Neumáticos de invierno o cadenas, ¿qué es mejor?

5 minutos
  • Los neumáticos de invierno están preparados para no perder adherencia cuando las temperaturas son inferiores a 7 ºC
  • Las cadenas no ocupan tanto espacio al almacenarlas, pero es más complicado colocarlas
neumaticos invierno o cadenas
Los neumáticos de invierno pueden sustituir a las cadenas si tienen el marcaje 3PMSF

Igual que no llevas la misma ropa en invierno que en verano, tampoco deberías utilizar el mismo tipo de neumático en todas las estaciones del año, sobre todo, en aquellas donde hay una diferencia térmica muy grande. Esta precaución se incrementa aún más en zonas de nieve, donde el clima afecta especialmente al estado de la carretera.

Seguro que no te son nada desconocidos los neumáticos de invierno, aunque solo sea de oídas. Aún más famosas son las cadenas, sobre todo en zonas donde el hielo y la nieve es algo común en la época invernal. Pero ¿cuándo deben usarse cada uno de ellos? ¿Se pueden combinar?

Diferencias entre neumáticos de invierno y cadenas

Lo primero, vamos a definir qué es cada cosa. Los neumáticos de invierno están diseñados específicamente para circular con seguridad a temperaturas inferiores a 7º C, tanto si la carretera está nevada como si no. A partir de esta temperatura, los neumáticos normales suelen perder adherencia. Esto es una recomendación, pero no estás obligado a llevarlos ni te podrá multar.

Por su parte, las cadenas son un sistema antideslizante que se coloca en las ruedas motrices de un vehículo para evitar posibles deslizamientos y patinazos debidos a la existencia de hielo o nieve en la calzada. Cuando se circula con cadenas, la velocidad de la vía se limita a 50 km/h. A diferencia de los neumáticos de invierno, no podemos utilizar siempre las cadenas, tan solo de manera puntual cuando las condiciones de la carretera sean realmente extremas.

Además, las cadenas sí son un elemento imprescindible del coche que siempre debemos llevar cuando estemos en zonas propensas a la nieve o el hielo. Si se da una situación en la que se deban colocar de forma obligatoria y no se tienen, te pueden multar con hasta 200 euros.

Independientemente de lo que lleves para circular en circunstancias adversas en invierno, es muy importante que tu seguro de coche cuente con una buena asistencia en carretera. De esta forma, tendrás la tranquilidad de recibir auxilio si tu vehículo queda inmovilizado por las condiciones de la carretera.

¿Los neumáticos de invierno sustituyen a las cadenas?

Lo cierto es que sí, aunque con excepciones. Podrás dejar las cadenas en momentos obligatorios cuando los neumáticos tengan el marcaje 3PMSF, una montaña con un copo de nueve en su interior visible en la etiqueta europea o el flanco del neumático. Teniendo esta información, depende de ti qué usar. Tanto las cadenas como los neumáticos de invierno tienen ventajas y desventajas.

Los neumáticos de invierno cuestan entre 50 y 150 euros y tienen una vida útil de entre cuatro y seis temporadas. Esto les convierte en la opción más económica. Llevarlos puestos te ahorrará tiempo al no tener que pararte a colocarlos en caso de necesidad. Además, estas gomas le proporcionarán al coche un comportamiento más homogéneo y natural ya que van montadas en los dos ejes. Por otro lado, mantienen la seguridad activa ya que no intervienen con el ESP o el ABS y tienen una mayor eficiencia en frenada y tracción.

Sin embargo, entre sus desventajas se encuentran que debes cambiarlas en los meses de calor, lo que te hará gastarte un dinero extra. Además, deberás contar con un espacio para almacenarlas. Debes saber que no son compatibles con todos los coches ya que la oferta de tamaños es inferior a la de las convencionales. En muchas ocasiones, para poder utilizarlas en determinados modelos de coche, será necesario cambiar también las llantas.

Por falta de uso suelen perder propiedades y resecarse. También debes tener en cuenta que no se comportan como un neumático normal, es decir, no podrás apurar mucho para cambiarlos, ya que cuando el dibujo se desgasta comienza a perder adherencia.

Por su parte, el precio de las cadenas ronda los 40 euros, aunque puedes encontrarlas por encima y por debajo de ese coste. Sin embargo, debes saber que los expertos recomiendan que lleves dos juegos.

Entre sus ventajas, está el hecho de que no se deterioran por la falta de uso y ocupan poco espacio desmontadas. Además, tienen un buen comportamiento en cuanto a tracción en situaciones en las que existe mucho hielo y nieve en la calzada.

Sin embargo, las cadenas cuentan con muchas más desventajas. La principal es que son mucho más incomodas para el conductor, ya que la conducción se vuelve más forzada. Al igual que les pasaba a los neumáticos, no todos los coches pueden utilizar cadenas.

Su montaje es algo complicado. Para ello debes detener el vehículo y realizar la instalación en condiciones adversas. Estas deben ir en el eje motriz, lo que hace que el comportamiento del automóvil no sea equilibrado. Si se montan mal pueden provocar daños en el coche.

Por último, debes tener en cuenta que solo pueden usarse cuando haya mucha nieve en la calzada y son poco eficaces en las frenadas, además de que interfieren de manera negativa en los sistemas de seguridad activa como el ABS.

Analizando los pros y contras de cada uno de ellos, los expertos determinan que el uso de neumáticos de invierno es recomendable cuando circules con tu vehículo de manera habitual en zonas con bajas temperaturas. Por su parte, el uso de cadenas tan solo deberá realizarse cuando, de manera puntual, debas circular por vías en las existe una gran acumulación de nieve.

Escrito por:
Lidia Vega

Periodista especializada en información económica, principalmente en motor y seguros de coche y moto. Lidia es graduada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y cuenta, además, con un Máster de Radio por la UCM y Radio Nacional de España.