Para qué sirve una caja fuerte y dónde ponerla

  • Una caja fuerte evita los robos de bienes guardados en domicilios y negocios
  • Puede ser un requisito para contratar un seguro de Hogar o de Empresa

Los bancos son el lugar en el que se suele guardar el dinero y en ocasiones las posesiones más preciadas. Pero hay quien prefiere tener en casa sus bienes, o al menos una parte de ellos. Para este tipo de público están pensadas las cajas fuertes o de seguridad, contenedores blindados que intentan evitar los robos.

Una caja de seguridad no es algo que esté reservado a las grandes fortunas. Las hay para todos los bolsillos y algunas responden a necesidades muy específicas. Muchos particulares cuentan con una en su domicilio y es muy habitual encontrarlas en negocios grandes y pequeños. También están presentes en muchos hoteles para que los huéspedes puedan dejar sus enseres con tranquilidad en la habitación.

Qué meter en la caja

Una caja de seguridad no tiene que estar siempre llena de fajos de billetes, en realidad hay algunas otras cosas lo suficientemente importantes como para que un usuario se preocupe de protegerlas. El ejemplo más evidente son las joyas, objetos de pequeño tamaño pero de gran valor económico. Otro ejemplo clásico son los documentos importantes como títulos de propiedad, bonos o acciones.

Pero el catálogo de cosas que se pueden guardar en una caja de seguridad es mucho más amplio. En el mercado existen cajas específicas para armas de fuego y municiones. La ley exige a los propietarios de pistolas y escopetas contar con un armario blindado para guardarlas.

También es posible encontrar cajas que protegen equipos electrónicos que, por su valor propio o por los datos que contienen necesitan un grado extra de protección. Un ejemplo son los servidores de grandes empresas o alojamientos web o los discos duros donde se almacenan las imágenes de las cámaras de seguridad.

Encontrar el lugar para la caja fuerte

El lugar perfecto para una caja fuerte es aquel en el que el ladrón nunca pueda encontrarla. Escoger el escondite perfecto puede exigir un poco de psicología inversa y hallar ese lugar recóndito e inverosímil o por el contrario demasiado a la vista como para que a ningún amigo de lo ajeno se le ocurra mirar.

En la actualidad se pueden encontrar en el mercado cajas fuertes que se integran en las paredes de casa o en el suelo para que sea mucho más difícil detectarlas. Las que se instalan en el suelo pueden ir bajo una alfombra o tapadas con uno de los mismos azulejos. En las paredes se pueden tapar con muebles, telas o el más clásico de todos: con un cuadro. Pero también hay soluciones más originales que permiten instalar la caja en el jardín, como si fuera una llave de riego, o en grandes armarios que parecen cualquier cosa menos una caja de seguridad.

Tipo de caja de seguridad

No todas son iguales y el mercado es lo suficientemente grande como para que podamos encontrar una adaptada a cualquier necesidad. Existen cajas pequeñas en las que guardar algo de dinero en un armario y habitaciones enteras que son una fortaleza, éstos son los principales tipos que se venden:

Cajas fuertes de sobreponer

Son el modelo más clásico: una caja que se puede poner encima de un mueble o dentro de un armario y por su propio peso impide que se pueda transportar con facilidad. Es la primera opción para la mayoría de los particulares en su casa y también, en general, la solución más económica.

Cajas fuertes de empotrar

Estas cajas requieren de una pequeña obra para su instalación, ya que se encastran en un tabique o muro para mayor seguridad. De esta manera se dificulta aún más la opción de que el caco pueda llevarse la caja entera para abrirla después en un lugar seguro. No son por sí mismas más caras que las de sobreponer, pero su instalación eleva los costes.

Cajas camufladas

Son las cajas de seguridad que se disimulan haciéndolas pasar por un objeto cotidiano. Las hay para todos los gustos y algunas demuestran que los diseñadores del sector pueden ser realmente creativos. Hay cajas camufladas que simulan jarrones, latas de refresco, relojes o libros. Una de las más populares a día de hoy es la que se encaja en la pared simulando ser la caja de un enchufe.

Armeros

Cajas de seguridad específicamente pensadas para proteger armas de fuego de los amigos de lo ajeno o de niños o personas no autorizadas. Las hay para armas cortas o largas y normalmente tienen aspecto de armario. Según la legislación española son obligatorias para casi todos los propietarios de un arma de fuego y exigen una homologación concreta. Sólo se salvan de esta obligación los policías en casos muy concretos.

Cajas especiales

Botiquines protegidos, armarios para llaves acorazados, habitaciones anti pánico con puertas blindadas, buzones acorazados… Las empresas de seguridad ofrecen todo tipo de productos para asegurar nuestras posesiones en diferentes circunstancias.

Las clases

Las cajas de seguridad son un sector sujeto a inspecciones oficiales y homologaciones. Las autoridades han establecido normas para poder diferenciar la resistencia de las diferentes cajas fuertes a los intentos de robo con unos criterios objetivos, más allá del lenguaje publicitario. Además, esta clasificación sirve para exigir a distintos colectivos que se hagan con cajas de seguridad de una determinada resistencia o para que las empresas de seguros puedan calcular mejor sus riesgos.

Por ejemplo, a los poseedores de un arma de fuego se les exige que cuenten con una caja de seguridad de al menos grado III. Existen también requerimientos especiales para joyerías, establecimientos de loterías, estancos o gasolineras. Las categorías se calculan llevando a cabo pruebas sobre las cajas como su resistencia a intentos de penetración, taladro, lanza térmica, incendio, impacto…

Robos, seguros y cajas de seguridad

Por desgracia, por muy escondida que esté la caja o aunque su protección cuente con los sistemas más sofisticados, lo cierto es que toda caja de seguridad puede ser robada. A pesar de esto, los seguros de Hogar y de Negocio valoran muy positivamente la presencia de estos dispositivos en los domicilios. De hecho, muchas compañías de seguros exigen la instalación de cajas de seguridad homologadas para extender pólizas sobre algunos negocios.

En los domicilios, la caja fuerte puede ser la única opción para que la compañía de seguros se decida a asegurar artículos como joyas de elevado valor o grandes cantidades de dinero en efectivo. Algunas compañías exigen ciertos requisitos a las cajas de seguridad, como que estén empotradas en la pared o que pesen más de 100 kilogramos.

Para contratar un seguro de Hogar, con o sin caja fuerte, lo mejor es comparar entre las distintas opciones que te ofrecen las compañías. Con el comparador de pólizas de Hogar de Rastreator.com puedes encontrar el mejor precio para proteger tu hogar de todo tipo de riesgos, incluidos los robos a las cajas fuertes.


COMPARAR SEGUROS DE HOGAR

Javier BarrosoRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de hogar