Hipoteca fija o variable, ¿cuál elegir en 2024?

5 minutos
    • Antes de comprar una casa es normal que te preguntes qué es mejor ¿una hipoteca fija o una variable?
    • El aumento del euríbor y los intereses está provocando que los tipos de ambos productos estén cada vez más cerca

    hipoteca fija o variable

    Comprar una casa es una decisión que necesita ser tomada de forma meditada. Salvo que tengas ahorros suficientes como para abonar a toca teja el pago de la misma, tendrás que solicitar una hipoteca, algo que marcará tu economía durante los próximos años. Y es que tienes que tener en cuenta que es un producto de financiación a largo de plazo y de elevado importe.

    Se trata de una decisión complicada, más aún en un contexto de subida de intereses, tanto los tipos variables como los fijos, y encarecimiento de los préstamos. Ante este panorama es normal que te preguntes si es mejor una hipoteca fija o una hipoteca variable. ¿Merece la pena arriesgarse a que el euríbor siga subiendo o es mejor contratar una hipoteca fija aunque su interés no baje del 3%? En Rastreator analizamos algunos factores que pueden ayudarte a resolver dudas de cara al futuro.

    Diferencias entre hipoteca a tipo fijo e hipoteca variable

    La principal diferencia entre las hipotecas fijas y variables es que con la primera vas a pagar la misma cuota todos los meses, mientras que en las segundas el interés está ligado a un índice de referencia como el euríbor y tu cuota subirá o bajará en función de su evolución.

    A priori, los tipos de interés de las hipotecas variables son menores que los de las de las hipotecas a plazo fijo. Sin embargo, esto no siempre es así, y puede incluso invertirse, ya que depende de la situación del mercado. Por ello, antes de contratar un préstamo hipotecario es importante evaluar los pros y los contras que tiene cada tipo de producto.

    La principal razón para contratar una hipoteca a plazo fijo es blindarse ante los posibles cambios del mercado y las subidas en los tipos de interés. De este modo, el cliente evita que haya subidas inesperadas en la cuota de su hipoteca.

    Al contratar una hipoteca variable, es el cliente el que asume el riesgo de las fluctuaciones del mercado, o lo que es lo mismo, las variaciones del tipo de interés al que esté referenciado su préstamo, que en la mayoría de los casos es el euríbor. Este indicador es un índice de referencia del tipo de interés al que las entidades financieras se prestan dinero en el mercado del euro y varía diariamente.

    Características de las hipotecas fijas

    Las hipotecas fijas y variables, al igual que cualquier otro préstamo hipotecario, son un producto bancario con el que puedes obtener financiación para comprar una vivienda. Su objetivo es el mismo, pero tienen características muy diferentes.

    Ventajas de las hipotecas fijas

    Independientemente de si la situación del mercado hace que merezca más la pena contratar un tipo de préstamo u otro, las hipotecas fijas tienen una serie de ventajas que debes conocer. Los principales argumentos de estos préstamos hipotecarios son que sus cuotas son constantes, suponen un menor coste a largo plazo y su negociación con el banco es más sencilla.

    • Cuotas constantes: es el punto a favor que más destaca en las hipotecas fijas. No tendrás sorpresas en las cuotas porque desde el principio del préstamo sabrás lo que vas a pagar todos los meses.
    • Menor coste a largo plazo: las hipotecas fijas suelen tener unos intereses más elevados que las variables, pero los plazos de amortización son más cortos. Esto significa que, a largo plazo, pagarás menos intereses pues los abonarás durante menos tiempo (siempre y cuando el tipo al que se haya contratado no sea muy elevado).
    • Negociación más simple: a diferencia de los préstamos a tipo variable, la cuota de las hipotecas fijas no se actualiza cada poco tiempo. Esto te otorga más facilidad a la hora de negociar las condiciones del préstamo. Lo único único que deberás negociar con el banco será el tipo al que este ofrecerá la hipoteca fija.

