¿Cuáles son las modalidades de pago del seguro de decesos?

3 minutos
  • Las modalidades de contratación de los seguros de decesos son: natural, nivelada, mixta, seminatural y única.
  • El precio de la prima se actualiza con la evolución de los costes de los servicios fúnebres, independientemente de la modalidad.

micropréstamosLos seguros de decesos son, para muchos españoles, la solución para proteger a sus seres queridos de los gastos de un futuro entierro y de las tareas administrativas relacionadas.

El hecho de poder pagar anticipadamente esos costes mediante pequeñas cuotas y que, llegado el momento, sea una aseguradora la que se haga cargo del sepelio es el principal aliciente para contratar un seguro de decesos, aunque también pueden contar con coberturas complementarias.

A la hora de suscribir un seguro de decesos es necesario que decidas las garantías de las que quieres disponer para poder hacer uso de la póliza durante la vida o simplemente conservar el carácter finalista original.

El precio que hay que abonar por el seguro depende directamente de las coberturas contratadas, pero también de la edad del asegurado o asegurados, y del coste de los servicios fúnebres en la localidad elegida.

Las modalidades del seguro de decesos

Una vez tengas claro qué es el seguro de decesos, es importante saber que los seguros cubren riesgos, y que cuantos más existan mayor es el precio que hay que pagar por ellos, sería lógico pensar que cuantos más años tienes más probabilidad hay de fallecimiento y que, por lo tanto, a medida que creces se va pagando más. Sin embargo, esto no siempre funciona así.

A la hora de adquirir un seguro de decesos puedes elegir entre 5 modalidades de contratación según la cual se fija la prima que tendrás que pagar periódicamente. Las más comunes son la nivelada, la natural y la única, pero muchas aseguradoras ofrecen también la posibilidad de suscribirlo en modalidad mixta o seminatural.

Modalidad nivelada o constante

Con la modalidad nivelada, también denominada constante, pagas una prima constante durante toda la vida, independientemente de la edad. Es decir, desde que contrates la póliza y hasta que ocurra el siniestro pagarás la misma cantidad en todas las ocasiones (cada 3, 6 ó 12 meses, según elijas), aunque puede variar según la evolución del coste de los servicios contratados. La nivelación del riesgo se hace teniendo en cuenta la edad a la que se contrata la póliza, por lo que con esta modalidad la cantidad que hay que pagar durante toda la vida se mantiene constante pero será más alta si se contrata a los 50 años que si se hace a los 18.

Pese a que se supone que la cuantía que se abona por cada periodo en teoría no cambia, en realidad sí lo hace. La cantidad de la modalidad nivelada que debes pagar puede sufrir modificaciones debido a la evolución general de los costes de los servicios contratados. La aplicación de la cobertura de un seguro de decesos se limita al capital asegurado. Por eso, esa cantidad tope se actualiza en cada renovación con el fin de adaptarla a los precios reales que tienen los distintos servicios funerarios en cada momento, y esa reforma constante se refleja directamente en el precio que abonas por el seguro.

Modalidad natural o variable

Ésta es la única modalidad existente que cumple a rajatabla con la explicación anterior de que a mayor riesgo mayor prima. Por ello, deberás pagar menos de joven y más a medida que vayas cumpliendo años, es decir, que la prima que se abona va creciendo en función de la edad hasta el momento del fallecimiento porque el riesgo de siniestro va incrementándose progresivamente.

Se trata de una modalidad que puede resultar muy económica a edades tempranas pero que a medida que envejeces se vuelve cada vez más costosa. Además, esta modalidad no está exenta de la evolución de los precios de los servicios fúnebres, por lo que al incremento progresivo que tiene debido a la edad también se une el derivado del aumento de estos costes de los servicios y su repercusión en el capital asegurado.

Modalidad mixta

La modalidad de contratación mixta supone una mezcla entre varias técnicas de cálculo de la prima: la natural y la nivelada. Así, en un principio como asegurado pagarás en función de tu edad, como en la modalidad natural, pero cuando llegas a una determinada edad la prima se nivela y se mantiene constante. Es decir, cada año pagas más hasta que llega un momento en el que el incremento de la cuantía se detiene y se fija una cantidad tras la nivelación, aunque ésta también puede variar debido a la actualización de los precios de los servicios cubiertos por la póliza.

Por otro lado, la edad en la que se pasa de la modalidad natural a la nivelada depende directamente de la aseguradora, ya que algunas la fijan en 60 mientras que para otros es a una edad superior que puede situarse incluso en los 75 años.

Modalidad seminatural

La modalidad seminatural funciona de manera similar a la mixta. También es una combinación entre la modalidad de contratación natural y la nivelada, pero con la diferencia de la aplicación de actualizaciones en el periodo en el que funciona como natural.

Con ella a edades tempranas la prima que se abona es reducida y va aumentando a medida que vas cumpliendo años hasta llegar a una edad estipulada por la propia compañía y a partir de la cual la prima se nivela y se vuelve constante. La diferencia radica en la primera parte del contrato, en la parte que equivaldría a la modalidad natural.

Con la modalidad mixta la actualización de la cuantía a pagar antes de la fecha de nivelación se produce cada año, mientras que en el caso de la seminatural el cambio se produce cada 3 ó 5 años, dependiendo de la aseguradora. Es decir, mientras que si se contrata la mixta cada año la prima refleja el incremento monetario por el aumento del riesgo además de por el IPC, en el caso de la seminatural el derivado del riesgo se aplica cada más años.

Modalidad de prima única

La prima única está especialmente dirigida a los mayores de 65 o 70 años. Se trata de una modalidad de contratación que consiste en obtener la cobertura del seguro de decesos de por vida con un pago único en lugar de con abonos periódicos.

Para muchas aseguradoras ésta es la única opción de contratación posible para las personas de la tercera edad, dependiendo de la compañía. En principio, una vez hecho el pago el usuario no tendría que hacer frente a más gastos, pero esta modalidad también está sujeta a la evolución del valor de los servicios fúnebres, por lo que es posible tener que hacer nuevas aportaciones.

Contratar un seguro de decesos

Al contratar un seguro de decesos la aseguradora tiene la obligación legal de indicar la modalidad seleccionada además de sus características y el método de cálculo de la prima inicial.

Otros datos que deben aparecer en la documentación del contrato son los factores que pueden influir en la variación de la tasa que se tendrá que pagar en cada periodo y un cuadro evolutivo «estimado» de las primas hasta que el asegurado cumpla los 90 años. Si deseas proteger a tus seres queridos ante los costes económicos de un siniestro de este tipo, deberás contratar un seguro de decesos para que la aseguradora se haga cargo. Para ello, es recomendable usar herramientas, como el comparador de seguro de decesos de Rastreator, para que puedas comparar las pólizas que te ofrecen las distintas compañías según tu perfil y decidir la modalidad de contratación.

¡Compártelo en redes!