¿Qué tener en cuenta para elegir un destino de playa?

¿Playa o montaña? Al plantear esta pregunta muchos españoles contestan “playa”, y sin dudar. Y es que en cuanto salen los primeros rayos de sol las costas españolas se llenan hasta la bandera.

Los destinos con playa son los más buscados por los españoles a la hora de irse de vacaciones. Raro es el que no aprovecha unos días en verano para pegarse una escapadita a la costa. Pero a la hora de elegir un destino hay que tener en cuenta algunos factores o características propias de las playas que pueden o bien arruinarte las vacaciones y hacer que vuelvas con un sabor de boca amargo o bien hacer que te vayas con un buen recuerdo.

No sólo hay que tener en cuenta el clima, también se debe tener muy claro lo que se quiere hacer. Lejos del turismo de sol y playa hay que comprobar qué más opciones de ocio existen, si hay zonas de interés que poder visitar e incluso el tipo de turismo que frecuenta la zona.

En esta guía vamos a ayudarte a analizar los factores que debes tener en cuenta a la hora de decantarte por una playa u otra, ya que no todas son apropiadas para todo el mundo.

Además, en el caso de que te estés planteando adquirir una propiedad en la playa, estos factores los tienes que tener aún más presentes ya que será un destino al que acudas con asiduidad.

El clima de la zona

Lo primero que tienes que tener bien claro es qué clima buscas. Si cogemos como ejemplo las playas españolas no hará el mismo calor en aquellas situadas en la costa andaluza que en la playa de la Concha, en San Sebastián. En esta última las temperaturas suelen ser más bajas, por lo que si lo que buscas es calor asegúrate del clima de la playa elegida. También debes fijarte en la humedad e incluso en la velocidad a la que sopla el viento. Puede parecer una tontería, pero son factores que influyen directamente en tu comodidad. Un ejemplo de playas en las que el viento sopla a gran velocidad lo puedes encontrar en Tarifa.

El factor del clima es algo que cobra aún más importancia cuando el destino al que vas a viajar está en otro continente. Por ejemplo, si tienes intención de viajar a un país asiático como Indonesia, Tailandia o Maldivas infórmate bien de cuándo es la época de monzones (lluvias torrenciales), a no ser que quieras que esté todo el día lloviendo. Si uno de los motivos que te llevó a visitar alguno de estos países era el de disfrutar de sus playas paradisíacas debes asegurarte antes de la probabilidad de que el tiempo te acompañe.

Características de la playa

Una vez superado el primer filtro del tiempo, el siguiente lo debes hacer en base a las características propias de la playa y del lugar en el que esté situada. Para ello, debes tener claro qué tipo de playa estás buscando. ¿Tranquila o muy transitada?, ¿con arena fina, gruesa o con piedras?, ¿agua caliente o fría?, ¿mar en calma o con olas?…

¿Masificadas o desiertas?

Al pensar en tu destino costero seguro que te viene a la cabeza la típica imagen de una playa llena de gente y en la que ya no cabe ni una sombrilla más. Puede que sea lo que buscas pero, si no es tu ideal de playa, lo más recomendable es que trates de buscar otras zonas donde el nivel de ocupación no sea tan elevado. Para estos casos te recomendamos buscar un destino con menos ocupación hotelera o playas que no sean de fácil acceso o que sea necesario llegar en coche, ya que serán éstas las que reciban un menor número de bañistas. La playa de los Muertos en Almería o la de Cadavedo en Cantabria cumplen con estas características.

Si te gusta el ambiente de las grandes playas en sitios muy visitados también tienes que atenerte a sus desventajas, como el de tener que madrugar para coger sitio o el de prestar mucha más atención a tus pertenencias, ya que más gente implica más riesgo de sufrir robos. La Barceloneta, Barcelona, o Benidorm en Alicante son un prototipo de playas de alta ocupación.

¿Agua fría o caliente?

Hay diferentes tipos de turistas de playa. Los que se pasan el día en el chiringuito y apenas pisan la arena, los que no salen de debajo de la sombrilla o los que, por el contrario, casi no salen del agua. Estos últimos, los que disfrutan dándose un baño, son los que más volaran el estado del agua.

Mientras que hay bañistas que lo que buscan es refrescarse y, para ello, lo mejor es que el agua esté más o menos fría, hay otros que necesitan que el agua tenga cierta temperatura para poder darse un chapuzón.

Si para ti ese factor es importante, cuando estés en plena búsqueda de tu destino de playa trata de averiguar qué tipo te vas a encontrar, porque si te equivocas puede hacer que lo acabes lamentando ya que hay playas, como las de las Islas Cíes en Vigo, cuyas aguas rondan los 15 grados. Para ello lee las opiniones de otros turistas o consulta con los puntos de información turística de la zona.

¿Plagas de medusas y algas?

Pero si hay algo que de verdad puede chafarte las vacaciones eso son las plagas de algas o, aún peor, de medusas. En el caso de las medusas, es un factor que amenaza con dejar sin baño año tras año a miles de bañistas.

