Cómo contratar tu primer seguro de moto

3 minutos
  • Lo primero que debes saber antes de buscar tu primer seguro de moto es el tipo de vehículo que tienes, ¿es un ciclomotor o una motocicleta?
  • La edad del conductor y la antigüedad del carnet son factores fundamental que influirá directamente en el precio de tu seguro

consejos contratar seguro moto

Las motocicletas se han convertido en una gran alternativa de movilidad urbana durante la pandemia de coronavirus. Más baratas y pequeñas que los coches, son un vehículo perfecto para los que hayan decidido dejar de usar el transporte público y quieran moverse de forma ágil por la ciudad sin tener problemas de aparcamiento. Esto ha hecho que muchas personas se enfrenten por primera vez a la decisión de contratar un seguro de moto y no sepan muy bien qué deben tener en cuenta.

A veces, la mejor opción no es que un conocido te dé consejos para contratar tu seguro de moto, por eso en Rastreator te contamos todo lo que necesitas saber para contratar la primera póliza para tu vehículo de dos ruedas.

¿Qué tipo de moto tienes?

Lo primero que debes saber antes de buscar tu primer seguro de moto es el tipo de vehículo que tienes, ya que las pólizas diferencian entre un ciclomotor y una motocicleta. Los ciclomotores son aquellos que no superan los 50 cc de cilindrada, no pueden circular a más de 45 km/h y sólo pueden usarse en ciudad. Su matrícula es amarilla. Las motocicletas, en cambio, tienen motores que superan los 50 cc, matrícula blanca y sus límites de circulación y velocidad son los mismos que los de los coches.

Si aún no has comprado tu vehículo y vas a moverte por ciudad, puede ser buena idea optar por un ciclomotor, ya que sus seguros son, por lo general, más económicos. Con los ciclomotores las aseguradoras entienden que el riesgo de accidente, al circular sólo por entornos urbanos y a un límite de velocidad reducido, es menor. Aunque en estas pólizas, igual que ocurre en las de motocicletas, la edad del conductor es un factor fundamental. Si el piloto asegurado es joven, el precio puede ser incluso superior al de un seguro de moto.

Piensa en el uso que le vayas a dar a la moto

Un aspecto importante para tener en cuenta es el uso que le vayas a dar a la moto. Si va a circular de forma ocasional, puede ser suficiente con un seguro a terceros, que tiene coberturas básicas como la responsabilidad civil, la defensa jurídica o la asistencia en carretera y es más barato. En cambio, si vas a conducirla diariamente, será mejor disponer de coberturas más amplias, como las que brindan los seguros a terceros ampliados o a todo riesgo.

Antes de comprar la moto, fíjate bien cuántos años tiene

La antigüedad de la moto también será un factor que considerar. Para un vehículo nuevo, el seguro de moto a todo riesgo puede ser una buena opción, ya que así protegerás tu inversión de eventuales desperfectos. Para una motocicleta más antigua no compensa hacer un desembolso tan elevado y debería bastar con una póliza a terceros simple o, si quieres algunas coberturas extras, ampliada.

¿Vas a dejar la moto en un garaje por la noche?

También hay que tener en cuenta el lugar en el que vaya a dormir el vehículo. Si pasa la noche en la calle, los seguros a terceros ampliados y a todo riesgo son la mejor opción, ya que tienen coberturas para robos e incendios. Pero, de estar a buen recaudo en un garaje, el seguro de moto a terceros básico debe bastar.

¿Te interesa la cobertura de gestión de multas y puntos?

Todos los seguros para motos tienen una serie de coberturas básicas y otras opcionales. Entre estas últimas se encuentran algunas de gran interés que se pueden contratar al desembolsar unos euros más, como la de gestión de multas y puntos.

Esta cobertura ofrece al asegurado la asistencia y el pago del proceso de recurso de las multas que haya recibido, tanto por vía administrativa como contenciosa-administrativa. En el caso de que el titular del seguro pierda los puntos, también se hace cargo de los gastos derivados de la recuperación de la licencia, como la matriculación en cursos de sensibilización y las pruebas de conocimiento.

Y algunos seguros también incluyen en esta cobertura un subsidio mensual de transporte (con un máximo de tiempo y dinero) si el conductor ha perdido su carné a causa de una sentencia por imprudencia, culpa o negligencia.