¿Por qué contratar un seguro de Hogar?

Noviembre de 2014

  • En España contratar un seguro de Hogar no es obligatorio salvo que la vivienda esté hipotecada.
  • Daños por agua, eléctricos, incendios, robos y hurtos, son algunos de los siniestros que suele cubrir una póliza de Hogar.

La vivienda es una de las mayores inversiones a las que hacen frente la mayoría de las familias. Su elevado valor hace que para poder adquirirla muchos de sus propietarios tengan que pedir una hipoteca, préstamo que están amortizando a lo largo de hasta 30 años.

Si al precio de la casa en sí se le añade el de todos los bienes que hay en su interior como los muebles, los electrodomésticos, los aparatos electrónicos o incluso las joyas, el valor de ésta aumenta considerablemente. Por eso, la mejor manera de protegerla frente a la multitud de riesgos a los que está expuesta (que no son pocos) y asegurar su gran valor (tanto sentimental como económico), es contratar un seguro de Hogar.

Las coberturas de estas pólizas se organizan en torno a 3 conceptos: continente, contenido y responsabilidad civil. Saber qué es cada una de ellas y de qué protegen, es la clave para entender por qué es tan importante contar con ellas. Y pese a que es posible cubrir de manera individual los infortunios que pueden ocurrir en una casa, la existencia de los seguros Multirriesgo Hogar facilitan las cosas ya que aúnan en una sola póliza un gran número de coberturas.

Seguro de Hogar ¿obligatorio?

El estudio El seguro de Hogar en España: accidentalidad y no aseguramiento publicado en 2011 por la división de Hogar de Línea Directa constató que en España más de 11 millones de viviendas no tenían suscrito un seguro, exactamente el 43% del total del parque oficial de viviendas.

Este elevado número de viviendas sin asegurar se debe, en parte, a que, a diferencia de lo que ocurre en otros países como Francia o Suiza, en España asegurar una casa no es obligatorio a no ser que esté hipotecada, aunque sí es altamente recomendable. De esta manera, el propietario obtiene la tranquilidad necesaria ya que, en caso de que la vivienda sufriera algún daño, estarían protegidos tanto la casa como los bienes que se guardan en su interior. Igualmente, si se sufriera algún robo o las posesiones del asegurado fueran dañadas de alguna manera éste sería compensado según lo fijado en las Condiciones Particulares de la póliza.

Motivos para asegurar una vivienda

Los motivos por los que es conveniente asegurar una vivienda son múltiples. Dejarse un grifo abierto e inundar al vecino de abajo, irse de vacaciones y descubrir a la vuelta que los ladrones han desvalijado la vivienda o que las lluvias torrenciales causen daños de cierta gravedad, son sólo algunos de los accidentes en los que se puede ver implicada una vivienda.

Destrucción de la vivienda

¿Qué ocurre si una eventualidad como un incendio o la explosión de la caldera ocasionan graves daños en una vivienda?, ¿quién asume los costes de las reparaciones y/o reconstrucciones? En el caso de las viviendas siniestradas que no tengan seguro deberán ser los propietarios de éstas las que hagan frente a los daños.

Todo lo contrario ocurre con los hogares que estén protegidos con una póliza ya que ésta garantiza al asegurado el pago de una indemnización con la que poder costear la rehabilitación de su hogar y con la que sustituir los bienes que hubiera perdido.

Además, la compañía aseguradora también suele correr con los gastos derivados de la extinción de un incendio, como pueden ser, por ejemplo, las facturas de la actuación de los bomberos, siempre que no haya sido provocado.

Daños materiales

Un grifo mal cerrado, una tubería en mal estado o una subida de tensión son algunos de los pequeños accidente que pueden tener lugar en una vivienda y cuyas consecuencias pueden ser de una gravedad considerable. Contar con una póliza garantiza al asegurado que los daños por agua o los eléctricos, así como las roturas de cristales o de las placas vitrocerámicas, entre otros, serán subsanados por la compañía con la que se tenga contratado (dentro de las coberturas contratadas). En muchas ocasiones el seguro cubriría hasta los daños estéticos como el cambio de azulejos o losetas e incluso de parte del mobiliario y de los alimentos refrigerados.

Responsabilidad civil

Una fuga de gas o agua no sólo puede generar molestias en el propietario de la casa en la que se haya originado sino que también puede ocasionar daños a un tercero, como pueden ser los vecinos. En este caso, los daños entrarían en la cobertura de responsabilidad civil de la vivienda, pero es el propietario el que tiene que responder de ellos. Esta cobertura suele incluir también el pago de fianzas, indemnizaciones y costes judiciales.

