6 consejos para reservar un hotel

Viajar hoy en día es mucho más sencillo gracias a Internet. Entre las muchas ventajas que nos ofrece a los viajeros, nos encontramos con la posibilidad de reservar y elegir el hotel que nos gusta. Permite comprobar la disponibilidad de fechas, capacidad de las habitaciones o los precios de las mismas, y todo ello sin salir de casa.

Cada vez es más común reservar las vacaciones por Internet, y sin mediación de una agencia de viajes. No obstante, para hacerlo hay que prestar atención a muchos aspectos, como por ejemplo elegir los vuelos con el horario adecuado, comprobar las condiciones al alquilar un coche, o reservar el alojamiento perfecto. Y es que a solo un click encontramos infinidad de ofertas, pero debemos distinguir cuáles son las más adecuadas para cada persona.

En concreto, elegir un mal hotel puede arruinarnos las vacaciones. Por ello, es recomendable leer la letra pequeña y tener en cuenta una serie de consejos para no llevarse sorpresas a la hora de empezar a disfrutar.

  1. Fíjate en la ubicación del hotel

    Cuando decides irte de vacaciones, elegir la ubicación correcta del hotel es uno de los aspectos más difíciles e  importantes. Y es que,  que esté bien localizado puede ayudar a que saques más partido a tus días de vacaciones e incluso que ahorres dinero en transporte.

    Uno de los primeros aspectos que debes comprobar es que la zona en la que se ubica sea segura y que no se trate de un barrio conflictivo. Por otro lado, es recomendable que localices dónde se encuentran los lugares que quieres visitar, y que busques el hotel en una ubicación lo más cercana posible. Si quieres que esté próximo al centro, una manera de orientarte es  mirar el número de paradas de metro que hay hasta el centro, o los minutos que se tardan en coche Además, una herramienta muy útil, con la que cuentan la mayoría de los sitios web de reservas, es un mapa para ver la ubicación geográfica del hotel.

  2. Lee opiniones de otros viajeros

    Seguro que más de una vez te ha ocurrido que has alquilado una habitación y ésta no se correspondía con la que viste en las fotos de la web. Y es que, como es lógico, los hoteles suelen colgar en el lugar más visible las fotos de sus mejores habitaciones.  

    Por ello es recomendable observar bien todas las imágenes de la galería, para que te puedas hacer una idea de cómo va a ser tu habitación realmente. Además, el tamaño de la misma suele venir indicado en la mayoría de las webs. Por último, un consejo muy útil es  leer los comentarios de personas que ya han estado allí.  Éstos te ayudarán a hacerte una idea de lo que te vas a encontrar cuando llegues.

  3. Lee las condiciones de la reserva

    Para no llevarte sorpresas, una vez realizada la reserva y antes de finalizar el proceso, lee atentamente las condiciones, y fíjate bien en los suplementos de precio, y en todo lo que se refiere a cambios, anulaciones o reclamaciones. Consulta con cuánta antelación puedes cancelar la reserva y si hay recargo por cancelación. De esta forma, podrás saber cuáles son tus opciones si finalmente no puedes ir. Además, ten presente el número máximo de personas por habitación y fíjate en si el pago se realiza en el momento de hacer la reserva o cuando llegues al hotel.

  4. No olvides imprimir la reserva

    Una reserva realizada por Internet tiene el mismo valor jurídico que un contrato tradicional, por eso es importante que la imprimas antes de llegar al hotel. Aunque no suele ser obligatorio llevarla impresa, es muy recomendable, ya que si ocurre alguna incidencia, tendrás una copia de tu contrato a mano.  Lo más habitual es que la recibas por correo electrónico a la dirección que facilitaste al hacer la reserva, y que puedas descargarla en cualquier momento. No obstante, es recomendable que la lleves a mano.

  5. Evita la temporada alta

    A la hora de reservar un hotel por Internet, las mejores ofertas suelen encontrarse o con mucha antelación, o bien, en último momento. En caso de que la reserva la necesites para fechas de alta ocupación, como son Navidad, Semana Santa, o verano, lo mejor es que la planifiques con  tiempo, de lo contrario los precios podrían subir considerablemente. Por el contrario, si tienes la oportunidad de viajar en temporada baja, puedes permitirte esperar hasta el último momento, ya que suelen surgir ofertas atractivas.

  6. Compara precios

    Comparar los distintos alojamientos y los precios de cada uno es siempre la mejor opción antes de reservar un hotel. Gracias a Internet somos conocedores de la gran oferta que existe en el mercado, y comparadores como el de Rastreator.com nos facilitan la tarea de elegir el alojamiento perfecto. Con él puedes elegir el hotel más adecuado para ti tanto por su ubicación, precio, o condiciones, de manera muy sencilla y en solo unos minutos.


COMPARAR HOTELES

María ÁlvarezRastreator.com