no tienen dinero preabonado en la tarjeta necesita hacer una recarga.

¿Dónde se hacen las recargas de prepago?

Lejos quedan los tiempos en los que sólo era posible ingresar dinero en la tarjeta de prepago en las propias tiendas de la compañía telefónica con la que se tiene contratada la tarifa. En la actualidad también es posible hacer recargas en otros sitios y desde 5 euros.

  • Recarga directa: a través de internet, ya sea desde la web de la compañía o desde su aplicación móvil.
  • Recargar por teléfono: cada compañía suele tener un número de teléfono al que pueden llamar sus clientes y realizar una carga en su tarjeta.
  • En cajeros automáticos o banca online: los bancos permiten realizarlas desde su web o incluso desde los cajeros automáticos con la tarjeta de crédito o débito de la entidad.
  • En comercios: gasolineras, estancos, quioscos, supermercados… muchos establecimientos hacen recargas u ofrecen a sus clientes tarjetas de recarga que permiten al usuario ingresar dinero de una manera sencilla.
  • Por mensaje: algunas compañías telefónicas permiten realizar recargas enviando un mensaje de texto si el cliente ha registrado alguna de sus tarjetas bancarias previamente.

¿Qué pasa si no se recarga la tarjeta?

Para poder introducir dinero en la tarjeta no es necesario que el saldo que contenga sea 0. Pero en el caso de no tener nada, las tarifas de prepago disponen de servicios para que el cliente pueda seguir utilizando su teléfono. La mayoría de las empresas permiten a sus clientes de prepago activar el servicio Llámame que no tengo saldo a través del cual se envía un SMS a la persona que desee que le llame con ese texto. Otras también facilitan las llamadas a cobro revertido e incluso permiten al usuario recibir un anticipo de saldo o un traspaso desde otro teléfono que tenga contratada su tarifa con el mismo operador para que puedan seguir llamando.

Sin embargo, no se puede estar mucho tiempo sin saldo en la tarjeta, porque si no se realiza una recarga en un número de meses que varía dependiendo de la compañía, la tarjeta se cancela y el número de teléfono se pierde.

Las tarifas de prepago en cifras

Según los datos de la CNM del cuarto trimestre de 2014, de media, cada persona que tenía contratada una tarifa de prepago pagaba al mes 10,98 euros, frente a los 26,57 euros que paga una que tiene contrato. Y es que una de las desventajas de estas tarifas es que el coste de sus servicios suele ser más caro que con tarifas de contrato. Así, al cierre de 2013, cada minuto de voz con una tarjeta de postpago costaba 8,45 céntimos, mientras que los de prepago pagaban 9,07 céntimos el minuto. Algo que también sucede con los datos de internet, ya que al contrario que en los contratos en los que cuando se llega al máximo de MB la velocidad de la conexión se ralentiza, en las tarifas de prepago cada MB extra se va restando del saldo.

Los mismos datos reflejan que de los más de 18.500 minutos que se tarificaron en el cuarto trimestre de 2013, menos de 3.000 fueron con una tarifa de prepago. Así, cada línea de postpago tarificó 457 minutos frente a los 177 de cada una de las de éste tipo.

La telefonía prepago

Los contratos de telefonía de prepago permiten al usuario controlar su consumo telefónico pero sin renunciar a que sus servicios tengan unos precios competitivos. Sea prepago o postpago el modo de contratación que más te conviene utiliza Rastreator.com y podrás comparar las tarifas telefónicas disponibles para elegir la más adecuada a ti. Comienza a ahorrar en tus servicios telefónicos.


COMPARAR TARIFAS DE TELEFONÍA FIJA Y MÓVIL

Eva GonzálezRastreator.com


Seguro que te interesa...