Vodafone empieza a cobrar 2,5 euros por algunas gestiones telefónicas

9 de febrero de 2017

Vodafone ha comenzado a cobrar 2,5 euros a sus clientes por realizar algunas gestiones a través de su servicio de atención telefónica. Trámites como solicitar los códigos PIN o PUK o modificar las condiciones del contrato, tendrán este sobrecoste con el fin, según la compañía, de promover que este tipo de acciones se lleven a cabo a través de otros canales como la aplicación móvil o la página web.

Fomentan el uso de Mi Vodafone

Todas las gestiones que se han empezado a cobrar podrán siempre realizarse a través de otros canales que son completamente gratuitos como la aplicación “Mi Vodafone” o el servicio de reconocimiento por voz. Ambas solo representan el 1,6% de las llamadas que recibe la operadora a su servicio de atención al cliente, según las declaraciones realizadas por la compañía y recogidas por Europa Press.

Con esta decisión, Vodafone busca fomentar que sus clientes utilicen otras vías distintas a la telefónica ya que, desde su punto de vista, ofrecen más facilidades tanto al usuario como a la empresa.

Críticas a la medida

En un comunicado, UGT ha criticado esta medida al considerarla “una paradoja insultante” ya que supone pagar más por recibir un servicio que está incluido en la relación contractual cliente-operadora.

Por su parte, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha denunciado a Vodafone ante la Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid ya que afirma que “no hay justificación” para la introducción de estas tarifas tratándose “de una tasa claramente ilegal”. Además, considera que esta decisión supone un claro perjuicio para los clientes, siendo los más afectados aquellos menos familiarizados con el uso de Internet, como las personas mayores.


COMPARAR TARIFAS DE TELEFONÍA FIJA Y MÓVIL

María ÁlvarezRastreator.com