    Inconvenientes de las hipotecas fijas

    Las hipotecas a tipo fijo siempre han tenido poca tradición en España debido a sus elevados intereses, salvo cuando el euríbor ha estado en mínimos. Y es que, a pesar de que las hipotecas fijas han sido muy populares en los últimos años, este tipo de productos también presentan algunas desventajas, como los intereses elevados, el plazo de amortización, las comisiones o los productos vinculados para reducir el interés.

    • Intereses más altos: las hipotecas fijas suelen tener intereses más altos a cambio de protegerse en el futuro frente a posibles subidas. Este punto es un arma de doble filo porque puedes estar pagando cifras más elevadas si el índice al que se referencia baja durante los años de vida del préstamo.
    • Plazo de amortización es más corto: los plazos de amortización en los que se mueven las hipotecas fijas siempre se han situado entre los 10 y los 15 años. Esto implica que el cliente tendrá menos tiempo para devolver el préstamo. Además, si quieres ampliar este plazo, tendrás que pagar unos intereses más elevados.
    • Más comisiones: las hipotecas fijas suelen tener un mayor número de comisiones y más altas respecto a las variables. Las más habituales son los gastos de apertura, la comisión de subrogación o la de amortización anticipada.
    • Más productos vinculados: otra de las desventajas de las hipotecas a tipo fijo es la contratación de productos vinculados para que reducir lo máximo posible los intereses que vas a pagar. Pueden ser desde seguros de vida u hogar, hasta domiciliación de recibos.

    Ventajas de las hipotecas variables

    Las hipotecas variables también tienen ciertas ventajas que las hacen atractivas, como unos tipos de interés más bajos al inicio del préstamo, la posibilidad de tener una cuota más baja en el futuro o menos vinculaciones y comisiones.

    • Sujetas a la evolución del euríbor: el hecho de que estén sujetas a la evolución del euríbor supone su mayor ventaja y, en ocasiones, su principal inconveniente. Desde un punto de vista positivo, la variación del precio del dinero puede suponer un abaratamiento de las cuotas en un contexto económico de intereses bajos.
    • Plazo de amortización más largo: las hipotecas variables ofrece cierta flexibilidad al comprador ya que es posible extender la devolución del préstamo hasta los 40 años. Por lo tanto, esto supone una ventaja para quienes necesiten pagar cuotas reducidas.
    • Suelen ser más económicas: siempre y cuando el euríbor esté en niveles bajos, las hipotecas variables tendrán intereses más reducidos respecto a las de carácter fijo. Esto implica que los bancos también ofrecerán diferenciales más atractivos, dando como resultado un precio más económico si no se extiende demasiado en plazo.
    • Menos comisiones y menos vinculación: aunque las hipotecas fijas se asemejan, cada vez más, a las variables con el objetivo de impulsar su contratación, lo cierto es que, en cuanto a comisiones, las segundas siguen siendo más flexibles. Además, suele ser necesaria la contratación de un menor número de productos, aunque por lo general se exige un seguro de vida y una póliza de hogar.

    Inconvenientes de las hipotecas variables

    Pese a que las hipotecas a tipo de interés variable siempre han tenido una larga tradición en España, también tienen algunos puntos negativos. Entre los inconvenientes de las hipotecas variables destacan:

    • Cuotas inestables: la modalidad variable puede suponer una gran desventaja ya que depende únicamente de los movimientos del euríbor. Esto significa que si el índice al que se referencian las hipotecas sube, también lo hará la cuota mensual.
    • Extender los plazos encarece el préstamo: las hipotecas variables se caracterizan por tener más flexibilidad en cuanto a plazos. Sin embargo, cuanto más se alargue el plazo de amortización del préstamo, más intereses tendrás que pagar.
    • Negociación más complicada: la necesidad de obtener un diferencial reducido a la hora de pedir una hipoteca variable llevará al cliente a tener que negociar con su entidad bancaria.

    ¿Qué es mejor una hipoteca fija o una variable?

    Aunque el escenario económico será determinante para tomar una decisión, es preciso que cada persona valore su situación personal. Aquellos a los que no les gusta arriesgar con su dinero, tienen en la hipoteca fija el producto perfecto para financiar su vivienda, gracias a la seguridad que aporta su blindaje frente a futuros vaivenes que pueda registrar el euríbor. Y es que en una hipoteca fija es la entidad quien afronta el riesgo del tipo de interés, mientras que en las variables, es el cliente.

