El seguro de impago del alquiler: qué es y principales características

3 minutos

 

  • El seguro de impago protege al arrendador frente a posibles daños o imprevistos ocasionados por el arrendatario
  • Algunas aseguradoras ayudan a los propietarios a conseguir el Certificado de Eficiencia Energética para la vivienda que alquilan

impago alquilerEl mercado de alquiler de viviendas en España está cada vez más en auge. Pese a que en el país existe una mentalidad generalizada de que es más rentable comprar que alquilar una casa, muchos españoles no pueden permitirse contratar una hipoteca y los gastos que esto conlleva, por lo que el alquiler es la solución para este problema. Aun así, debido a la pandemia, en 2020 y 2021 los precios disminuyeron notablemente por la caída en la demanda. Ahora, con el levantamiento de restricciones, las aguas parecen volver poco a poco a su cauce, por lo que los precios en el mercado inmobiliario pueden llegar a incrementarse este año.

Por ahora, aunque continuamos a la cola del mercado de alquiler a nivel europeo, la cifra ha aumentado respecto a otros años. En total, el 24% de la población española vive en viviendas arrendadas, frente a la media europea, que se sitúa en el 30% según el Observatorio de Vivienda y Suelo del Ministerio de Fomento. Si buscas alquilar tu vivienda, el seguro de impago del alquiler es la mejor opción para protegerte de ciertos imprevistos, como la cobertura del pago de la renta en caso de que el inquilino no pague el alquiler mensual. 

¿Qué es el seguro de impago del alquiler?

El seguro de impago del alquiler protege a los arrendadores ante posibles situaciones de riesgo, como el impago del alquiler por parte del inquilino, la asistencia jurídica o la reclamación por desperfectos ocasionados por el arrendatario. Por tanto, el objetivo de este tipo de seguro es que los propietarios de una vivienda alquilada se sientan tranquilos a la hora de ofrecer su vivienda a otro inquilino, ya que disponen de una garantía que les puede respaldar ante cualquier eventualidad.

Requisitos de los seguros de impago del alquiler

Si buscas contratar un seguro de impago del alquiler, debes saber que los requisitos son muy parecidos a los que piden al solicitar una hipoteca. La compañía aseguradora, antes de conceder la póliza, analizará la solvencia económica del inquilino, ya que en caso de no pagar la renta mensual, es la compañía quien se hace cargo del importe correspondiente. 

Del mismo modo, el coste de la renta del alquiler anual debe ser un 45% inferior a los ingresos anuales del arrendatario y se mirará positivamente que el inquilino tenga un contrato laboral indefinido

Para poder hacer este análisis, la aseguradora solicitará los documentos que acrediten la solvencia económica, además de asegurarse de que el arrendatario no aparezca en una lista de morosos. En el caso de los autónomos, por ejemplo, normalmente les suelen pedir las dos últimas declaraciones trimestrales del IVA, la última declaración del IRPF así como las declaraciones de años anteriores para asegurarse que su situación económica no sea temporal. 

Certificado Energético de la vivienda alquilada

Actualmente, la eficiencia energética en el hogar se tiene muy en cuenta. Es más, a partir de junio de 2021, para alquilar o vender una casa es necesario que todo propietario cuente con el Certificado de Eficiencia Energética, que tiene una validez de diez años. Por ello, varias aseguradoras ayudan a sus clientes a obtenerlo. Este servicio se contrata específicamente y de forma adicional, ya que actualmente no se encuentra incluido en ninguna de las pólizas. No tener este certificado puede acarrear sanciones de entre 300 y 6.000 euros.

Ventajas del seguro de impago del alquiler

Si eres arrendador, la contratación de este seguro te supondrá una serie de ventajas. Una de ellas es que el propietario puede dejar de temer al alquilar su vivienda y, además, obtendrá ventajas fiscales al ser el seguro de alquiler un gasto deducible, hasta en el 100%, en la declaración de la renta

Además, el seguro de impago del alquiler también abarca coberturas como la asistencia en el hogar, incluyendo reparaciones de daños, así como robos del continente, deterioros en el inmueble e incluso defensa jurídica frente a cualquier conflicto que surja con el arrendatario. Aparte queda el seguro de hogar, que debe ser contratado por el propietario para proteger el continente y por el inquilino para el contenido.