¿Qué es un aval hipotecario?

3 minutos
  • Los avales hipotecarios son una de las garantías más populares para que las entidades financieras aprueben un préstamo
  • Para ser avalista hay que cumplir con ciertos requisitos como demostrar solvencia económica o no tener deudas pendientes

aval hipotecarioCuando vas a comprar una vivienda son muchos los requisitos que hay que cumplir. Uno de ellos, es tener los ahorros suficientes para poder pagar la entrada de la casa, los impuestos y otros gastos necesarios para efectuar la compra. Además del 20% del valor del piso que no te financia el banco, debes ahorrar otro 10% para afrontar impuestos y gastos. Debido a que este importe suele ser elevado, muchas de las personas, la mayoría jóvenes, que buscan adquirir una vivienda no pueden permitirse pagarla. 

Hay personas que se pueden permitir contratar una hipoteca sin aval, sin embargo muchas otras no. Por tanto, acuden a personas de confianza y con solvencia económica, como pueden ser sus padres u otros familiares, para que avalen dicha operación y así el banco apruebe una hipoteca con una financiación de más del 80% de la compra, que es la cantidad que normalmente se concede en un préstamo hipotecario.

¿Alguna vez has considerado pedir un aval para tu hipoteca? Te contamos en detalle en qué consiste y los requisitos necesarios para poder solicitarlo.

¿Qué es un aval hipotecario?

El aval puede ser tanto una persona como una entidad dispuesta a convertirse en una garantía de pago si el titular de un préstamo hipotecario no puede permitirse liquidar su deuda con el banco

Por tanto, si eres avalista es importante conocer si la persona titular de la hipoteca tiene suficiente capacidad económica para afrontar el préstamo, puesto que si esta persona no liquida su deuda, tendrás la obligación de adquirir la hipoteca. 

Cómo solicitar una hipoteca con aval

Antes de solicitar un aval, es importante que te preguntes qué tipo de hipoteca te interesa más, si fija o variable, y escoger la que más se adapte a tus necesidades después de haber comparado los diferentes préstamos hipotecarios con Rastreator. Posteriormente, deberás enviar la documentación a la entidad bancaria y seguir con los trámites necesarios para que aprueben tu hipoteca. 

Una vez tengas la luz verde del banco, habrá que formalizar el préstamo hipotecario con la entidad y que la persona que se ofrezca como aval se presente para firmar ante el banco el compromiso de responder en caso de que no puedas solventar la deuda. 

Requisitos para avalar una hipoteca

Para poder demostrar al banco que el avalista tiene la capacidad de asumir la deuda, este deberá entregar una serie de documentos, como una nómina, que verifiquen la solvencia del solicitante además de garantizar que no tiene deudas pendientes. La estabilidad económica también es un punto importante, ya que un contrato indefinido o una pensión evidencia unas ganancias futuras. Además, no tener una hipoteca u otro tipo de préstamos, será valorado de manera positiva, puesto que el avalista demostrará ser capaz de hacer frente a los gastos pertinentes en caso de que el titular no pueda liquidar el préstamo. 

Por otro lado, si el avalista prefiere que el aval hipotecario sea una propiedad, es aconsejable que esté exento de cualquier tipo de deuda o hipoteca. De este modo, el inmueble pasará a ser la garantía que cubra el préstamo que queda por liquidar si el titular no puede permitírselo. 

Riesgos de una hipoteca con aval

Ser avalista supone una serie de riesgos que deben analizarse con detenimiento antes de tomar una decisión, ya que, al fin y al cabo, un avalista es quien se hará cargo del compromiso económico que el deudor no ha podido asumir a través de inmuebles, nóminas o acciones, entre otras muchas garantías económicas. 

Del mismo modo, hay que tener en cuenta que el préstamo seguirá vigente hasta que se liquide, incluso si fallece el titular del préstamo o el avalista. Si este último muere, la responsabilidad pasará a sus herederos, quienes deberán solventar el préstamo en caso de impago por parte del deudor. Por tanto, es recomendable conocer las consecuencias que puede conllevar ser avalista y ser consciente de los riesgos que asumes antes de avalar a una tercera persona. 

Encuentra la hipoteca que más te conviene

Contratar un préstamo hipotecario es una decisión muy importante que debes mirar con detenimiento, puesto que según el tipo de hipoteca que escojas tendrá diferentes repercusiones en el futuro. Por este motivo, te recomendamos que solicites información a nuestros asesores hipotecarios, ya que ellos se encargaran de responder todas tus dudas y de ofrecerte las mejores condiciones para tu préstamo de manera personalizada y gratuita. Además, también tienes la posibilidad de utilizar el comparador de hipotecas de Rastreator, donde podrás analizar una numerosa variedad de préstamos adaptados a tu perfil.