Todo sobre la moratoria del pago de la hipoteca por el coronavirus

3 minutos
  • La moratoria hipotecaria solo tiene efectos en la vivienda habitual de aquellas personas en situación de “vulnerabilidad económica” 
  • Los interesados que cumplan los requisitos tienen de plazo para solicitar el aplazamiento del pago de la hipoteca hasta el próximo 3 de mayo

moratoria-hipotecasLa crisis sanitara provocada por el avance del coronavirus ha puesto al país ante un escenario desconocido hasta ahora. Para limitar la propagación y contagio de esta pandemia global, las Autoridades españolas no han dudado en poner en marcha drásticas medidas que se materializaban hace unos días en la declaración del Estado de Alarma.

Medidas que, a su vez, se han acompañado de un paquete de iniciativas económicas con las que el Gobierno quiere tratar de paliar el impacto que va a tener en las cuentas el COVID-19.

Entre estas medidas, y con el objetivo de frenar la situación de vulnerabilidad a la que se enfrentan muchas familias, se ha aprobado una suspensión del pago de la hipoteca sobre la vivienda habitual, tanto para trabajadores como para autónomos en situación de vulnerabilidad económica que se vean afectados por la crisis del coronavirus.

Pero, ¿en qué consiste esta moratoria hipotecaria? ¿Quién puede solicitarla y qué requisitos hay que cumplir? ¿Cómo se puede solicitar? En Rastreator te resolvemos todas tus dudas sobre esta medida del Gobierno.

¿Qué es la moratoria de hipotecas aprobada por el Gobierno?

Tal y como recoge el Real decreto 8/2020, publicado este miércoles 18 de marzo en el Boletín Oficial del Estado (BOE), el objetivo de esta moratoria hipotecaria es ayudar «a quienes padecen extraordinarias dificultades para atender su pago como consecuencia» de la crisis sanitaria del coronavirus. En concreto, esta medida supondrá el aplazamiento de la cuota hipotecaria prevista. Y eso incluye tanto la parte de capital que se debe amortizar de la deuda como los intereses. Así, mientras dure la moratoria –que se extiende hasta 15 días después de la vigencia de la normativa, o sea, hasta el 3 de mayo-, no se aplicará ni la cláusula de vencimiento anticipado que conste en el contrato ni los intereses moratorios. En principio, solo se puede solicitar aplazar una cuota mensual, salvo que, si la situación excepcional lo requiere, el Real Decreto se prorrogue. Algo que no se descarta.

¿Quién puede acogerse a esta medida?

Con esta medida, el Gobierno pretende aliviar la delicada situación por la que pueden pasar numerosas familias. Sin embargo, no se trata de una propuesta universal y hay muchos matices que delimitan quiénes pueden beneficiarse de ella. Y es que, como deja clara la norma aprobada por el Ejecutivo, está pensada para trabajadores o autónomos que tengan una hipoteca sobre su primera vivienda y se encuentren dentro de determinados parámetros económicos y familiares.

Así, el Real Decreto 8/2020 establece que para poder acogerse a esta moratoria deberán darse las siguientes circunstancias:

  • Que el deudor se haya quedado en paro con motivo de la crisis del coronavirus y, en caso de ser empresario o profesional, que sufra una pérdida “sustancial” de sus ingresos o una caída “sustancial” de sus ventas igual o superior al 40%.
  • Que los ingresos de los miembros de la unidad familiar, en el mes anterior a la solicitud de la moratoria, no superen el límite de tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples mensual (IPREM). Al ser el IPREM equivalente a 537,84 euros, el techo general es 1.613,52 euros. No obstante, este límite se incrementará en 0,1 veces (53,78 euros) por cada hijo a cargo o por cada persona mayor de 65 años que forme parte de la unidad familiar y en 0,15 veces (80,67 euros), por cada hijo a cargo en el caso de que la unidad familiar sea monoparental. El límite subirá a cuatro veces el IPREM (2.151,36 euros) en el caso de que en la familia haya algún miembro con una discapacidad declarada superior al 33%, en situación de dependencia o con una enfermedad que le incapacite de forma permanente. Si la persona a cargo tiene parálisis cerebral, enfermedad mental o discapacidad intelectual, entre otros supuestos, el límite será cinco veces el IPREM.
  • Que la cuota hipotecaria más los gastos y suministros básicos sea igual o superior el 35% de los ingresos netos del conjunto de la unidad familiar.
  • Que se haya producido una “alteración significativa” de las circunstancias económicas de la unidad familiar como consecuencia de la emergencia sanitaria y que queda fijado en que el esfuerzo que represente la carga hipotecaria en los ingresos del hogar se haya multiplicado, al menos, por 1,3.