Robo y hurto

Pese a que el último Balance de Siniestralidad Criminalidad elaborado por el Ministerio del Interior reflejó un descenso de un 10% los siniestros por robo en el seguro de Hogar, lo cierto es que este tipo de sucesos es frecuente, sobre todo, durante los periodos de vacaciones. Muchos productos aseguradores incluyen entre sus coberturas algunas específicas para las situaciones de robo y hurto en el interior de la vivienda.

Un seguro de Hogar puede ser más o menos completo en función de cuántas cosas proteja. La mayoría de ellos cubren los daños ocasionados en el domicilio durante el robo, es decir, el continente. Para que también se haga cargo de los bienes, entre ellos las joyas, es necesario tener contratada también la cobertura de contenido y que la aseguradora tenga constancia de la presencia en el hogar de los bienes de valor especial.

Atraco fuera del domicilio

¿Y si el robo se produce fuera del domicilio? Muchas aseguradoras incluyen en sus productos garantías especiales que cubren los objetos robados y/o hurtados en la vía pública. Eso sí, las indemnizaciones suelen ser de una cuantía inferior que cuando el robo tiene lugar en el interior de la vivienda y no suelen reintegrar el dinero en metálico sustraído.

Defensa jurídica

Otra de las coberturas que incluyen muchos seguros de Hogar es la de defensa jurídica, que resulta de gran utilidad en determinados momentos. Se puede acudir a ella para la reclamación de daños ante terceros, defensa penal, reclamaciones laborales o en procedimientos en los casos de fallecimiento.

Servicio Servihogar

Montar muebles, colgar cortinas, fijar los cristales de las ventanas con silicona o purgar los radiadores pueden ser tareas que, mientras que para algunos son muy sencillas otras personas no sabrían ni por dónde empezar. ¿Qué hacer entonces?

Los seguros de Hogar pueden incluir entre sus coberturas servicios de bricolaje o manitas, también conocidos como Servihogar, que se encargan de poner a disposición de sus clientes un conjunto de profesionales encargados de realizar estas tareas cotidianas.

Seguro de Hogar: protección para los arrendadores

Un seguro de Hogar también puede ser el mejor aliado de aquellos propietarios que ponen su piso en alquiler ya que pueden incluir una cobertura que les garantizan el cobro del alquiler. Se suele tratar de una garantía adicional que consiste en abonar al dueño de la vivienda las cuotas impagadas por parte de sus inquilinos y puede llegar hasta un máximo de 12 mensualidades.

Además, y volviendo a la cobertura de defensa jurídica, los arrendadores también podrán utilizar su seguro de Hogar para reclamar los desperfectos que causara su alquilado en la vivienda o incluso el impago de las cuotas, si éste se produjera.

La cuantía de la prima, otra razón

A priori se puede pensar erróneamente que asegurar un bien tan valioso como una casa debe ser muy caro, pero no es así. El importe de la prima, como en todos los seguros, depende, entre otros factores, del tipo de casa que se quiera proteger, de las coberturas que se quieran incluir y del valor de las pertenencias que se quieran asegurar. Ahora bien, la prima media de un seguro de Hogar es bastante inferior a la de una póliza de Auto, pese a que el bien en cuestión tiene un precio muy superior. Así, la relación entre el coste del seguro y los riesgos de los que protege debería ser uno de los principales motivos de contratación de un seguro de Hogar.

Seguro de Hogar, apuesta segura

Contratar un seguro de Hogar tiene un gran número de ventajas, no sólo para los propietarios que vivan en su casa sino también para aquellos que la tengan alquilada a un tercero. Estos productos pueden proteger el contenido y el continente de la casa y cubren la responsabilidad civil de la vivienda y de sus habitantes.

Y es que hay imprevistos que son más comunes de lo que en un principio parece. A los daños eléctricos o los ocasionados por el agua hay que unir otros muchos como los derivados de un incendio o de un robo.

Contar con una de estas pólizas nunca está de más pero antes de elegir una hay que estar seguros de que es la que más se adapta, tanto a nosotros como a nuestro hogar. La mejor manera de no fallar y encontrar la más apropiada es comparar seguros de Hogar en buscadores como Rastreator.com. En sólo unos minutos podrás elegir entre un gran número de productos el que más se adapte a lo que estás buscando.


COMPARAR SEGUROS DE HOGAR

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de hogar