Diez películas divertidas para combatir el Blue Monday

Encuentra las mejores tarifas de telefonía e Internet

 

El tercer lunes del mes de enero se conoce popularmente como el “Blue Monday” y es, supuestamente, el día más triste y deprimente del año. Puede que sea por el final de la Navidad, porque nos encontremos en el punto álgido de la cuesta de enero o por una combinación de éstos y otros motivos, pero la realidad es que este lunes es declarado de manera unánime como el “día internacional del bajón” en todo el mundo.

¿Cómo podemos combatirlo? Quizá recurriendo al cine. Elegir una buena película que despeje nuestra mente de penurias y terrores existenciales es una gran opción. Por ello, hoy te presentamos diez películas muy divertidas que harán que te olvides del Blue Monday y te sacarán, como mínimo, una sonrisa.

 

 

The Disaster Artist

James Franco dirige y protagoniza esta oscarizada película que trata de manera verídica el rodaje de la considerada como peor película de la historia: “The Room”.

James Franco interpreta a Tomy Wiseau, el excéntrico y misterioso director, productor, guionista y actor principal de “The Room”. Su hermano Dave encarna el papel de Greg Sestero, el mejor amigo y socio de Wiseau en la delirante producción de “The Room”.

El rodaje de “The Room” ocurrió realmente. Wiseau lo apostó todo para entrar en Hollywood por la puerta grande, pero el resultado fue todo lo contrario: una película tan mala que se ganó el estatus de film de culto de manera instantánea. Hoy, “The Room” se proyecta en cines de todo el mundo arrastrando una legión de fans que la adoran de manera incondicional como una gran comedia, en lugar del drama que pretendía ser.

Pues bien, “The Disaster Artist” recrea todo aquello que sucedió durante el rodaje de “The Room” de una manera divertidísima. Si no has visto “The Room”, quizá deberías hacerlo primero, aunque no es requisito indispensable para partirse de risa.

 

Fantástico Señor Fox

Dirigida por Wes Anderson, esta película basada en un libro de Roald Dahl tiene el honor de ser una de los mejores filmes de animación para adultos de la historia. En este largometraje se encuentra al Señor Fox, doblado por George Clooney, que vive una vida de paz y tranquilidad en el bosque junto a su esposa, a la que Meryl Streep pone voz.

Al ser un zorro, no puede evitar su naturaleza y pasa las noches robando animales de las granjas cercanas, lo que genera una cacería a gran escala patrocinada por una alianza de tres granjeros contra el Señor Fox y su hábitat. Canciones y aventuras animadas a golpe de stop motion, con el sello característico de Wes Anderson, harán que te olvides de las penas del Blue Monday.

 

Dave made a Maze

Esta producción canadiense independiente parte de una alocada premisa. Dave (Nick Thune) construye un laberinto de cartón en su salón. Lo que por fuera parece un fuerte hecho por un niño, esconde un interior gigantesco en el que Dave termina por perderse.

Entonces sus amigos y su novia se adentran en el mortal laberinto para rescatarlo mientras se enfrentan todo tipo de trampas: un minotauro de cartón… y todas las inseguridades que aparecen en cualquier ser humano cuando supera la treintena y se acerca a los 40.

Se trata de una producción de bajo presupuesto que logra mucho con muy poco. El guión es divertidísimo, y los decorados, hechos totalmente con cartón, son todo un despliegue de imaginación. 

 

La ciudad de la estrellas (La La Land)

A nadie amarga un musical. Emma Stone y Ryan Gosling protagonizan esta comedia romántica en la que ambos quieren medrar en la fama que ofrece Los Ángeles. Esta película está dirigida por Damien Chazelle, director de “Whiplash”, por lo que podemos esperar ritmo a raudales y una dirección frenética.

Sus canciones se han hecho muy famosas, por lo que no te sorprendas si te ves tarareando algunos de los temas que aparecen en la película aunque no la hayas visto antes. Un buen número de baile puede ser un gran remedio para combatir el lunes más triste del año.

