Compromiso de permanencia ¿o no?

Permanencia es la palabra maldita cada vez que quieres cambiar de compañía. O bien contrataste una en su día y ahora no puedes irte, o bien te exigen comprometerte durante más tiempo del que parece razonable. Las permanencias son un lastre a la hora de cambiar de compañía y en ocasiones pueden costarnos muy caras, sobre todo, si no tenemos más remedio que cambiar de operador y pagar una penalización.

Pero no todas las compañías exigen compromisos de permanencia, ni todas tienen las mismas condiciones. Además, existen varios casos en los te puedes librar de una permanencia obligatoria que hubieras aceptado previamente. Para entender cómo funciona esta cláusula, en Rastreator hemos elaborado esta guía para que sepas qué hacer siempre con la permanencia.

Por qué existen permanencias

Los operadores suelen exigir compromisos de permanencia cuando entienden que han asumido una inversión al principio del contrato, que sólo recuperarán en un determinado periodo de tiempo. Si bien antes eran más habituales en los contratos de telefonía, ahora la mayor parte de las permanencias obligatorias se encuentran en los de Internet doméstico.

Y es que es en este tipo de servicios donde los operadores hacen un mayor esfuerzo al principio de los contratos. En la mayor parte de los contratos de ADSL o fibra óptica que se firma el cliente no tiene que pagar nada como cuota de entrada o coste de instalación. Sin embargo, hay varias cosas que cuestan dinero, y es el operador el que lo asume inicialmente.

El router, el ONT en caso de la fibra óptica, y hasta la instalación del cable por el exterior de los edificios, son bienes y servicios que la compañía no cobra directamente a su cliente. En principio son una inversión que asumen a costa del beneficio que van a obtener más adelante con el contrato de Internet. Sin embargo, si decidieras irte de la compañía 3 meses después de la instalación, la empresa no recuperaría el coste. Por eso, la mayor parte de las compañías que instalan Internet en casa, bien sea por fibra óptica o por ADSL, exigen unos compromisos de permanencia a sus clientes.

Los móviles subvencionados

Al igual que ocurre con las líneas de Internet, los dispositivos que ceden las compañías a los clientes también suelen ser la razón por la que algunas exijan que éstos se queden durante una temporada. Si bien hace unos años era común que los operadores de telefonía regalaran (o más bien subvencionaran) los terminales a sus clientes, hoy en día se apuesta más por el pago a plazos de los mismos, con leves rebajas en el caso de contratar alguna de las tarifas más completas.

Sin embargo, el hecho de que el teléfono ya no se dé gratuitamente al cliente no ha impedido que muchas compañías sigan exigiendo un compromiso de permanencia, incluso cuando el usuario va a terminar pagando por completo el terminal.

Cuánto duran

Las permanencias obligatorias han ido aumentando su longitud (a la par que también lo ha hecho el coste de los dispositivos subvencionados). Si hace unos años lo normal era que un operador pidiera un máximo de 12 meses, ahora lo habitual son 18, e incluso, en algunos casos, 24.

En la mayor parte de las ocasiones el número de meses depende del tipo de dispositivo que haya que amortizar. En el caso de los terminales más sencillos, las permanencias no se suelen extender más allá de los 12 meses. Sin embargo, si se opta por algún móvil de gama alta, o si incluye también la instalación de Internet en el hogar, es más común que se aproxime a los 2 años.

Quiénes las exigen (y quienes no)

Los Operadores Móviles Virtuales (OMVs) no suelen pedir a sus clientes que se comprometan con ellos por contrato. A cambio, es extraño que subvencionen algún móvil y la mayor parte de ellas no tienen capacidad de dar acceso a Internet en el domicilio. Además, las que ofrecen algún terminal suelen financiarlo, pero sin ningún descuento.

Son los Operadores Móviles con Red (OMRs), las grandes compañías tradicionales, las que más suelen poner estas cláusulas, ya que tienen capacidad de subvencionar los terminales un poco y de instalar accesos fijos en las casas.

Cómo librarse de una permanencia

En caso de que hayas suscrito un contrato con permanencia es difícil que no tengas que cumplirla, ya que en caso de que decidas realizar una portabilidad a otro operador, tendrás que pagar una multa. Además, si estabas pagando a plazos un terminal, tendrás que hacer frente al coste que quede por amortizar en el momento de irte.

No obstante, la multa puede no ser desorbitada. En caso de que te quieras ir de la compañía cuando te queden 2 meses de permanencia no tienes que pagar la misma multa que si acabas de contratar, sólo la parte proporcional a ese periodo. 

Cambio unilateral de las condiciones del contrato

En los últimos meses ha habido multitud de usuarios de telefonía e Internet que han quedado súbitamente liberados de las permanencias a las que estaban comprometidos. Y es que muchos operadores han decidido unilateralmente subir los precios de sus tarifas, lo que supone una modificación unilateral del contrato, así que las obligaciones que quedaban expresadas en éste, incluida la permanencia, dejan de tener validez.

En los últimos meses muchos clientes han quedado liberados al cambiar las condiciones de sus tarifas

En caso de que tu operador te suba la tarifa quedas liberado de la permanencia que tuvieras. Ahora bien, si estabas pagando a plazos el móvil o en caso de unas tarifas de banda ancha fija, el router o el ONT, la deuda pendiente no se anula. Si quieres irte podrás hacerlo sin pagar ninguna multa, pero tendrás que hacer frente a las cantidades que te queden sin pagar.

Cláusulas abusivas o no informadas

La otra posibilidad para librarse de una permanencia obligatoria es que tenga un carácter marcadamente abusivo o que no te hayan informado de ella en el momento de contratar. En cualquiera de estos casos, un juez puede determinar que el contrato no es válido, y por tanto quedaría disuelto. No obstante, es un proceso lento y costoso, que puede acabar con una sentencia desfavorable.

Conviene que leas con atención los contratos de telefonía e Internet antes de firmarlos, para asegurarte de que no estás aceptando ninguna condición de la que no te hubieran informado en el material promocional, a través de la web o verbalmente.

Cuánta permanencia me queda

Las compañías tienen la obligación de informar a sus clientes de cuánto periodo de permanencia les queda para quedar liberados. Algunos de ellos permiten comprobar esta información a través del área de cliente en sus páginas webs. Otros, por el contrario, prefieren informar del dato a través de los números de atención al cliente.

Elegir tarifa sin permanencia

Las permanencias pueden llegar a ser un fastidio a la hora de cambiar de compañía, pero a veces son el precio a pagar a cambio de contar con un buen terminal a precios interesantes sin tener que hacer frente a grandes pagos, o no tener abonar una costosa instalación doméstica.

Para el usuario, lo más importante es tener claro en cada momento qué se está contratando para evitar sorpresas inesperadas en el futuro. Y, una vez tengas claras todas las opciones, podrás comparar las ofertas de telefonías que más te convienen.

La manera más eficiente de hacerlo es a través de comparador de telefonía de Rastreator, con el que se puede encontrar en apenas unos minutos las mejores ofertas de Internet, fijo, móvil y televisión de una manera sencilla.

Octubre de 2015
COMPARAR TARIFAS DE INTERNET Y MÓVIL

Javier BarrosoRastreator.com


Seguro que te interesa...