Intercambio de casas y otras maneras de viajar barato

  • El intercambio de casas permite conocer otras ciudades y países de manera económica.
  • Una cama a cambio de un idioma, dormir en el sofá de un desconocido o compartir los gastos de hotel con otro huésped son algunas maneras de viajar barato.

El verano es la época de vacaciones por excelencia. El buen tiempo y el inicio de las vacaciones escolares son algunos de los motivos que hacen que los meses de julio y agosto sean los más solicitados para viajar. Sin embargo, irse de vacaciones en esta temporada también tiene sus inconvenientes. Las playas están masificadas, las carreteras colapsadas, los hoteles completos y sobre todo, los precios por las nubes. Es temporada alta, por eso viajar es más caro que si se hace durante otros meses del año.

Frente a esto, durante los últimos años han surgido nuevas y originales formas de viajar que permiten recorrer el mundo sin tener que preocuparse por llegar a fin de mes. Modos alternativos, como el intercambio de casas o el alquiler de habitaciones cada vez están más de moda, no sólo entre jóvenes, sino entre personas de todo tipo de edad.

Intercambio de casas

Según el último barómetro de Ipsos/Europ Assistance, uno de cada diez europeos ve en el intercambio de casas “una solución económica muy interesante” para sus vacaciones de verano. Según afirma el portal IntercambioCasas.com se trata de una forma de viajar habitual para el 18% de las familias españolas con 2 hijos, y para el 26% de aquellas con 3 o más hijos. Además, el portal revela que estas escapadas también crecen entre las familias monoparentales.

El motivo principal para elegir este tipo de vacaciones es el gran ahorro que supone, ya que el principal desembolso que conlleva es el pago de los billetes de avión o el medio de transporte que se vaya a utilizar. Por otro lado, esto permite viajar a destinos y por periodos de tiempo, que la mayoría de las personas no podría permitirse de tener que pagar también un hotel.

En el último año, según IntercambioCasas.com, sus usuarios españoles se han ahorrado 18 millones de euros al optar por esta manera de viajar.

Intercambiar una casa

Como su propio nombre indica, el intercambio de casas consiste en un conjunto de propietarios que ofrece su vivienda a cambio de otra en una ciudad diferente. El objetivo de este trueque es pasar una temporada conociendo un nuevo destino sin tener que renunciar a las comodidades de estar en casa.

Dentro de esta modalidad de viaje hay diferentes tipos: el intercambio simultáneo, el no simultáneo y el de hospitalidad. El intercambio simultáneo consiste en el intercambio de las respectivas viviendas al mismo tiempo; el no simultáneo se produce en distintas fechas, con lo cual las familias suelen tener una segunda casa dónde alojarse; y en el intercambio de hospitalidad, ambas familias conviven en la misma vivienda.

Funcionamiento

Debido al auge de esta iniciativa han surgido numerosas webs que ofertan y ayudan a poner en contacto a los usuarios que optan por este modo de viajar. Algunas son IntercambioCasas, HomeforHome o HomeLink. Dependiendo de la web que se utilice, el funcionamiento será distinto, aunque en la mayoría de las plataformas es necesario pagar una cuota para poder disfrutar de este servicio.

Lo primero que tienen que hacer los usuarios al registrarse es subir fotos de la vivienda que quieren intercambiar, describir la zona dónde se encuentra ubicada y poner las normas que quieren que se adopten en su casa. A partir de ahí, el propio usuario podrá hacer ofertas a las viviendas que le gusten y él mismo recibirá peticiones para intercambiar la suya.

Una vez estén ambas partes de acuerdo, se pondrán en contacto para establecer la forma en la que se hace la entrega de llaves, dar instrucciones e informar de los asuntos que consideren importantes, o dejar claras las normas de su vivienda.

A la llegada a la casa de intercambio, es posible que un familiar o un amigo muestre la vivienda a los huéspedes y les explique cómo funciona el equipamiento. Otra opción, en caso de nadie los reciba, es dejar por escrito las indicaciones correspondientes. Una vez acabada la estancia, el usuario tendrá que dejar la vivienda en las mismas condiciones que la encontró.

Ventajas

La ventaja más evidente de estas vacaciones es el ahorro que implican, ya que el principal gasto de los que optan por esta opción es costearse el medio de transporte. Esto hace posible que se puedan visitar destinos más lejanos o prolongar la estancia mucho más tiempo que en el caso de tener que pagar el alojamiento en un hotel o en un apartamento. Además, contar con ese “dinero extra” permite que los viajeros puedan gastar más en actividades turísticas como conocer el entorno o visitar museos.

Por otro lado, el usuario puede elegir las características que quiere que tenga la casa en la que va a hacer el intercambio y, de esta forma, contar con las mismas comodidades que tiene en su propio hogar. Además, algunos también ofrecen la posibilidad de intercambiar el coche.

