Cómo ahorrar datos con el móvil

Noviembre de 2014

Cada vez es más habitual utilizar internet en el teléfono y los planes de datos de los operadores no siempre cubren todas las necesidades del cliente. Si te quedas tirado a la mitad del mes sin datos en el móvil te enfrentas a un dilema: aguantar sin usar los datos en tu smartphone o comprar un bono adicional.

Pero estos bonos no son nada baratos. De hecho, asociaciones de consumidores han denunciado que sus precios son abusivos y han pedido al Gobierno que tome medidas para que se pueda acceder a tarifas planas de datos en el móvil o, al menos, a precios más económicos.

Pero hasta que esto sea posible, si es que llega a serlo, existen unas cuantas cosas que se pueden hacer para que el plan de datos aguante lo suficiente para no quedarse sin conexión o tener que echarse la mano a la cartera.

En Rastreator.com hemos elaborado esta guía para reunir algunos trucos y consejos para alargar la vida de un plan de datos.

Cuidado con las actualizaciones

La regla de oro podría ser así: si puedes esperar a tener WiFi no lo descargues con la red móvil. Las actualizaciones de las aplicaciones implementan nuevas funciones y corrigen errores. Instalarlas es importante pero generan un tráfico de datos importante. Por eso, si no es fundamental, lo mejor es esperar a llegar a casa y utilizar la conexión WiFi.

Otras aplicaciones y widgets reciben constantemente información que no siempre es necesaria. Por ejemplo los widgets meteorológicos se actualizan cada poco minutos para mostrar la temperatura y precipitaciones siempre en pantalla, a pesar de que sólo a veces es necesario.

Por supuesto, las actualizaciones de cada versión del sistema operativo consumen tanta batería y datos que es fundamental llevarlas a cabo con conexión WiFi y, en ocasiones, hasta conectando el móvil al cargador.

Notificaciones innecesarias

Las notificaciones de las distintas aplicaciones son una de las características más problemáticas de los smartphones. Y es que aunque parezca que el teléfono “recibe” datos, mensajes o señales, en realidad es él quien “llama” constantemente al servidor para ver si hay novedades.

Estos servicios, llamados “ping”, hacen que el teléfono esté constantemente trabajando e intercambiado datos con los servidores, y esto tiene 2 efectos: por una parte se gasta batería, y por otra se genera un tráfico que consume el plan de datos de una manera lenta pero persistente.

Desactivar las notificaciones es una manera de impedir esta fuga constante de datos. Pero puede que se te haga muy duro no saber nada de tus redes sociales durante horas o incluso que la medida sea contraproducente, si a cambio de desactivar las notificaciones vas a comprobarlo manualmente cada 3 minutos. Por eso, también se puede programar la actualización de notificaciones. De esta manera cada, por ejemplo, 15 minutos, se reciben las notificaciones de las distintas aplicaciones de redes sociales, mensajería o correo electrónico y limitar así el consumo de datos.

Mejor si hay una versión para móviles

Las páginas web cada vez son más interactivas y completas. Si hace unos años casi todas se componían casi en exclusiva de texto, ahora es mucho más normal que incluyan vídeos, imágenes de alta resolución, gifs, animaciones y otros elementos. No obstante, muchas veces se accede, voluntariamente o por defecto, a versiones para móviles de las webs, que son más ligeras y sencillas.

Son menos atractivas visualmente y la experiencia de uso es algo más gris, pero utilizarlas tiene múltiples ventajas. No sólo consumen menos paquete de datos, sino que también se cargan más rápido y evitan dificultades de uso en el móvil por tener textos o enlaces demasiado pequeños.

O una aplicación específica

Muchas de las web que consultamos tienen una app diseñada para móviles. Estas apps no sólo están adaptadas a las dimensiones de la pantalla de un teléfono, sino que además están optimizadas para que la descarga de datos sea más reducida.

Un ejemplo típico son los periódicos: al entrar en la web normal de un medio de comunicación es posible que se descarguen automáticamente anuncios, animaciones o vídeos que disparan el consumo. Consultar la prensa a través de las apps de los medios también evita que esto se produzca.

Streaming

La banda ancha en el móvil ya permite que funcionen en el teléfono servicios de streaming de vídeo y música a la velocidad suficiente para que la experiencia de uso sea satisfactoria. Por desgracia, los planes de los operadores no siempre están a la altura de la velocidad de la conexión.

