De vacaciones… ¿a un hotel o un apartamento?

  • Alojarse en un apartamento vacacional supone un 48% de ahorro frente a hacerlo en un hotel
  • Un punto a favor de los hoteles es la comodidad de volver a la habitación y encontrarla como nueva

Vacaciones, descanso, respirar la brisa marina… Son cosas que podremos disfrutar una vez elegido el destino, la compañía, y por supuesto, el alojamiento. Este es uno de los puntos sobre los que más cuesta decidirse a la hora de planear las vacaciones. Y es que una de las primeras dudas que pueden surgir es elegir entre un hotel o un apartamento.

Antes de tomar la decisión hay que estudiar qué ofrecen unos y otros siempre pensando en cómo hayamos planteado nuestros días de descanso. Por ejemplo, si lo que quieres es viajar en familia y alojaros bajo el mismo techo, quizá lo más conveniente sea un apartamento, ya que cuenta con más espacio. Ahora bien, si estamos buscando descanso en estado puro, alojarse en un hotel ayudará a conseguirlo. Aquí te contamos algunos pros y contras de cada tipo de alojamiento para ayudarte a tomar la decisión adecuada.

Ventajas de los hoteles

Cada tipo de alojamiento tiene sus ventajas y si por algo se caracteriza un hotel es por la comodidad. Si el viajero decide alojarse en un hotel puede disfrutar de una cantidad de opciones que seguramente no tendrá si elige un apartamento.

Dietas incluidas

Independientemente de la opción que elijamos (todo incluido, pensión completa, media pensión o sólo el desayuno), en un hotel te olvidarás de cocinar, del tupper y podrás comer casi a la carta. No tendrás que perder el tiempo en hacer la compra, preparar la comida, fregar y recoger.

Limpieza

Otro punto a favor de los hoteles es el volver a la habitación y encontrarla como el primer día. El servicio de habitaciones estará siempre atento a que la cama esté hecha, a que las toallas estén cambiadas si así se indica, o a cualquier otro servicio que el cliente necesite.

Personal disponible

El personal destinado a atender las necesidades de los huéspedes es otro de los grandes puntos a su favor en los hoteles. Generalmente suele haber una recepción a la que poder acudir para solucionar cualquier problema que se presente, sea cual sea la hora del día. Además, algunos cuentan con servicios como guarderías en las que dejar a los niños mientras los padres disfrutan de un tiempo a solas, o incluso con clases o actividades y excursiones organizadas para hacer la estancia más entretenida.

Buena localización

La localización es uno de los aspectos que más se deben tener en cuenta a la hora de viajar, y la de los hoteles suele ser la mejor. La oferta disponible de hoteles en lugares céntricos suele ser mucho mayor que la de los apartamentos. Casi siempre se encuentran cercanos a los lugares de interés del destino: del mar si lo que se busca es ir a la playa o de la montaña si la intención es pasar unos días disfrutando de la naturaleza. Los apartamentos por su parte, también pueden encontrarse en buenas localizaciones, sin embargo, su oferta es menor.

Ventajas de ir a un apartamento

El precio de los apartamentos vacacionales suele ser su mayor atractivo, sobretodo si los comparamos con el de los hoteles. De hecho, según un estudio reciente realizado por un portal web de comparación de apartamentos, alojarse en uno supone un ahorro del 48% frente a hacerlo en un hotel. Y es que es evidente que al alquilar un apartamento “renunciamos” a ciertas comodidades que nos ofrecería un hotel a cambio de que el viaje nos resulte más barato o de poder pasar más días de vacaciones en el destino elegido. No obstante, además del precio, elegir un apartamento para disfrutar de los días de descanso, también tiene otras ventajas.

Flexibilidad

Una de las grandes ventajas es la flexibilidad que ofrece. Permite no estar pendiente de horarios como el del desayuno o el resto de comidas, o la hora de entrada y la salida que suele ser mucho más flexible. Esto da al viajero mucha libertad para adaptar la estancia a sus gustos y necesidades en cada momento. Además, en los apartamentos suele ser posible ampliar el número de huéspedes que van a alojarse en él, lo que resulta una ventaja para aquellos que no saben hasta último momento su disponibilidad para viajar.

La comodidad de estar como en casa

Otro aspecto que el usuario debe valorar es la privacidad que los apartamentos ofrecen. El disponer de espacios comunes permite disfrutar de más tiempo con la familia o los amigos, y disponer de varios dormitorios o zonas comunes nos aporta la comodidad de sentirse como en casa.

Por otro lado, si viajamos con niños pequeños, los apartamentos pueden resultar más cómodos al contar con más espacio en el que dejar todos los objetos necesarios para ellos. Y si viajas con amigos, el apartamento suele ser la mejor opción para estar todos juntos. A veces, el hotel no puede garantizar que todas las habitaciones estén en la misma planta. De esta forma, podrás compartir muchas más anécdotas y momentos con tus compañeros de viaje.

Compara hoteles y apartamentos

Elegir un apartamento o un hotel depende de los gustos de cada persona así como del tipo de viaje que se pretenda hacer. Pero ya sea un hotel con encanto, una casa rural o un albergue, hay que prestar atención a los mismos puntos a la hora de elegirlo. Analizar factores como la ubicación, la calidad y las instalaciones ayuda a encontrar lo que más se adapta a cada viajero.

Y además, hay otro punto especialmente importante: el precio. Por ello, antes de decidirse es muy importante comparar las distintas opciones que ofrece el mercado. Con el comparador de hoteles y apartamentos de vacaciones de Rastreator.com cada usuario podrá encontrar el alojamiento perfecto en cualquier parte. Y, por supuesto, el mejor precio para cada una de las opciones.

Julio 2017


COMPARAR HOTELES

María ÁlvarezRastreator.com