    Así, si te decantas por una hipoteca fija sabrás lo que pagarás cada mes durante toda la vida del producto. Se trata, por tanto, de un modelo de financiación más sencillo para el hipotecado, puesto que desde el principio puedes visualizar los costes de tu préstamo, porque tu cuota siempre será la misma.

    Sin embargo, la oferta de esta modalidad hipotecaria es cada vez más reducida y con intereses más elevados. De hecho, en la actualidad es difícil encontrar hipotecas fijas con un interés por debajo del 3%.

    Respecto a las hipotecas variables, la principal ventaja en la actualidad es que las entidades bancarias están centrando sus esfuerzos en atraer a los clientes hacia este producto bajando los diferenciales. El euríbor está al alza y se espera que siga subiendo durante este año, pero los intereses son más bajos al principio del préstamo.

    Compara las mejores hipotecas

    Si te decides a contratar una hipoteca fija, estas son, según nuestro análisis, las mejores del mercado:

    Hipoteca Fija Cumpliendo Condiciones

    TAE

    3,50 %

    2,85% TIN

    CUOTA

    699 €/mes

    Hipoteca Fija Sin Comisiones

    TAE

    3,45 %

    3,40% TIN

    CUOTA

    743 €/mes

    Hipoteca Fija Sin Comisiones

    TAE

    2,68 %

    2,65% TIN

    CUOTA

    684 €/mes

    Hipoteca Fija

    Ver detalles

    TAE

    3,49 %

    2,89% TIN

    CUOTA

    703 €/mes

    Hipoteca Fija Inteligente Bonificada EVO

    Ver detalles

    TAE

    3,38 %

    2,90% TIN

    CUOTA

    704 €/mes

    Por el contrario, si prefieres una hipoteca variable, en el análisis realizado por Rastreator podrás encontrar las mejores ofertas para financiar la compra de tu casa:

    Hipoteca Variable Sin Comisiones

    Ver detalles

    TAEVariable

    1,29 %

    1,99% TIN el primer año
    Euríbor+0,99% el resto de años

    CUOTA

    635 €/mes

    635€/mes el primer año
    559€/mes el resto de años

    Hipoteca Variable

    Ver detalles

    TAEVariable

    4,61 %

    1,50% TIN el primer año
    Euríbor + 0,75% el resto de años

    CUOTA

    600 €/mes

    600€/mes el primer año
    822€/mes el resto de años

    Hipoteca "sin mochila" Compraventa

    Ver detalles

    TAEVariable

    3,23 %

    1,59% TIN el primer año
    Euríbor + 0,89% el resto de años

    CUOTA

    524 €/mes

    524€/mes el primer año
    638€/mes el resto de años

    Hipoteca Variable sin condiciones

    TAEVariable

    4,15 %

    Euríbor + 0,50% TIN el primer año
    Euríbor + 0,60% el resto de años

    CUOTA

    545 €/mes

    545€/mes el primer año
    759€/mes el resto de años

    Hipoteca Variable

    TAEVariable

    4,62 %

    2,60% TIN el primer año
    Euríbor + 0,49% el resto de años

    CUOTA

    680 €/mes

    680€/mes el primer año
    801€/mes el resto de años

    Compara las mejores hipotecas

    Conseguir una hipoteca puede convertirse en todo un quebradero de cabeza. Elegir el banco, decidir si se contrata una fija o una variable o definir cuál será el plazo de amortización son cuestiones que pueden contribuir a alargar el proceso de solicitud más de lo esperado. En el comparador de hipotecas de Rastreator podrás estudiar todas las opciones y elegir la que más se adapte a tu situación financiera y personal. Además, si no estás seguro del dinero que te puede prestar el banco puedes utilizar nuestro simulador de hipotecas para saber a qué casa puedes aspirar.

    Escrito por:
    Leticia Iserte

    Periodista multidisciplinar especializada en información económica, marketing y publicidad. Ha desarrollado su carrera profesional en diferentes medios de comunicación, principalmente impresos y digitales, pasando también por la comunicación institucional y corporativa.