Hipotecas verdes: más oferta de productos, pero a un precio superior

4 minutos
  • El catálogo de propuestas se ha incrementado en el último año y, en la categoría de variables, se ha pasado de cinco productos ofrecidos por dos entidades a nueve comercializados por seis entidades, según un estudio de Asufin
  • El interés de las hipotecas verdes puede llegar a ser el 33% más caro que el de un préstamo hipotecario tradicional
precio hipoteca verde
Las hipotecas verdes fijas son un 33% más caras que las normales

La preocupación por el cambio climático crece día a día y, con ello, la concienciación por el cuidado del planeta. Esa mayor sensibilidad medioambiental de la sociedad ha llegado también al sector inmobiliario y cada vez son más las personas que buscan viviendas más eficientes y con menor impacto ecológico. En este contexto, surge también la financiación ecológica. Sin embargo, igual que ocurre en otras actividades de la vida, contribuir a esa necesaria sostenibilidad no siempre resultan tarea sencilla. Ni barata. Y así se refleja en las conocidas como hipotecas verdes, cuya oferta se ha incrementado, pero a un precio superior a la media.

Así se recoge en el IV Estudio Finanzas Verdes de la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin). Y aunque la oferta de hipotecas verdes, aquellas que premian la sostenibilidad de un inmueble, todavía sigue siendo reducida, en la actualidad es posible encontrar este tipo de productos en seis entidades financieras. En concreto, Banco Mediolanum, Cajamar y BBVA ofrecen dos hipotecas verdes cada una de ellas, mientras que en Bankinter y Triodos Bank es posible encontrar cuatro propuestas en cada uno. A estos bancos se une Banco Santander, que vuelve a este segmento con la primera hipoteca verde ecológica mixta. De esta manera, el catálogo de este tipo de préstamos a tipo variable casi se ha duplicado en el último año, ya que ha pasado de cinco propuestas de ofrecidas por dos entidades financieras, a nueve, comercializadas por seis entidades.

Hipotecas más caras

Sin embargo, ese aumento de la oferta no se ha traducido en un abaratamiento de los precios de estos productos. De hecho, según constata el estudio de Asufin, un año más, y ya van tres, las hipotecas verdes siguen siendo más caras que las convencionales. Así, el TAE medio de las hipotecas verdes fijas es del 5,63%, 1,88 puntos más, que el 3,75% que registran de media el total de hipotecas. Es decir, el 33% más caras. En cuanto a la TAE media de las hipotecas verdes variable, se sitúa en el 4,63%, casi un punto más (0,88) que la media de la oferta del mercado hipotecario, lo que supone un 19% más de coste.

En realidad, el hecho de que estas hipotecas sean más caras que las convencionales choca con la finalidad con la que se crearon: premiar con ventajas financieras y mejores condiciones a aquellos que se decantaran por un inmueble sostenible y eficiente. Sin embargo, en la práctica no es así.

Escasa oferta de vivienda sostenible

En este contexto, también hay que destacar la escasa oferta de vivienda sostenible que hay España. En general, las hipotecas verdes están destinadas a la adquisición de inmuebles con una calificación energética A o B (los dos escalones más altos), algo que, en la actualidad, solo es posible encontrar en viviendas nuevas, que representan un porcentaje pequeño del total de la oferta inmobiliaria disponible, menos de un 20%, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Por otro lado, el escaso conocimiento que hay de las hipotecas verdes -las entidades apenas las promocionan- tampoco ayuda a que este tipo de préstamos termine de despegar en España. Y es que este tipo de hipotecas también se puede destinar a financiar la rehabilitación de una vivienda antigua, que permita mejorar, al menos, en un 30% su eficiencia energética. De hecho, el informe de Asufin analiza el interés por este tipo de rehabilitación. En este sentido, el 43,40% de los encuestados dice tener planes de hacer la rehabilitación energética de su vivienda, el 15,10% a corto plazo y el 28,30%, a largo plazo. La media que están dispuestos a invertir para conseguirlo son 9.414 euros. Y es que, según los expertos, una vivienda bien rehabilitada -con un buen aislamiento térmico y una buena eficiencia energética- puede incrementar su valor en más del 24%.

Escrito por:
Leticia Iserte

Periodista multidisciplinar especializada en información económica, marketing y publicidad. Ha desarrollado su carrera profesional en diferentes medios de comunicación, principalmente impresos y digitales, pasando también por la comunicación institucional y corporativa.