Antes de viajar es aconsejable que te informes sobre las plagas de medusas que pueden darse en la zona en la que vayas a estar, aunque saberlo con exactitud es complicado ya que el motivo por el cual éstas llegan a la costa es haber sido arrastradas por las corrientes.

Si tienes la mala suerte de encontrarte con estos organismos planctónicos sólo te queda armarte de paciencia y hacer caso a los protocolos que se establezcan. Si la plaga no es muy grave se izará la bandera amarilla, mientras que si es de una gravedad importante verás ondear la bandera roja.

¿Mar en calma o con oleaje?

Junto con la temperatura, otro de los principales atractivos del mar es el estado de sus aguas, es decir, si tiene o no olas. Existen playas que cuentan con aguas tranquilas como las bañadas por el Mar Menor o La Cruz del Mar, en Chipiona, sin apenas movimiento, mientras que hay otras que se caracterizan por su oleaje, que puede ser fuerte o moderado. Cerdeiras o Burbujas son algunas playas en las que encontrarás un fuerte oleaje.

Las condiciones de baño es un factor determinante que puede hacer que te decantes por una playa en concreto, sobre todo si quieres practicar deportes como el surf, algo imposible en playas que carecen de oleaje. Playas idóneas para ello son Los Lances, Valdevaqueros o Bolonia en Tarifa, El Palmar en Vejer de la Frontera o La Jara en Sanlúcar de Barrameda.

Aunque, por otro lado, la presencia de olas puede ser lo que trates de evitar si viajas con niños pequeños ya que es un componente adicional de peligro y que te hará extremar su vigilancia y cuidado.

¿Arena o piedras?

Uno de los elementos más característicos de una playa es el tipo de arena, que puede ser de diferentes texturas y colores. Pero no todas las playas están compuestas por arena, las hay que en su lugar tienen piedras como algunas de la costa Tropical. Esto no tiene que ser una ventaja o inconveniente, ya que cada persona puede preferir un componente u otro.

Si lo que buscas es extender la toalla y tumbarte a tomar el sol, pasear por la orilla o jugar a las palas o al vóley debes asegurarte que la playa a la que vayas tenga arena. Por su parte, si lo que menos te gusta de la playa es este componente y te incomoda su tacto con tu piel la mejor opción sería acudir a una playa de piedras.

¿Qué servicios y comodidades ofrece la playa?

Junto con las características naturales inherentes a la playa hay otras que pueden aportarte beneficios y pueden hacer tu día de playa mucho más cómodo. Existen servicios que no los valoras hasta que realmente los necesitas, como por ejemplo:

  • Oficina de Turismo.
  • Aseos.
  • Lavapiés.
  • Duchas.
  • Bares, restaurantes, chiringuitos o tiendas en los que poder comprar comida y bebida.
  • Alquiler de hamacas y sombrillas.
  • Aparcamiento. Hay playas que cuentan con vigilancia privada en sus estacionamientos, mientras que otras carecen de este servicio.
  • Acceso para discapacitados.

Si la playa está situada a unos metros de tu alojamiento quizás no sea algo imprescindible para ti que la playa tenga duchas u ofrezca la posibilidad de comprar una botella de agua fría. Pero si has ido a la playa a pasar el día y luego tienes que realizar el viaje de regreso a casa estas comodidades serán muy valorables. Eso sí, tienes que saber que en más de una de ellas servicios como el parking o el uso de las duchas no son gratuitos. Estacionar en la playa de El Prat tiene precio, al igual que ducharse en la de Patos en Concello de Nigrán en las Rías Baixas, en la que el año pasado empezó a cobrarse por ello.

Paseo marítimo

Contar con un paseo marítimo no es algo de lo que puedan presumir todas las playas, lo que aporta valor añadido a aquellas que sí que lo tienen. Este caso sería el contrario a los servicios anteriores. Si el motivo de tu asistencia ha sido únicamente disfrutar de un día de sol y playa, que haya o no paseo marítimo seguramente no sea algo que valores demasiado, mientras que si vas a pasar unos días allí poder pasear por él cuando empieza a caer la noche seguro que lo valoras.

Elegir destino de playa según tu perfil de viajero

A la hora de elegir una playa no todos los turistas van a valorar de la misma manera que la arena sea fina, que el agua esté fresquita o que el mar esté tranquilo, sino que eso va a depender de cada uno. Lo que para algunos bañistas es una molestia para otros es un lujo.

Lo mismo ocurre con el tipo de viaje que quieras hacer o con la compañía con la que lo hagas. Así, no valoraran lo mismo una familia con niños pequeños, que una pareja de recién casados o un grupo de amigos.

¿Viajas con niños?