 

Atrapado en el tiempo

Mucha gente conoce esta película como “El día de la marmota”, pero su verdadero título es “Atrapado en el tiempo”. En ella, Phil (Bill Murray), se ve obligado a revivir el mismo día una y otra vez. No importa lo que haga, cada vez que suena el despertador, se despierta en el Día de la Marmota, la jornada del año en el que un simpático animal decide si el invierno se prolongará. Nadie más parece darse cuenta excepto él, que tras desesperarse, empieza a intentar sacar partido al día que tiene que vivir una y otra vez.

Aunque solo por Bill Murray ya merece la pena, el concepto del día en bucle está muy bien tratado en esta película que, si no has visto, deberías ver. Es todo un clásico.

 

Mejor imposible

En este film, dirigido por James L. Brooks, Melvin Udall (Jack Nicholson) encarna a un escritor de éxito. Pero también es una persona tremendamente neurótica y desagradable que padece un caso muy serio de trastorno obsesivo compulsivo. Un día, se tiene que ocupar del perro de su vecino, lo que es un punto de inflexión para él.

Esta película mezcla un guión genial con unas interpretaciones sobresalientes, con lo cual es difícil no disfrutarla.

 

Amanece que no es poco

No podemos olvidar el cine patrio a la hora de hacer nuestra lista anti Blue Monday. Este clásico del humor surrealista dirigido por José Luis Cuerda es terriblemente divertido. La película empieza con Teodoro (Antonio Resines) tomándose un año sabático. A partir de aquí, el guión se destruye y el resultado es una película delirante y desternillante al mismo tiempo.

No esperes una trama complicada, porque la película parece más una sucesión de sketches de comedia que un conjunto sólido, pero esto no es impedimento para partirse de risa, por supuesto. Además, “Amanece que no es poco” está de actualidad, ya que su secuela, “Tiempo Después” acaba de estrenarse y está en la actualidad en cartelera.

 

El nombre

“El nombre” es un gran ejemplo del humor conversacional francés reciente. Toda la película se desarrolla en un salón, en el que unos amigos se reúnen para cenar. Durante la cena, uno de los invitados (hermano y cuñado de los anfitriones) comunica a los presentes que va a ser padre. Pero la alegría dura poco cuando comenta a los presentes qué nombre tiene pensado poner a su hijo.

Se trata de una comedia inteligente basada puramente en el guión, que recuerda mucho a la comedia francesa “La cena de los idiotas”. Si te gusta ese tipo de cine, seguro que la disfrutarás.

 

El jovencito Frankestein

Esta perla de Mel Brooks no podía faltar en el listado para satisfacer a aquellos que busquen algo más clásico. Es una parodia de la historia de Frankestein en la que el doctor Frederick Frankenstein (Gene Wilder) encarna a un neurocirujano que trata de escapar del estigma legado por su abuelo, quien creó un monstruo. Pero cuando hereda el castillo de Frankenstein y descubre un extraño manual científico en el que se explica paso a paso cómo devolverle la vida a un cadáver, comienza a crear también su propio monstruo.

Además de ser tronchante, un poco de cine en blanco y negro para estimular la parte nostálgica del cerebro nunca viene mal.

 

Mentiroso compulsivo

Jim Carrey da vida en este filme a Fletcher Reede, un abogado terriblemente bueno y sin ningún tipo de escrúpulos. Al menos hasta que su hijo, cansado de las mentiras de su padre, decide pedir un deseo de cumpleaños que hará que el personaje solo pueda decir la verdad.

Esta clásica comedia reventó la taquilla en 1997, y no es de extrañar, ya que durante aquellos años, Jim Carrey estaba a la vanguardia del humor de Hollywood. Solo por el hecho de ver las demenciales expresiones faciales del actor merece la pena echar un vistazo a este título para plantarle cara al lunes más triste del año. ¡Ánimo!

 


COMPARAR TARIFAS DE INTERNET Y MÓVIL

¿Te ha resultado interesante?

¡Gracias por darnos tu opinión!

Rastreator Rastreator.com