Guía para eliminar las cláusulas suelo de la hipoteca

La cláusula suelo es una de las que más controversias ha traído a los préstamos hipotecarios y que más los encarecen. De hecho, según datos recientes de la Asociación de Impositores y Usuarios de Bancos y Cajas de Ahorros de Aragón (ADICAE) los usuarios que tengan una hipoteca con cláusula suelo pueden llegar a pagar en cada cuota un tipo de interés 23 veces superior que si no la tuvieran.

En mayo de 2013, el Tribunal Supremo declaró nulas las cláusulas suelo que no cumplieran con los requisitos de transparencia. Hace unos meses (agosto de 2015) un juzgado de Gijón dictó la primera sentencia firme que elimina la cláusula suelo y que condena a la entidad bancaria a devolver al cliente afectado unos intereses de 1.700 euros.

Aunque en los últimos años ha habido entidades que han optado por quitar de sus préstamos las cláusulas suelo todavía quedan algunas que resisten y las siguen aplicando. Desprenderse de ellas es posible, aunque no suele ser fácil, y existen varias vías para hacerlo.

¿Qué es una cláusula suelo?

La cláusula suelo es el instrumento utilizado por algunas entidades financieras para establecer unos tipos de interés mínimos en los préstamos hipotecarios. Los usuarios con cláusula suelo se verían afectados si el tipo variable al que tiene referenciada su hipoteca (el Euríbor en la mayoría de las hipotecas) se sitúa por debajo del límite establecido en la hipoteca. Por ejemplo, si tienes firmada una hipoteca a “Euríbor +1%” en agosto deberías haber pagado un interés del 1,161% ya que cerró al 0,161%. Pero si tu préstamo incluye una cláusula suelo del 4%, el interés que tendrás que pagar será ese.

Esta cláusula impide que los hipotecados españoles se puedan beneficiar de las bajadas que ha registrado el Euríbor. Como el mínimo histórico del pasado mes de agosto, que supondría un ahorro anual de más de 200 euros.

En el lado opuesto se encuentran las cláusulas techo. Con éstas lo que la entidad fija es un tipo de interés máximo. Para que una cláusula suelo no sea declarada nula es un requisito obligatorio que cuente a su vez con una techo. Gracias a este requerimiento, en caso de que el Euríbor se dispare, el usuario no tendría que pagar una cuota mucho mayor.

Sentencia en 2013 del Tribunal Supremo

Una clausula suelo puede ser legalmente abusiva si no cumple determinados requisitos. Si tu hipoteca era una de las que contaba con este tipo de clausula debes saber que desde la sentencia de 2013 del Tribunal Supremo tu entidad bancaria tendría que haberla anulado automáticamente. Ahora bien, si quieres reclamar el dinero que has estado pagando de más deberás acudir a la vía judicial (de forma individual o colectiva).

¿Cuándo una cláusula suelo es abusiva?

Los supuestos que tenía que cumplir una cláusula suelo para ser anulada son los de incluir suelo pero no techo o que este ultimo fuera tan elevado que llegara a ser inasumible. Otra de las cosas que podían motivar su anulación era que la oferta vinculante que te hubiera hecho el banco no se mencionara el interés de la cláusula suelo o si no la hubieras firmado.

Una cláusula suelo tiene que tener techo para no ser abusiva

Restitución de intereses

El 25 de marzo de 2015 la sala de lo Civil de Tribunal Supremo reiteró el derecho de los afectados por las cláusulas abusivas a ser indemnizados, en cierto modo, por ello. De este modo, si las cláusulas suelo de tu hipoteca fueron declaradas nulas ahora tu entidad bancaria debe abonarte lo que pagaste de más desde mayo de 2013 (fecha de publicación de la sentencia de TS) hasta el día de hoy.

¿Cómo reclamar la eliminación de las cláusulas suelo?

La otra cara de la moneda es tener una hipoteca con cláusula suelo que no sea de las calificadas como “abusivas”. En este caso, la forma para solicitar la anulación cambia y se resume en 3 vías: acudir a la entidad bancaria, a los tribunales de justicia y al Banco de España.