¿Cómo se solicita la moratoria y qué documentación hace falta?

Si te encuentras dentro de esta situación de “vulnerabilidad” marcada por el Gobierno en la norma aprobada el 18 de marzo y quieres acogerte a esta moratoria, deberás acudir a tu banco y presentar la solicitud, así como toda la documentación que acredite que cumples con los requisitos previstos en la ley y que no estás incurriendo en impago. Estos documentos son:

  • Si la solicitas porque te has quedado en paro, deberás presentar un certificado expedido por la entidad que gestione tus prestaciones en el que figure la cuantía mensual percibida como prestación o subsidio por desempleo.
  • Si eres un trabajador por cuenta propia (un autónomo), tendrás que presentar un certificado de la Agencia Tributaria Administración Tributaria o el órgano competente de tu comunidad, que acredite el cese de la actividad.
  • Para dar fe del número de personas que viven en tu hogar (y sus particularidades), tendrás que presentar el libro de familia o el documento acreditativo de ser pareja de hecho y el certificado de empadronamiento de cada una de las personas que comparte la casa. También tendrás que presentar las correspondientes declaraciones de discapacidad, dependencia o incapacidad en el caso de que alguno de los miembros de la unidad familiar se encuentre en esa situación.
  • Para demostrar que eres el propietario de la vivienda, tendrás que adjuntar una nota simple del Registro de la Propiedad de todos los miembros de la familia, así como las escrituras de compraventa de la vivienda y de la hipoteca.
  • También deberás presentar una declaración en la que certificas que cumples con los requisitos exigidos por la ley para considerarse que no tienes recursos económicos suficientes.

¿Cuándo se puede pedir la moratoria hipotecaria por el coronavirus?

Si quieres y puedes acogerte a esta medida, puedes hacerlo desde ya y hasta quince días después del fin de la vigencia del Real Decreto aprobado por el Gobierno que, en principio, durará un mes. O sea, tienes de plazo hasta el 3 de mayo. Una vez solicitada y si cumples los requisitos, tu banco tiene 15 días para concederte esta moratoria de hipoteca.

¿Qué alternativas tienes si no puedes acogerte a la moratoria?

Si te has visto afectado por la crisis del coronavirus pero, sin embargo, no cumples con los requisitos para solicitar la moratoria del pago de tu hipoteca, puedes valorar otras opciones.

  • Puedes pedir una ampliación del periodo de amortización de la hipoteca. Esto no te eximirá de pagar el préstamo pero aumentará el tiempo en que tienes que devolverlo, reduciendo así la cuota que pagas cada mes.
  • También puedes solicitar una carencia de tu hipoteca al banco. Se trata de un aplazamiento del pago, que puede ser total o parcial, modalidad en la que tendrás que pagar los intereses. Su concesión dependerá de la entidad con la que tengas contratado el préstamo. Lo mejor es que, en caso de que necesites una carencia, te pongas en contacto con ellos.
  • Además, también puedes subrogar tu hipoteca, que supone cambiarla a un banco en el que te den mejores condiciones. No es un aplazamiento del pago pero, al menos, te beneficiarás de mejores tipos de interés. Si necesitas ayuda para  subrogar tu hipoteca, los asesores hipotecarios de Rastreator estarán encantados de ayudarte, tan solo tienes que llamar al 910 471 010.

Moratoria de hipotecas y alquileres de locales comerciales

Además de esta medida específica para aplazar el pago de la hipoteca para viviendas, a la que es posible que se le sume la moratoria de los alquileres, el Gobierno está estudiando la posibilidad de aplazar también los pagos de hipotecas y alquileres de locales comerciales.