5 Consejos para viajar al extranjero y no llevarte un susto en la factura del móvil

El roaming dentro de la Unión Europea tiene los días contados. Y es que a partir de julio de 2017 los operadores tendrán prohibido cobrar cargos extra por utilizar el móvil para hablar o navegar al cambiar de país dentro de Unión.

No obstante, el roaming puede seguir siendo una pesadilla para muchos usuarios de telefonía. Y es que este verano todavía pueden encontrarse tarifas caras dentro de UE, y se vuelve todavía peor si las vacaciones se llevan a cabo fuera de las fronteras europeas.

Para evitar llevarse un buen susto al mes siguiente, cuando llega la factura, podemos llevar a cabo algunos trucos con los que evitar pagar ni un euro o, al menos, intentar que la factura se reduzca considerablemente.

  1. Descargar los mapas de Google Maps

    Google Maps ofrece la posibilidad de descargar en el teléfono los mapas correspondientes a una ciudad o zona. De esta manera se evita consumir datos descargando los mapas antes de viajar al destino elegido.

    Hay que tener en cuenta que los mapas de Google, con toda la información que portan, pueden llegar a ocupar una buena parte de la memoria del teléfono, por lo que conviene acotar la zona que vamos a visitar y borrar los de la zona que ya se ha visitado antes de descargar otros.

  2. Habilitar avisos y máximos

    En caso de que decidamos utilizar el móvil en el extranjero y asumir las tarifas de roaming, el gasto no tiene necesariamente que dispararse. Casi todas las compañías permiten poner unos límites a los consumos tanto de voz como de datos. Al llegar a ellos, algunos permiten cortar directamente las conexiones, mientras que otros simplemente pueden avisar al usuario para que sea consciente del gasto.

  3. Usar el WiFi

    Hoteles, restaurantes, aeropuertos o centros comerciales son solo algunos de lugares en los que se puede acceder a una red WiFi pública. Conectarse a Internet con el móvil en una de estas zonas puede ahorrar mucho dinero si estamos en el extranjero, ya que no suelen implicar ningún pago adicional.

    No obstante, no todo son ventajas. Este tipo de accesos ofrecen mucha menos seguridad que una privada. Violar la privacidad es mucho más sencillo, por lo que hay que evitar dar datos personales, especialmente números de cuenta, cuando se está conectado a través de una de ellas.

  4. También con las llamadas IP

    Conectado a través de una red Wifi se pueden descargar y enviar archivos y acceder a páginas webs y servicios de mensajería. Sin embargo, hace tiempo que existe otro servicio adicional que puede funcionar con una conexión de datos: las llamadas IP.

    A efectos prácticos para el usuario una llamada sobre protocolo de datos IP o, lo que es lo mismo, una llamada por Internet, no tiene ninguna diferencia. Sin embargo, a nivel funcional, estas llamadas no utilizan las redes de telefonía tradicionales, sino que funcionan a través de Internet. Conectados a una red WiFi, estas llamadas no consumen datos ni se tarifican como minutos de voz.

  5. Elegir la tarifa adecuada

    A pesar de hacer uso del móvil en el extranjero, no tiene porqué haber ninguna sorpresa en la factura del mes siguiente. En el mercado existen multitud de tarifas pensadas específicamente para utilizarse fuera de España con precios más o menos económicos.

    Además, algunas compañías incluso han abolido por completo los recargos por este concepto al usar el móvil en la Unión Europea y otros países, mientras que otros los ha reducido notablemente o cuentan con bonos específicos de precio limitado.

    Para elegir entre estas opciones y elegir la que más se adapta a las necesidades de cada usuario, el comparador de tarifas de Internet y móvil de Rastreator.com, con el que en unos minutos se puede encontrar el plan más adecuado de manera gratuita.


COMPARAR TARIFAS DE INTERNET Y MÓVIL

Javier BarrosoRastreator.com


Seguro que te interesa...