Por último, es importante también la relación que los usuarios pueden llegar a establecer entre ellos. En algunos casos las familias sirven de guías y aconsejan a sus respectivos huéspedes sobre los lugares que visitar, e incluso algunos pueden llegar a integrarse en su entorno de amigos o familia.

Inconvenientes

El principal inconveniente que tiene este sistema es la desconfianza que genera, sobre todo la primera vez que se realiza. Es inevitable pensar que se está dejando la propia casa en manos de unos desconocidos, que puede tratarse de una estafa o que pueden dejar la vivienda destrozada. Para disipar un poco estas dudas y generar un mayor clima de confianza, los usuarios pueden ponerse en contacto a través de la web y ahí intercambiar su email y teléfono para conocerse más antes de realizar el intercambio. Además, en algunas plataformas  aparecen reflejadas las opiniones y experiencias que han tenido otros usuarios, así como las puntuaciones de cada uno. Aún así, también hay opciones para los más desconfiados.

Algunas de las plataformas para intercambiar la vivienda ofrecen a sus usuarios coberturas que los protegen en caso de que su póliza de Hogar no se haga cargo de los daños sufridos. En el caso de la web Intercambiodecasa.es se ofrece un seguro de Alojamiento. No se trata de un seguro como tal, es decir, no sustituye a la póliza de Hogar habitual, sino que es una cobertura adicional. Ofrece garantías de Responsabilidad Civil, cancelación, indisponibilidad de la vivienda o daños en el mobiliario, y pueden contratarlo los miembros de la web por 50 euros cuando proceden al intercambio de casa.

Otros alojamientos baratos

Dentro de la modalidad de alquiler de habitaciones hay distintas opciones que buscan adaptarse a las necesidades de todos los bolsillos.

Una opción que se ha hecho muy popular en los últimos años es la de alquilar tanto una vivienda particular, como una habitación en una casa de la ciudad que se quiere visitar. La web Airbnb cuenta con todo tipo de ofertas de alquiler que incluyen desde habitaciones compartidas a viviendas de lujo como castillos o iglús. La ventaja de esta web es que tiene ofertas para todos los bolsillos, desde habitaciones por 10 euros, a casas de lujo por 4.000.

Además, para los que tengan un presupuesto más ajustado y ganas de conocer gente existen webs en las que se ofrecen habitaciones a cambio de clases de idiomas como por ejemplo, GoCambio. También hay otras como Couch Surfing, en las que el anfitrión proporciona un sofá o un hueco en su casa a cambio de un intercambio cultural.  Con esta opción el huésped podrá entrar en contacto con la vida y la gente del país que visite, ya que la persona que le acoja será su guía y le mostrará desde dentro, como es el día a día de su país.

En otras plataformas como NightSwapping es posible hacer un trueque en el alojamiento; por cada noche que se hospede a alguien, se ganará una noche de alojamiento gratuito en una casa de la ciudad que se elija.

Otra opción interesante es la que propone la web Hall Street, que permite negociar el precio de habitación con el propio hotel e incluso revender la reserva en caso de no poder utilizarla. Pero esto no es lo único que propone esta plataforma, sino que a través de ella se pueden poner en contacto usuarios desconocidos que quieran compartir habitación para reducir gastos. Si se elige esta opción los usuarios podrán conocerse previamente vía online y elegir al compañero de habitación que más les convenza.

Pero además, para quien no quiera renunciar ni al lujo ni a la privacidad en sus vacaciones, existen webs como Secrets Escapes que ofrecen descuentos de hasta el 70% en hoteles de 4 y 5 estrellas.

Transporte low cost

Además de conseguir alojamientos baratos, también es posible ahorrar en el medio de transporte. Plataformas como BlaBlaCar ponen en contacto a usuarios que ofertan y que buscan desplazarse a un sitio en concreto. En esta web, los viajeros que vayan a hacer uso de su coche publican el destino al que se dirigen, así como el número de plazas, el precio del trayecto por personas o los días en los que realizan el recorrido. Los viajeros interesados sólo tienen que ponerse en contacto con el conductor, que les dirá la hora y el lugar en el que se reunirán para empezar el viaje. Se trata de una manera de abaratar gastos tanto para el propietario del coche, como para los viajeros.

Viajar barato con Rastreator

Para los que opten por unas vacaciones más tradicionales y prefieran el hotel o el apartamento, también hay opciones. Con el comparador de Rastreator es fácil localizar las mejores ofertas. Sólo hay que escribir lo que se busca y Rastreator mostrará los precios más económicos de los alojamientos que más se adaptan a cada persona.
COMPARAR VUELOS, HOTELES Y VIAJES

Cynthia RosellRastreator.com


Seguro que te interesa...