¿Estás seguro de que eliges la póliza más adecuada para tu coche?

2 minutos

Hoy en día, el coche es imprescindible, por lo que es vital contar con un buen seguro para evitarnos problemas y conducir tranquilos. Decidirnos por una u otra compañía aseguradora es una misión muy complicada. Ya se sabe que a mayor oferta de un producto, mayor dificultad de elección. En España son numerosas las compañías aseguradoras e infinitas las ofertas que éstas hacen a los usuarios.

De la misma manera que cuando realizamos una compra o contratamos otro tipo de servicio, no debemos dejarnos deslumbrar por las “super ofertas’, ya que a menudo, lo barato sale caro. Sin olvidar que el consumidor es la parte débil. Algunos puntos básicos a la hora de elegir seguro para nuestro coche son:

  • Pensar qué tipo de vehículo vamos a asegurar: es decir, el uso que le vamos a dar. No es lo mismo un turismo que un vehículo comercial que nos proporciona el sustento familiar.
  • Antigüedad: A partir de los cinco años, normalmente, no sale rentable asegurar a todo riesgo.
  • Estudiar detenidamente todas las ofertas, poniendo especial cuidado en “la letra pequeña”: ¿Qué riesgos tengo cubiertos?, ¿Cuáles son las exclusiones?, ¿Está incluido el servicio de atención al cliente las 24 horas?, ¿Tengo derecho a la asistencia en carretera con grúa?
  • Indagar en internet: A veces salen buenas ofertas a través de este medio, como ocurre con telefonía móvil y otros servicios, una buena opción de consulta es Rastreator, comparador on-line de seguros de coches que te ayuda a buscar la opción más adecuada para tu vehículo.
  • Si optamos por la fórmula franquicia, tengamos en cuenta que sólo nos asegura a partir de cierta cantidad. El primer tramo de la reparación sería de nuestro bolsillo.
  • Si decidimos abonar la prima anualmente, hay que recordar que, aunque nos ahorramos una cantidad de dinero considerable, nos comprometemos a permanecer un año con la misma aseguradora.
  • En cuanto al tipo de seguro: El “obligatorio” y el “a todo riesgo” no tienen muchas variaciones. En el más usado, “a terceros”, sería muy interesante asegurarnos de que incluya responsabilidad civil (daños que cause nuestro coche), defensa penal y reclamación de daños por cuenta de la aseguradora e incluso, tampoco es mala idea, ampliar la cobertura a rotura de lunas, incendio y robo.

Si somos fieles a una aseguradora desde hace años, debemos “exigir” que nos mimen con ofertas o servicios adicionales, argumentando la gran cantidad de opciones que tenemos a nuestro alrededor. Algo conseguiremos. En cualquier caso, no conviene olvidar que vamos a contratar uno de los servicios más importantes para nuestra economía, pues como sabemos, las reparaciones son muy costosas. Así que atentos al seguro de coche que elegimos.

¡Compártelo en redes!