Comprar o alquilar, ¿qué es más rentable?

5 minutos
  • El 26,17% de los españoles vive de alquiler y al 68,06% le gustaría tener una vivienda en propiedad
  • La cuota media de una hipoteca España se sitúa en 580,79 euros, mientras la mensualidad media para un piso de 80 metros cuadrados se sitúa en 904 euros

comprar alquilar

Ya sea porque empiezas una nueva vida en pareja, porque has encontrado un trabajo en otra ciudad o porque por fin puedes cumplir tu sueño de independizarte, te toca buscar una vivienda. Y entonces, surge la pregunta: ¿Qué me interesa más comprar o alquilar? La pregunta no es nueva, pero ahora, tras la crisis provocada por la pandemia de la covid-19, cobra una relevancia especial. No obstante, se puede decir que no hay una opción mejor que otra y todo dependerá de tu perfil, de tu situación y de la hipoteca que contrates. Sin olvidar el precio del piso. Con todo, antes de tomar una decisión, conviene que valores todas las ventajas y desventajas de cada opción y que hagas tus cuentas.

Según el último estudio sobre hábitos de consumo realizado por Rastreator, la mayoría de los españoles prefiere comprar a alquilar. De hecho, solo el 32% de los encuestados manifiesta su preferencia por el alquiler.

Si eres de los que se están planteando si les conviene más comprar o alquilar una vivienda, desde Rastreator te contamos todo lo necesario para despejar tus dudas.

¿Es más barato comprar o alquilar?

No se puede pasar por alto que la crisis sanitaria derivada del coronavirus también ha afectado al sector inmobiliario, en el que, en cierto modo, se han intensificado las señales de atonía que había empezado a mostrar  con anterioridad al estado de alarma. En este sentido, analizar la situación de ambos mercados (compra y alquiler) puede hacer inclinar la balanza hacia uno u otro. Así, de acuerdo con los datos de Estadística Registral Inmobiliaria del segundo trimestre de 2020 y el informe del precio de la vivienda en alquiler en España de Idealista, se observan diferencias entre una y otra opción y también entre las distintas comunidades autónomas.

Según las estadísticas de Registradores de España, la cuota media de una hipoteca en el conjunto del país se mantiene estable con respecto a hace doce meses y al trimestre anterior y se sitúa en 580,79 euros. No obstante, tal y como se recoge en su informe correspondiente al segundo trimestre de 2020, la cuota se reduce en once comunidades y se incrementa en seis. Solo cuatro regiones superan la cuota media nacional, con la Comunidad de Madrid a la cabeza, con una cuota de hipoteca media de 812,79 euros, eso sí, casi 21 euros más baja que en el año anterior.

A esta le sigue Baleares, con una cuota media de 770,37 euros (26 euros menos que en 2019); Cataluña, con 671,57 euros (13 euros más baja que hace doce meses) y País Vasco, con 662,79 euros (casi 60 euros más cara que en el segundo trimestre de 2019).

Por el contrario, entre las opciones más asequibles, y que también se abaratan ligeramente respecto a hace doce meses, se encuentran Extremadura, con una cuota media de 357,31 euros para una hipoteca o Murcia, con 392,63 euros.

En cuanto al precio de los alquileres, y tomando como referencia el dato facilitado por Idealista, en octubre de este año el coste medio del metro cuadrado de alquiler sube un 5,2% respecto al año pasado y se sitúa en 11,3 euros. La Comunidad de Madrid es la que tiene también el metro cuadrado de alquiler más caro, a 14,7 euros.

De esta forma, el precio del alquiler medio para un piso de 80 m2 se situaría en 1.176 euros, el 1,8% menos que en octubre de 2019. Le sigue Cataluña, con el metro cuadrado de alquiler a 14,5 euros y, por tanto, con una mensualidad media de 1.160 euros, lo que supone un incremento del 0,7% respecto a hace doce meses. Cierra el podio de las comunidades País Vasco, donde alquilar un piso de 80 metros cuadrados sale por una media de 984 euros (12,3 euros el metro cuadrado, casi un 5% más que el año pasado).

En el lado contrario, Extremadura ofrece los alquileres más baratos, con un coste medio de 5,3 euros por metro cuadrado, con lo que la cuota del alquiler se situaría en 424 euros, el 6,4% más que en octubre de 2019. Le sigue Castilla-La Mancha, donde alquilar un piso de 80 metros cuadrados supone pagar una media de 456 euros, el 5,6% más que hace un año.

