Cómo ahorrar electricidad

  • Hacer un uso inteligente de la luz y los aparatos electrónicos y reducir lo que pagas es posible
  • Comparar tarifas eléctricas es el primer paso hacia el ahorro

El precio de la electricidad sube y baja dependiendo de diferentes factores aunque en 2018 la tendencia ha sido, principalmente, alcista. Con las facturas notablemente más altas con respecto a 2017 es lógico que muchos se planteen un cambio de hábitos que les permita ahorrar luz o, incluso, un cambio de compañía eléctrica. Las sorpresas cuando llega el recibo de la electricidad son tan habituales que, poco a poco, va normalizándose el alto importe de éstas. Y es que el otoño, el invierno y el incremento de la factura energética son términos que difícilmente se pueden separar. Sin embargo, hacer un uso inteligente de la luz y los aparatos electrónicos y reducir lo que pagas no es imposible, aunque para conseguirlo deberás seguir estos consejos.

Utiliza bombillas de bajo consumo

Tras la desaparición de las bombillas incandescentes en 2012 y de los focos halógenos en 2016, el 1 de septiembre de 2018 le tocó el turno a las bombillas halógenas. Desde entonces, en la Unión Europea está prohibido fabricarlas y tan solo se venderá el stock sobrante. Ahora las LED serán el único recurso permitido para alumbrar tu vivienda. El precio puede ser algo mayor pero consumen notablemente menos y son más eficientes. Además, estas bombillas tienen una vida útil de entre 15 y 20 años y son más respetuosas con el medio ambiente que las halógenas pues no contienen químicos tóxicos que luego se desechan. Si todavía tienes bombillas halógenas, cuando tengas que reponerlas notarás el ahorro que supone tener las LED.

Desenchufa los aparatos en stand-by

¿Crees que el modo de espera de los aparatos eléctricos no gasta nada o ni siquiera te habías parado a pensarlo? Lo cierto es que los pilotos de color rojo de la televisión y el reloj que tienen algunos hornos y microondas (entre otros muchos dispositivos que cuentan con modo de espera) sí que gastan. Aunque no se trata de un consumo de electricidad excesivo, a la larga el gasto de estos se nota en la factura. El consumo eléctrico de los aparatos en modo de espera supone entre un 7% y un 11% del total según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

Reducir este consumo continuo es muy sencillo y acabarás notándolo cuando te llegue el recibo. Para hacerlo efectivo lo mejor es utilizar una regleta con interruptor de encendido y apagado, de tal forma que cuando no estés haciendo uso de estos dispositivos puedas apagarlos completamente y ahorrar esa energía que estás gastando de más pero no estás utilizando. Si no dispones de uno de estos enchufes múltiples, tan solo debes desenchufar estos aparatos cuando no los estés utilizando.

Utiliza la electricidad de forma inteligente

Es posible que parezca una obviedad, pero utilizar la electricidad de tu casa de forma inteligente es muy importante para ahorrar. Aprovechar la luz solar al máximo y encender las bombillas solo cuando sea estrictamente necesario es el primer paso para economizar.  Si quieres controlar por completo la forma en que gastas electricidad con las luces de tu casa puedes instalar interruptores inteligentes.  A través de estos aparatos, que se sitúan en el mismo espacio que los interruptores convencionales, tienes la opción de atenuación con la que controlarás la luminosidad de las lámparas. Además es posible programar los interruptores para que se enciendan y apaguen a una hora a través de una app.

Por otro lado, los electrodomésticos no tienen porqué estar a máxima potencia cada vez que los utilizas. Si quieres que tu recibo de la luz no engorde tanto este invierno prueba a poner la lavadora entre 30°C y 60°C en vez de a 90°C. También es posible gastar menos con el lavavajillas. Es tan sencillo como evitar los programas largos y las temperaturas muy elevadas, que consumen más energía y más agua. Con respecto a la nevera, es posible reducir el gasto ajustando el termostato y evitando ponerlo al máximo. Además, si se forma escarcha en el frigorífico o en el congelador, lo mejor es que lo descongeles del todo para que vuelva a enfriar correctamente. Por otro lado, pequeños electrodomésticos como el secador de pelo es mejor regularlos a una potencia media.

Compra electrodomésticos de bajo consumo

Si quieres ahorrar electricidad con la compra de un electrodoméstico nuevo, es importante que te fijes en la etiqueta energética. Esta marca determina el tipo de gasto que hace el aparato en un rango marcado por letras desde la G hasta la A+++, la primera asociada a los que más consumen y la última a los que menos. Los electrodomésticos con una buena calificación, además de asegurar un bajo consumo eléctrico, tienen una duración mayor al resto. Además, pueden suponer un ahorro adicional de agua en el caso de lavadoras y lavavajillas, pues se reducen también los litros que necesitan para funcionar.

Compara las mejores tarifas de electricidad

Si te has decidido a ahorrar y has seguido estos consejos pero, aun así, crees que sigues pagando un precio desproporcionado, es posible que te plantees un cambio de compañía. Actualmente son muchas las eléctricas que compiten por atraer a nuevos clientes con diferentes precios y ofertas de temporada. Encontrar el importe y las condiciones que más se ajusten a tus necesidades es más sencillo de lo que crees. El comparador de Tarifas de Luz de Rastreator.com te ayuda a encontrar la mejor de forma rápida y fácil.

Noviembre 2018


COMPARAR TARIFAS DE LUZ Y GAS

 

¿Te ha resultado interesante?

¡Gracias por darnos tu opinión!

Angela SanzRastreator.com