Vacaciones en un velero

  • A la hora de alquilar un barco puede hacerse con o sin patrón. Los que elijen hacerlo sin patrón deben contar con el carné correspondiente y las licencias necesarias para navegar en el país de destino.
  • Es recomendable llevar el mínimo equipaje posible; no debemos olvidar que el espacio a bordo es reducido.

Como decía Mark Twain: “Dentro de veinte años estarás más decepcionado de las cosas que no hiciste que de las que hiciste. Así que desata amarras y navega alejándote de los puertos conocidos. Aprovecha los vientos alisios en tus velas. Explora. Sueña. Descubre”.

Viajar es una de las experiencias más emocionantes y hay muchas formas de hacerlo: pasar unos días en la playa, irse a la montaña, pero ¿y si en lugar de elegir tierra firme, nos decidimos por alta mar? Descubrir nuevos lugares a bordo de un barco o un velero es una experiencia única. Si bien es cierto que tener un barco en propiedad no suele ser algo común, sin embargo aquellos que no quieran dejar la oportunidad de vivir esa aventura, tienen la posibilidad de alquilarlo. Ahora bien, una vez se haya tomado esa decisión es necesario planificar todo para que el viaje salga a la perfección. En este artículo os contamos algunas cosas que hay que tener en cuenta antes de empezar a navegar.

Planificación del destino

En toda buena planificación, lo primero que hay que hacer es elegir el lugar de destino, así como las paradas que se pretende hacer durante el trayecto. Una de las principales ventajas de viajar en este medio de transporte es que puedes descubrir parajes y rincones que, debido a la difícil entrada, no se podrían disfrutar de otra manera. La clave es que la planificación se realice antes de embarcar.

Además, es importante señalar las zonas donde la profundidad sea baja, los accesos restringidos así como cualquier otro tipo de obstáculos que se pueda encontrar, para que la navegación sea lo más segura posible. También recoger información acerca de los puertos y localizar dónde acudir en caso de que surjan posibles imprevistos.

Extras no incluidos en el precio

Cuando se alquila un barco hay que fijarse en lo que incluye exactamente el contrato, ya que suele haber muchas prestaciones que se contratan y pagan aparte. No sólo basta con tener en cuenta el gasto que supone el alquiler de la embarcación porque, generalmente, las únicas tarifas incluidas son las de los amarres en el puerto base durante el primer y último día del chárter. Por ejemplo, los precios por fondear en los distintos destinos que se visitan durante el viaje no entrarían dentro de ese presupuesto. Además, a esto habría que añadir gastos extra como la limpieza, el uso de la zodiac, las toallas, sábanas, etc.

Viaje con o sin patrón de barco

Los que no tienen licencia de navegación o la tienen pero prefieren pasar unas vacaciones más tranquilas, pueden elegir un patrón para el barco. Aunque esto puede suponer un coste extra, hay navegantes que, aún teniendo experiencia, prefieren tener a bordo a un profesional que les permita explorar zonas de navegación que no conocen. Además, el patrón es la persona que asume toda la responsabilidad, lo que permite disfrutar mucho más de la experiencia y poder descubrir rutas únicas. Eso sí, contar con él tiene un coste extra de 120 euros por día, aunque la tarifa variará en función de la zona de navegación.

Otra opción es alquilar un velero sin patrón, aunque para ello es necesario contar con el carné correspondiente. Además, dependiendo del país en el que se vaya a navegar y del tipo de barco se necesitarán unas licencias u otras. Por ejemplo, en España, para alquilar uno de hasta 12 metros de eslora sin patrón, la titulación mínima necesaria es la de Patrón de Embarcaciones de Recreo (PER).

Equipaje a bordo, limitado

Otro factor importante que no debemos olvidar sobre este medio de transporte es que el espacio a bordo es reducido. Es recomendable llevar el mínimo equipaje posible: sacos de dormir ligeros, zapatos náuticos y si no es posible, calzado cómodo con suela blanca para que no raye la cubierta, prendas cómodas y transpirables, varias toallas, ropa de baño, protección solar, gafas de sol y medicinas para el mareo.Por otro lado, hacer una previsión de alimentos es muy importante ya que no siempre será posible desembarcar para comprar.

Hotel y alquiler de coche

Una vez esté la ruta perfectamente diseñada, hay que valorar si al atracar en una ciudad es recomendable alquilar un coche. Esto dependerá del destino y los lugares que se quieran visitar, así como del tiempo con el que se cuente para hacer turismo.

Además, otro aspecto que no hay que perder de vista es si vamos a pasar alguna noche fuera del barco. Aunque el velero sea nuestro alojamiento a lo largo de las vacaciones,es posible que durante el trayecto se quiera pasar una noche fuera del barco. Para ello lo mejor es reservar un hotel o apartamento con antelación suficiente e incluirlo en la ruta.

Agosto 2017


COMPARAR VUELOS, HOTELES Y VIAJES

María ÁlvarezRastreator.com