Estos servicios consumen un volumen enorme de datos, o al menos lo suficientemente grande como para agotar la tarifa en unas horas. Hay que tener mucho cuidado y asegurarse de que se cuentan con suficiente reserva antes de ponerse a ver un programa de televisión o una película en el móvil a través de una de estas aplicaciones.

La música en streaming no consume tanto como el vídeo, pero el gasto no es en absoluto despreciable. Escuchar un par de canciones en Spotify no agota lo previsto en el contrato, pero hacer uso de este servicio a diario también es una manera rápida de quedarte sin internet a principios de mes. Lo mejor para escuchar música en el móvil es descargarla a la memoria antes de salir de casa, máxime cuando Spotify y otras aplicaciones similares permiten descargar las listas en todos los dispositivos.

Youtube es otro de los servicios que más datos consumen. Es tentador echar un ojo a algunos vídeos mientras se está fuera de casa, pero los vídeos de la popular plataforma también son bastante pesados. 1 minuto de vídeo equivale aproximadamente a 2 MB de descarga, por lo que 500 minutos serían suficientes para agotar un plan de datos de 1 GB, los más habituales hoy en día. Si no resistes la tentación y visualizas vídeos fuera de casa intenta siempre bajar la calidad para reducir el flujo de datos, al fin y al cabo tampoco se va a notar gran diferencia en la pantalla de un teléfono.

Cuidado con la mensajería instantánea

Whatssapp, Line o ChatON no consumen apenas cuando sólo se utilizan para mandar mensajes, pero sus funciones adicionales pueden ser letales para un plan de datos. Y es que estas app también permiten compartir archivos pesados como vídeos, fotos o notas de voz.

Es importante configurar este tipo de aplicaciones para que no descarguen los archivos que se reciben automáticamente. Y es que si a uno de los contactos le da por mandarte un vídeo de media hora y te pilla fuera de casa, la descarga automática de archivos adjuntos puede dejarte sin internet en el móvil para el resto del mes. Al igual que con las notificaciones, es mejor esperar a estar en casa y utilizar el Wifi para descargar estos archivos.

Las aplicaciones de VoIP, que permiten hacer llamadas de voz a través de internet, también son peligrosas en este sentido. Pueden representar un ahorro importante en la factura de teléfono porque no se cobran como las llamadas de voz, pero no sirven para nada si agotan los megas. Por eso, al igual que el resto de los servicios que generan mucho tráfico, mejor hacerlas cuando haya WiFi.

Desactivar los datos

O al menos desactivarlos cuando se sabe seguro que no se van a utilizar. Si estás en el cine, te vas a echar una siesta, vas a salir a correr… Cualquier situación en la que sepas a ciencia cierta que no vas a necesitar la conexión a internet es un buen momento para desactivar la conexión de datos. Así puedes evitar que lleguen notificaciones, actualizaciones, mensajería o cualquier otra de las acciones en la que tu teléfono utiliza de manera autónoma la conexión de datos.

Aplicaciones de reducción de consumo

Hay aplicaciones para móviles capaces de hacer casi cualquier cosa y algunas también sirven para esto. La más famosa se llama Onavo Extend, y funciona comprimiendo los datos a los que queremos acceder en una nube propia para que el flujo que llega al teléfono sea menor.

Pero no es la única que se encuentra en los mercados de aplicaciones. Otras como Opera Max para Android u Opera Mini para iOS son navegadores especialmente diseñados para reducir el consumo de datos. Reducen el tamaño de las páginas webs que se visitan desde los teléfonos móviles evitando así un consumo excesivo.

También existen multitud de aplicaciones para gestionar diferentes parámetros del teléfono y automatizar algunas de las acciones de las que te hemos hablado, como desactivar las descargas automáticas de datos de las distintas apps.

Y buscar el plan de datos que más nos conviene

Pero si todo lo anterior falla, o te complica demasiado la vida, lo mejor será que busques una tarifa de datos que se adapte a lo que necesitas sin pagar una fortuna en bonos de datos adicionales. Y para eso nada mejor que utilizar el comparador de tarifas de móvil de Rastreator.com con el que se pueden encontrar las tarifas de móvil de los principales operadores de telefonía.


COMPARAR TARIFAS DE TELEFONÍA FIJA Y MÓVIL

Javier BarrosoRastreator.com


Seguro que te interesa...