Madrid, Cataluña y País Vasco, las comunidades con mayor diferencia entre compra y alquiler

De acuerdo con estos cálculos, hay comunidades en las que la diferencia entre el pago medio de una hipoteca y el de un alquiler puede ser notable. Así, mientras que la cuota media de una hipoteca en Madrid se sitúa en casi 812,79 euros, la mensualidad del alquiler asciende a 1.176 euros. Lo mismo ocurre en Cataluña donde, mientras que la cuota hipotecaria media es de 671,57 euros, el coste medio de un alquiler alcanza los 1.160 euros, o País Vasco, donde la cuota media de una hipoteca es de 662,79 euros y la del alquiler de 984 euros. Por el contrario, en comunidades como Extremadura, esa diferencia es menor, ya que la cuota media de hipoteca se sitúa en 357,31 euros y la de un alquiler en 424 euros.

Aunque algunos de estos datos son estimaciones, confirman una diferencia (en algunas zonas notable) entre la cuota del precio del alquiler y la de la hipoteca, siendo más barata la mensualidad de esta última. Sin embargo, no te quedes solo con estos datos. Está muy bien que te fijes y compares estos importes, pero debes de tener en cuenta que existen otros gastos que también tienes que considerar.

¿Cómo afectan los gastos adicionales?

Si finalmente te decides a comprar una vivienda y a solicitar una hipoteca para su financiación, debes de saber que, además del dinero para pagar la cuota mensual, deberás de tener algo de dinero ahorrado para hacer frente a los gastos derivados de la formalización de la hipoteca, así como de la operación de compraventa. Unos gastos que pueden incrementar el importe de la operación más de un 10%. Además, recuerda que la mayoría de las entidades no financia la totalidad del coste del piso, generalmente sólo ofrecen hasta el 80% de financiación. Por lo que también deberás tener ahorrado ese 20%.

Asimismo, debes tener en cuenta que como propietario también deberás hacer frente a otra serie de gastos, que se suman al pago de la cuota mensual. A la hora de hacer tus cálculos, además de a las posibles obras o reparaciones, deberás contar tanto con el pago de la comunidad como el de un seguro de incendios y el del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). A esto hay que sumar los consumos de agua, luz, gas o Internet.

En el caso de que compres, tu análisis debes proyectarlo también en el futuro. Y es que cuando firmas una hipoteca, te comprometes a destinar a su pago una parte de tus ingresos mensuales durante un largo periodo de tiempo. Una cantidad que, además, puede subir con el tiempo, si optas por una hipoteca a tipo variable. Porque, con el euríbor en mínimos históricos, lo normal es que experimente subidas en el futuro. Por eso, antes de comprometerte con el banco durante tanto tiempo, sé precavido y analiza si podrás hacer frente a un futuro aumento de la cuota por un alza del euríbor. En el caso de que optes por una hipoteca a tipo fijo evitarás esta incertidumbre, ya que sabrás lo que pagas durante toda la vida de tu préstamo.

Una solución temporal cuando no hay estabilidad

Como inquilino, además de no firmar un compromiso por un largo periodo de tiempo, estos vaivenes en el coste son menores, ya que los precios son más estables. Normalmente, las mensualidades de los inquilinos se mantienen inalteradas durante el periodo del contrato. Lo cierto es que, una vez que éste finaliza, el propietario puede subir precios para alinearse con el ascenso que experimenta el IPC. Otra de las ventajas de decidirte por alquilar es que, aunque también tendrás que hacer frente a un desembolso económico inicial (para pagar los meses de fianza y los honorarios de la agencia, en el caso de que vayas a alquilar un piso con la intermediación de alguna), es más reducido que en el caso de la compra de una vivienda. Eso sí, deberás abonar los gastos de agua, luz, gas e Internet de casa.

Es por ello que la opción del alquiler se erige como la más recomendable en el caso de que no cuentes con unos ingresos fijos elevados o como una solución temporal, hasta que tu estabilidad laboral y económica te permita, llegado el momento, adquirir tu propia vivienda.

Compara para elegir la mejor opción

En cualquier caso, elegir entre comprar o alquilar una vivienda requiere cierta reflexión, que está influida fundamentalmente por la situación personal de cada uno. Si finalmente te decantas por adquirir un inmueble, es conveniente hacer un estudio de precios para saber qué banco puede ofrecer las mejores condiciones al solicitar el préstamo. En el comparador de hipotecas de Rastreator.com podrás encontrar las mejores opciones y comparar de acuerdo a tus necesidades.

¡Compártelo en redes!