Ir a la playa con niños pequeños te obliga a valorar mucho más ciertos factores que, de viajar sin ellos seguramente no les prestarías la misma atención. Por eso, en este caso deberías fijarte en que la playa tenga:

    • Seguridad: que los peligros estén señalizados mediante banderas u otro elemento similar y que tenga personal de auxilio y salvamento como socorristas. Playas como Punta Umbría en Huelva y San Lorenzo en Gijón cuentan con medidas de este tipo.
    • Cercanía al hospital: en caso de que el niño sufra cualquier accidente que precise de asistencia médica lo mejor es que el hospital o centro de salud más cercano no se encuentre a una gran distancia.
    • Zona infantil: existen playas, no todas, que cuentan con un área reservada a los más pequeños con columpios, toboganes o incluso castillos hinchables. También las hay que cuentan con personal de animación. La playa de Redondela en Isla Cristina o la de Cruz del Mar en Chipiona cuentan con estas zonas de entretenimiento destinadas a los más pequeños.
    • Alquiler de hidropedales o barquitas. En muchas zonas de la costa andaluza, como en Torrox, Málaga, se puede pasar un rato agradable a bordo de estos curiosos “vehículos”.

¿Viajas con tu perro?

Si te quieres llevar a tu mascota contigo no sólo tienes que tenerlo presente a la hora de elegir hotel o de buscar un apartamento sino que también te tienes que asegurar de que la playa permita el acceso de tu mascota.

Muchas playas no permiten que los animales de compañía entren en ellas, y así lo hacen saber mediante carteles informativos, pero sí que hay otras que no muestran impedimentos y dejan que estos animales disfruten del mar junto a sus dueños.

También tienes que informarte de las condiciones en las que tienes que llevar al animal. Si es necesario o no que lleve bozal y si es obligatorio que lleves su documentación. En España, algunos ejemplos de playas caninas los puedes encontrar en Mijas, Gandía o Campello.

¿Quieres practicar deporte?

Las playas además de para descansar, tomar el sol y darse un baño también son el lugar indicado para la práctica de algunos deportes. Si buscas realizar algún tipo de actividad averigua si la playa cuenta con zona de submarinismo, zona para la práctica de surf, alquiler de náuticos y motos de agua y/o zona deportiva. Algunos de los lugares a los que puedes desplazarte para practicar estas actividades son las playas de Las Canteras en Chipiona o La Calzada en Sanlúcar de Barrameda.

¿Quieres hacer nudismo?

Querer bañarse, tomar el sol o pasear por la orilla sin ningún tipo de prenda es otro factor que puede ser determinante en tu elección final. Existen playas destinadas exclusivamente a nudistas como la de Nueva Umbría en Lepe, El Playazo en Vera o Maspalomas en Las Palmas. Pero para ello, antes de desplazarte a cualquier destino, primero tendrás que informarte de las playas nudistas que existen y de dónde están situadas.

Y tú, ¿qué tipo de playa buscas?

Ir a la playa es una de las opciones que barajan muchas personas cuando llegan las vacaciones o cuando tienen unos días libres. Descansar, tomar el sol, pasear o disfrutar del mar son algunas de las motivaciones que hacen que te puedas decantar por un destino de playa, pero a la hora de elegir una debes tener en cuenta algunos factores.

Por ejemplo, si vas a ir con niños pequeños debes elegir una playa que no esté muy masificada, para que te resulte fácil tenerlos controlados en todo momento. También es recomendable que el mar sea tranquilo o con un oleaje moderado, que la playa sea de arena en vez de piedras y que haya socorristas que sepan cómo actuar si el menor sufre un accidente o le pica una medusa. Además, si vas a llevarte también a tu perro y no quieres tener que dejarlo en el apartamento debes asegurarte de que las playas tienen permitida la entrada de estos animales.

Si tú y tus acompañantes no sólo queréis sol y playa sino que además vais con la intención de practicar algún tipo de deporte acuático como surf o submarinismo o conducir una moto de agua tienes que localizar aquellas que ofrezcan este tipo de actividades. En este caso, las playas más indicadas son aquellas con un fuerte oleaje y que no estén muy masificadas.

Éstos son sólo algunos ejemplos ya que la elección final dependerá de tus gustos. De si prefieres que la playa tenga paseo marítimo o si te es indiferente, si detestas la arena y prefieres una playa de rocas o de si quieres hacer nudismo.

Si has elegido un destino pero no sabes si las playas que hay en la zona cumplen con tus exigencias el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente te facilita consultar las características de cada una de ellas.

Elegir playa y viajar seguro

Eso sí, para evitarte sorpresas desagradables uno de los factores importantes que no debes rechazar es contratar un seguro de Viaje que te cubra por ejemplo si te roban o extravías de maletas o en caso de que tengas que verte obligado a cancelar tu viaje.

Las propias aerolíneas y las compañías de tren y autobús ofrecen la posibilidad de contratar un seguro asociado al billete que puede ser de Asistencia, Equipaje o Cancelación, entre otros, aunque no tiene que ser ni el más económico ni el que incluya las coberturas que más te interesan. Por eso, tanto si viajas en un transporte público como si lo haces en tu propio vehículo la opción más recomendable para contratar un seguro de Viaje es comparar precios en buscadores como Rastreator.com. Así, no sólo ahorrarás dinero sino también tiempo.

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...