Así afecta el estado de alarma a las comunicaciones: sin portabilidades, devoluciones ni campañas de captación

3 minutos
  • Las medidas suponen un cambio radical en la contratación de servicios de telefonía e Internet
  • El Gobierno ha tomado medidas para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19

coronavirus-comunicacionesEl Gobierno de España ha aprobado una serie de medidas para hacer frente a la pandemia de coronavirus y que afectan especialmente al desarrollo de las comunicaciones fijas y móviles en el país. Las medidas, que se adoptan como consecuencia del estado de alarma decretado el pasado sábado, han sido dictadas con carácter extraordinario para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19 y se incluyen en el Real Decreto-ley 8/2020 de 17 de marzo, que ha sido publicado en el Boletín Oficial del Estado este miércoles.

¿Cuáles son las disposiciones adoptadas y cómo afectarán a los consumidores de telefonía e Internet en el país? ¿Hasta cuándo estarán en vigor? En este artículo damos respuesta a estas y otras preguntas que puedas tener en un momento en el que las operadoras han pedido un “uso racional” de las redes de telecomunicaciones para evitar el colapso puntual de los servicios. Sin embargo, más allá de esta recomendación, las medidas aprobadas por el Gobierno van a suponer un cambio radical en la contratación de servicios de telefonía e Internet.

Suspensión temporal de la portabilidad fija y móvil

Una de las principales medidas aprobadas por el Gobierno ha sido la suspensión temporal de las portabilidades, tanto de números de telefonía fija como de números de telefonía móvil, entre las distintas operadoras.

El objetivo es evitar que los usuarios se desplacen físicamente a establecimientos y centros de atención al cliente para realizar la solicitud o, por ejemplo, que tenga que realizarse un envío de paquetería para hacerles llegar su nueva tarjeta SIM. Del mismo modo, también se quiere evitar que los técnicos de las compañías tengan que desplazarse hasta el domicilio de los usuarios para realizar la instalación del nuevo cableado para el servicio de fibra óptica, por ejemplo.

La medida, que ha entrado en vigor con carácter inmediato, afecta a todas las solicitudes de portabilidad que no estén ya en curso y se mantendrá mientras dure el estado de alarma y sólo podrá saltarse en casos de extrema necesidad, como por ejemplo, si una compañía de telecomunicaciones dejase de dar servicio a una localidad.

Esta nueva situación supondrá una caída muy brusca del número total anual de solicitudes de portabilidad. El año pasado se superaron los 7,3 millones de cambios de compañía, cifra récord en la historia de las telecomunicaciones en España, y las operadoras ya dan por hecho que la cifra de 2020 posiblemente no llegue ni a la mitad aunque se levantase el estado de alarma en los próximos meses.

Suspensión de las campañas de contratación de servicios

De la misma manera, y con la misma intención, la de evitar desplazamientos innecesarios, el Gobierno ha señalado que, mientras dure el estado de alarma, los proveedores de servicios de comunicaciones electrónicas no podrán realizar campañas comerciales extraordinarias de contrataciones de servicios que requieran la portabilidad del número fijo o móvil. Esto quiere decir que las operadoras deben paralizar, por ejemplo, las llamadas que realizan sus call center de manera proactiva para invitar a los usuarios a cambiarse de compañía ofreciéndoles una promoción.

Por el contrario, las operadoras, tanto de telefonía como de Internet, sí podrán seguir realizando llamadas telefónicas o haciendo campañas comerciales para ofrecer a sus clientes nuevos bonos o planes comerciales, siempre que su contratación no implique un desplazamiento ni haya necesidad de envío de equipos o de que acuda un técnico al domicilio. Por ejemplo, la compañía de un usuario de telefonía móvil podría informarle de una tarifa con más minutos llamadas gratuitas pero no podría ofrecerle pasarse a un pack con televisión, lo que sí implicaría que un especialista acudiese a su hogar habitual a realizar la instalación.

Interrupción de los plazos de devolución

El paquete de medidas anunciado por el Gobierno también supone la interrupción de los plazos de devolución de los productos de telefonía móvil e Internet que los usuarios hubieran comprado por cualquier modalidad, ya sea de forma presencial o de manera online.

Así, si un usuario hubiese comprado un teléfono móvil hace siete días, aún tendría otros siete para proceder a su devolución. Sin embargo, al declararse el estado de alarma, el plazo quedará interrumpido, por lo que podrá disfrutar de esos siete días a partir del momento en el que pierda vigencia la declaración del estado de alarma o la prórroga de este, si se produce.

Prohibición del corte de suministro

El Gobierno también ha reflejado en su Real Decreto Ley publicado en el BOE que las compañías que ofrecen servicios de telecomunicaciones no podrán cortar el suministro a los hogares vulnerables o en situación de precariedad económica. Los operadores tendrán que mantener los servicios contratados por sus clientes a fecha de inicio del estado de alarma, sin posible interrupción ni siquiera en caso de impago, según la nueva normativa, para mantener sus posibilidades de comunicación durante el aislamiento forzoso.

Además de telefonía e Internet, esto también afecta a otros bienes servicios como electricidad, agua y gas.

¡Compártelo en redes!