Acudir a la entidad bancaria

BBVA, Novagalicia o Cajamar, los bancos que se vieron afectados directamente por la sentencia del TS de mayo de 2013, fueron obligados a eliminar automáticamente las cláusulas suelo de los préstamos hipotecarios de sus clientes. Si éste fue tu caso, sólo tenías que exigirlo e incluso pedir los intereses que hubieras pagado de más desde ese momento hasta la actualidad.

Ahora bien, si perteneces a otra entidad distinta a éstas, entonces, debes solicitarles que eliminen de tu hipoteca las cláusulas suelo dirigiéndote al Servicio de Atención al Cliente. Esta vía no suele ser el último paso ya que en la mayoría de las ocasiones el banco o se niega a retirarlas o puede pedirte a cambio la contratación de otros productos e incluso la modificación del contrato.

Acudir al Banco de España

El siguiente paso que puedes dar, tras haber reclamado ante  los Servicios o Departamentos de Atención a la Clientela y los Defensores del Cliente de tu entidad, es acudir al Departamento de Conducta de Mercado y Reclamaciones del Banco de España. A esta vía sólo podrás acudir cuando acredites que tu banco ha denegado tu reclamación, que tu petición ha sido desestimada o que han pasado 2 meses desde que las presentaste y no has obtenido una resolución.

En 2013, el regulador bancario español recibió 18.387 reclamaciones relacionadas con las cláusulas suelo, más de la mitad del total de las quejas que ascendió a las 34.645, según su Memoria de Reclamaciones publicada en diciembre de 2014. El 82% de este tipo de quejas se resuelven a favor de los clientes frente al 18% que son favorables para las entidades.

Ahora bien, la sentencia del BdE no es vinculante. Es decir, el regulador no puede obligar a tu banco a eliminarte la cláusula suelo. De hecho, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), sólo 1 de cada 4 entidades acatan su decisión. En 2013, de todos los casos en los que el BdE emitió un informe favorable al consumidor los bancos sólo rectificaron en el 24,8% de ellos. Eso sí, es una cifra superior al 18,3% de 2012.

Acudir a los tribunales de justicia

La última vía a la que puedes acudir para conseguir la nulidad de las cláusulas suelo de tu hipoteca es la judicial. Para presentar una demanda ante los tribunales no es necesario que hayas acudido previamente al Banco de España. Es otra opción con la que cuentas para desprenderte de la cláusula suelo de tu hipoteca e incluso recuperar el dinero que has pagado de más.

Esta vía es más cara que las 2 anteriores ya que el demandante tendrá que hacer frente a varios gastos propios del proceso judicial como los relacionados con el abogado y el procurador o las costas judiciales. Además, se trata de un proceso más lento. Ahora bien, desde el 1 de octubre de 2015, y gracias a la reforma de reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial, el proceso se agilizará. Desde esa fecha la tramitación y resolución de las demandas relacionadas con las cláusulas suelo pasarán a ser competencia de los tribunales civiles, es decir, los de Primera Instancia, en lugar de los mercantiles.

La reforma de la ley agilizará el proceso de reclamación

Estos últimos sólo se encargarán de las demandas colectivas. De este modo, los afectados por cláusulas suelo pasarán de esperar hasta 3 años para tener una sentencia a un plazo que oscilará entre los 6 y los 9 meses.

Comparar hipotecas antes de contratar

Aunque cada vez son menos los bancos que incluyen cláusulas suelo en los préstamos bancarios que comercializan todavía queda alguno en el mercado. El principal inconveniente de las hipotecas que cuentan con estas disposiciones es el encarecimiento de los préstamos. De hecho, las personas que tengan esta cláusula no podrán beneficiarse del abaratamiento que experimentaran las hipotecas como consecuencia de la reciente bajada del Euríbor.

Por eso, a la hora de pedir un préstamo para la adquisición de una vivienda hay que prestar especial atención a las cláusulas incluidas en el contrato. Una de las mejores maneras de no equivocarse es comparando entre la oferta disponible en el mercado.

Septiembre de 2015
COMPARAR HIPOTECAS

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Hipotecas