¡Humano! En Rastreator.com utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar tu experiencia ofreciéndote contenidos de tu interés. Puedes tener más detalles aquí. Entendemos que si sigues navegando, estás de acuerdo ;)

Consejos para evitar un robo en la cuenta bancaria

6 minutos
  • Solo en 2017 se produjeron más de 123.064 fraudes online a particulares y empresas
  • Es frecuente que los 'hackers' utilicen webs populares como gancho para robar datos
Rastreator_phisingA muchas personas cada vez les resulta más difícil acudir a una sucursal en horario comercial a realizar gestiones. Para atender a esas necesidades, el sector bancario ha aprovechado el auge de las nuevas tecnologías para dar respuesta a estos clientes ofreciéndoles utilizar los sistemas de pago como la banca online o electrónica. Gracias a ello, ya no es necesario acudir a una oficina para hacer una transferencia o domiciliar un recibo. Basta con tener un dispositivo electrónico y conexión a Internet para hacerlo sin necesidad de salir de casa. Las entidades bancarias se esfuerzan mucho en garantizar la seguridad de estas transacciones electrónicas. No obstante, a pesar de los importantes recursos destinados, los clientes no están exentos de ciertos riesgos. Es posible que alguna vez hayas visto cómo se han cargado a tu cuenta bancaria pagos no autorizados por culpa de virus informáticos (lo que se conoce con el nombre de phising) o que hayas sido víctima de un pirateo informático, ya que la banca es uno de los sectores más susceptibles. España es el tercer país más afectado por este tipo de delitos, sólo por detrás de Estados Unidos y Gran Bretaña, según los datos manejados por el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe). Sólo en 2017 se produjeron más de 123.064 fraudes online a particulares y empresas, un 7% más que el año anterior. Para que evites caer en uno de estos fraudes, en Rastreator.com te damos algunos consejos y recomendaciones.

¿Qué es el ‘phising’?

La banca europea ha invertido alrededor de 62.000 millones de euros en el terreno tecnológico. En España, el banco Santander se encuentra a la cabeza, con una inversión tecnológica de unos 2.000 millones de euros, seguido de BBVA (800 millones), Caixabank (430 millones) y Bankia, que hasta el año 2020 prevé destinar 1.000 millones, según datos de la consultora Celent. Sin embargo, estos esfuerzos no evitan que, en algunas ocasiones, sus usuarios sean víctimas del conocido como phising. Mediante esta técnica es posible robar al usuario información confidencial, como las claves de acceso a su cuenta bancaria. Generalmente, estos ataques se lanzan mediante correos electrónicos o mensajes que incluyen un enlace que lleva a una web. Aunque en teoría se trata de páginas de total confianza para el usuario, en realidad son una copia creada con el único fin de robar información. Con la crisis económica proliferaron este tipo de ataques en los que muchas veces se usa como gancho o bien un método rápido y fácil de conseguir dinero o la promesa de un buen empleo.

¿Cómo puedo evitar el ‘phising’?

Los ataques pueden llegar en cualquier idioma, aunque por norma general están mal escritos o mal traducidos. Y, aunque la mayoría van contra las entidades bancarias, es frecuente que los hackers utilicen otras webs populares como gancho para robar tus datos, como Facebook, Paypal o eBay. Para evitar ser un blanco fácil debes de tener en cuenta algunas recomendaciones:
  • Nunca envíes datos personales por e-mail. Tu banco nunca te lo pedirá.
  • No metas claves en webs no seguras.
  • Evita pinchar en enlaces adjuntos a correos electrónicos. Pueden redirigirte a webs fraudulentas.
  • Desconfía cuando te ofrezcan regalos demasiado atractivos.
  • Mantén actualizado el sistema operativo de tu ordenador e instala un buen antivirus.
  • Revisa periódicamente tus cuentas para detectar cualquier irregularidad en tus movimientos.

¿Puedo reclamar al banco si soy víctima de ‘phising’?

Cuando abrimos una cuenta corriente, firmamos un contrato en virtud del cual la entidad bancaria se compromete a conservar nuestro dinero, que podrá emplearse para realizar pagos únicamente siguiendo nuestras instrucciones. En el caso de que se realicen pagos no autorizados, la Ley de Servicios de Pago establece que el banco es el responsable de velar por la seguridad del acceso a su sistema de pago electrónico. El usuario sólo será responsable si las pérdidas se producen por incumplir sus obligaciones legales, entre las que está adoptar las medidas de seguridad razonables a la hora de utilizar dicho sistema. Por tanto, es muy importante que tomes precauciones para evitar cualquier ataque y que informes de cualquier incidencia a la entidad bancaria para evitar que recaiga sobre ti esa responsabilidad y, por tanto, disipar el riesgo de perder el dinero sustraído.

¿Qué pasa si ‘hackean’ directamente a mi banco?

Es posible que un hacker burle los sistemas de seguridad de una entidad bancaria y acceda a la cuenta de todos sus clientes. Pero en este caso, la legislación vigente también protege al consumidor. En concreto, el banco tiene la obligación de devolver el importe total de todas aquellas operaciones que no hayan sido autorizadas. En el hipotético caso de que el fraude fuera a gran escala y el pago de las cantidades sustraídas comprometiera la propia solvencia del banco y fuese imposible que restituyera el capital, el encargado de responder sería el Fondo de Garantía de Depósitos. Eso sí, sólo se garantiza el pago de un máximo de 100.000 euros por titular y entidad.

¿Quién responde si me duplican la tarjeta?

Puede darse el caso de que no te hayan robado ninguna tarjeta de crédito y que sin embargo detectes movimientos extraños en el extracto de alguna de ellas. Si esto te ocurre, es probable que te hayan duplicado la tarjeta después de copiar los datos y la clave de la misma para sacar dinero o hacer compras a tu nombre. En estos casos, la entidad que haya emitido la tarjeta deber hacerse cargo del importe de la operación no autorizada, pero es imprescindible que se interponga una denuncia ante la Policía Nacional. No obstante, conviene recordar que cuando se contrata una tarjeta de crédito, ésta suele ir aparejada a seguros que cubren, entre otras cosas, los fraudes informáticos.

¿Y si me roban la tarjeta?

Si el fraude tiene lugar tras el robo o la pérdida de la tarjeta, el cliente responde sólo de los primeros 50 euros siempre que no haya un caso de negligencia grave.

Comparar las mejores cuentas bancarias

La banca online es fundamental hoy en día para realizar todo tipo de gestiones sin estar sujetos a los horarios de las sucursales tradicionales. Las entidades bancarias se esfuerzan en minimizar cada vez más los ataques de los hackers y responden en caso de phising o duplicados de tarjetas. Sin embargo, conviene que tomes unas simples precauciones para evitarlo. De este modo, no serás víctima de ningún fraude. Para que puedas disfrutar de un producto de confianza, Rastreator.com pone a tu disposición una gran variedad de opciones a través del comparador de cuentas bancarias. Enero 2019
COMPARAR CUENTAS BANCARIAS

¡Compártelo en redes!