Los mejores hoteles del mundo para ir a esquiar

 

Hace años que el esquí se ha democratizado y el número de practicantes de este deporte no para de crecer. Las estaciones de esquí españolas registraron 5,4 millones de visitantes en la temporada 2016/17 e ingresaron 118,7 millones de euros solo por los remontes, según datos de Atudem, la patronal del sector.

Pero el esquí siempre ha sido algo más que un deporte.  Deslizarse por la nieve puede ser una pasión, pero tradicionalmente también ha sido una excusa para que las clases altas coincidan en invierno. Si en agosto hay que tener un barco y tomar el sol en Ibiza o Saint Tropez, en diciembre el foco de la opulencia se desplaza hasta las pistas de Baqueira, los Alpes o las Rocosas. O más bien a sus hoteles, el auténtico destino para muchos.

 

Y es que las estaciones más prestigiosas del planeta lo son por la calidad de sus pistas, pero también por los establecimientos hoteleros que alojan a los esquiadores. En los meses de verano puede resultar chocante encontrar lugares de gusto exquisito, restaurantes de comida con estrellas Michelín y puertas doradas en mitad de la montaña, pero cuando caen los primeros copos y llegan los huéspedes, se convierten en el centro de la crónica de sociedad.

Esto son algunos de los hoteles más famosos situados a los pies de las estaciones de esquí en los que deporte y glamur se dan la mano todos los inviernos:

Chedi Andermatt, Suiza

 Suiza es uno de los países más montañosos y ricos del mundo, por lo que no es extraño que sea uno de sus establecimientos el que lidere esta lista. El Chedi, en la localidad de Andermatt, tiene todo lo que se imagina en un hotel de lujo de alta montaña. A 850 metros de Gemsstock Bahn, una de las estaciones de esquí más prestigiosas de los Alpes, el establecimiento es conocido por el exquisito trato que dispensa a los huéspedes y por el refinado desayuno que ofrece.

El Chedi ofrece apartamentos con vistas a las montañas con ambientación de hotel alpino: maderas de lujo y muebles de diseño en un entorno idílico. Con chimenea y un jacuzzi en casi todas ellas. El precio de pasar una noche en cada una de ellas no baja de los 400 euros.

Four Seasons Jackson Hole, Wyoming

Al otro lado del Atlántico también existen buenas opciones para esquiar con todos los lujos. Wyoming es uno de los estados más remotos y menos poblados de Estados Unidos, y esconde varios tesoros naturales como los espectaculares parques naturales de Yellowstone y Grand Teton.

Pero la gran joya de la corona son las Montañas Rocosas. Casi dos tercios del estado son parte de esta cordillera, que atraviesa Norteamérica de norte a sur. Jackson Hole es la estación de ski más relevante y el Four Seasons el hotel de bandera.

Chimeneas en todas las habitaciones, ambientación de alta montaña, spa y restaurantes de alta cocina son algunos de los lujos que se pueden encontrar en este resort, que cuenta tanto con habitaciones como con apartamentos para los esquiadores.

Las habitaciones del Four Seasons Jackson Hole se pueden reservar a partir de 800 dólares la noche para la más sencilla y por encima de 3.000 para las suites. Las residencias parten de más de 4.000 por cada día de estancia, pero en las más exclusivas la cuenta puede subir mucho más.

El Lodge, Sierra Nevada, Granada

A los turistas, a veces, les sorprende que algunas de las mejores pistas de esquí de Europa estén en Andalucía. Sierra Nevada enamora cada año a más esquiadores. Solo la pasada temporada pasaron por las pistas andaluzas 955.521 deportistas, muchos atraídos por la celebración del Mundial de Snow Board.

De todos los hoteles que se pueden encontrar cerca de las estaciones, el Lodge se ha convertido en uno de los más prestigiosos. A pie de pista, el personal consigue se olvide toda la logística del deporte ya que se ocupan de conseguir y  transportar el equipo adecuado y a los clientes.

 

 

Además, cuenta con cuatro restaurantes con distintas propuestas gastronómicas y varias opciones de après-sky para disfrutar de la noche cuando las pistas echan el cierre. Lujo y glamur a apenas unos metros de las pistas de nieve.

En el Lodge el único problema no es pagarlo, sino también encontrar sitio. Y es que el hotel es pequeño y está de moda. Si lo consigue, la habitación más barata cuesta unos 300 euros la noche. La suite imperial, con sus tres terrazas privadas, puede costar más de 2.000, eso sí, desayuno incluido. Con estos precios, no está de más hacerse con un seguro de esquí al formalizar la reserva, no vaya a ser que en el último momento algo imposibilite irse de vacaciones y se pierdan miles de euros.

Sport Hotel Hermitage, Andorra

Andorra, el país de los Pirineos, es una colección de rarezas. Es uno de los países más pequeños del mundo, no pertenece a la UE a pesar de estar encajonado entre dos Estados miembros y su jefatura de Estado se la reparten el Presidente de la República Francesa y el obispo de Urgel.

Pero si hay dos cosas que todo el mundo conoce de Andorra es el ski y la riqueza del pequeño Estado. No es extraño, por tanto, que se concentren gran cantidad de hoteles de cinco estrellas en apenas unos kilómetros cuadrados. Pero en Soldeu, junto a la estación de Grandvalira, se encuentra uno de los más especiales, el Sport Hotel Hermitage.

Concebido como un establecimiento completamente especializado en el deporte de montaña, el Hermitage no renuncia a ofrecer también uno de los spas más completos de Europa, con 5.000 metros cuadrados y cinco plantas.

El hotel cuenta con un telecabina de acceso directo a las pistas de Grandvalira, así como su propia escuela de ski, guías y un servicio de alquiler de equipos de alta gama. También se ocupan de los niños, con enseñanza propia y servicios de jardín de nieve y guardería. Todo con cargo, por supuesto, aparte de la habitación, que difícilmente baja de los 600 euros en temporada alta.

Buscar el mejor hotel

A pesar de que el ski esté rodeado de glamur, no significa que haya que irse a los hoteles más exclusivos ni que esquiar tenga que salir por un ojo de la cara. Encontrar una habitación de hotel puede ser mucho más rápido y barato si se utiliza el buscador adecuado.

Con el del Rastreator el proceso no es solo es rápido y sencillo, sino que están los mejores precios. Alojarse en los mejores hoteles de esquí no es solo una cuestión de dinero, sino también de buscar en el lugar adecuado.

Noviembre de 2017


COMPARAR HOTELES

Javier BarrosoRastreator.com