¿Qué cubre la responsabilidad civil en un seguro de Hogar?

Octubre de 2014

Contratar un seguro de Hogar para proteger una vivienda no es obligatorio, a no ser que esté hipotecada, pero aun así los resultados del sector indican que cada vez son más las residencias que sí están aseguradas. Pese a su carácter voluntario, contar con una póliza de este tipo es recomendable ya que el amplio abanico de coberturas que puede incluir un seguro Multirriesgo Hogar hace que el propietario pueda estar tranquilo ante posibles imprevistos como una gotera, la caída de una de sus macetas encima de un coche o la rotura de una ventana, por ejemplo.

Sin embargo, una buena parte de las personas que tienen contratado un seguro de este tipo no es consciente de la cantidad de circunstancias que tienen cubiertas con su póliza. La razón es que casi nadie lee la totalidad del contrato de seguro que firma, y menos la letra pequeña, pero también es posible saber las coberturas incluidas en el seguro de Hogar y no tener muy claro qué siniestros cubre.

Primero es importante tener claro que los 2 tipos de riesgos a los que se expone un domicilio son: los daños que pueda sufrir la propia casa y los daños materiales o personales que ésta o sus inquilinos puedan provocar a terceros. La responsabilidad civil que puede cubrirse con un seguro de Hogar garantiza los daños que se causen a los demás. Por eso, es preciso conocer en profundidad su cobertura, porque su aplicación puede liberar al propietario de su responsabilidad ante terceros y, por lo tanto, de grandes gastos.

La responsabilidad civil en el seguro de Hogar

La garantía de responsabilidad civil puede estar incluida en todo tipo de seguros, y es que es la encargada de cubrir al asegurado y a su familia de los posibles daños que puedan ocasionar a terceros. Su objetivo es hacer responsable a la compañía del pago de las indemnizaciones a las que tendría que hacer frente el asegurado en caso de resultar civilmente responsable de daños causados en su vida privada y de manera accidental a terceros. Con esta cobertura no tendrás que abonar de tu bolsillo los posibles desperfectos que ocasiones a tus vecinos, por ejemplo.

Ten en cuenta que la garantía de Responsabilidad Civil cubre tanto los daños materiales como los personales, y aunque ambos pueden generar elevados gastos, en el caso de los últimos las indemnizaciones pueden ser cuantiosas, por lo que contar con un seguro de este tipo puede ayudarte. Además, estos seguros pueden llegar a cubrir los gastos de tu defensa en el caso de que se produzca un juicio, además de los gastos de las reclamaciones.

Responsabilidad civil personal

El artículo 1.902 del Código Civil, dice textualmente que “el cabeza de familia que habita una casa o parte de ella, es responsable de los daños causados por las cosas que se arrojaren o cayeren de la misma”. Es decir, que es el propietario, que habita en la casa, el responsable de los daños que ésta o las personas que residen en ella causen a terceros. Además, la responsabilidad es indirecta, es decir, aunque no hayas sido tú el causante del daño será a ti a quien se le reclame, excepto en el caso de que la vivienda esté alquilada, que será el arrendatario el responsable.

Responsabilidad inmobiliaria y familiar

Esta cobertura contemplada en un seguro de Hogar cubre la responsabilidad inmobiliaria y familiar del asegurado. Es decir, que si la contratas te protegerá frente a los daños que ocasione tu casa a los demás, pero también de los que produzcan los habitantes de la misma.

Responsabilidad inmobiliaria

Es posible que el siniestro que genere daños en terceros no se deba a algo que un miembro de la familia haya hecho, sino que sea la propia casa la que lo provoque. La responsabilidad inmobiliaria o derivada del uso de la vivienda está incluida en las pólizas y cubre las consecuencias generadas por el continente o el contenido del domicilio, la propia casa y todo lo que hay en su interior.

Por ejemplo, si se cae una de tus macetas a la calle y daña un coche, o si se rompe un baldosín del balcón y tras precipitarse a la calle cae sobre un viandante, la póliza se hace responsable. Éstos serían ejemplos en los que es el continente de la casa el responsable del suceso, pero también puede ser el contenido. Por ejemplo, si un día se cae un armario, una balda, o una lámpara encima de una visita, o se levanta el parqué y alguien tropieza, el seguro se hace cargo. Eso sí, algunas aseguradoras no aplican la garantía de la responsabilidad civil si la persona dañada por el contenido es un familiar del asegurado, y puede llegar a ser de hasta tercer grado.

El alcance de la responsabilidad civil contratada depende directamente de la aseguradora y del producto, pero en general puede incluir:

  • Los daños causados por el propio uso de la vivienda asegurada y los que ocasionen los elementos comunes del edificio donde está ubicada.
  • Los generados como consecuencia de los trabajos de reparación o mantenimiento que estés realizando en tu domicilio, siempre y cuando dispongas, de ser necesario, de los permisos oportunos para la obra.
  • Si el que contrata el seguro de Hogar es el inquilino de la vivienda, éste cubre su responsabilidad frente al propietario cuando produzca un siniestro accidental, es la denominada responsabilidad civil locativa.

También puede incluir tu responsabilidad civil patronal por los daños corporales que pueda sufrir el personal doméstico que tienes contratado mientras realiza sus funciones, aunque no todas las aseguradoras contemplan esta aplicación.

Responsabilidad familiar

Esta cobertura no sólo cubre al titular del seguro o al propietario, sino también a todas las personas que conviven en el mismo domicilio familiar y dependan económicamente del cabeza de familia. Es decir, si tú la contratas también estás cubriendo a tus hijos, a tu cónyuge, a tus empleados del hogar y a todos los que vivan bajo el mismo techo. Y no sólo se responsabiliza de los daños que se provoquen en el ámbito de la vivienda, sino también fuera. Es decir, que si tus hijos salen a la calle a jugar con una pelota y rompen un cristal, el seguro de Hogar puede cubrirlo. Entre los casos más comunes se encuentran:

  • Los daños que causéis, por actos u omisiones, en vuestra vida privada siembre y cuando no sea por acciones profesionales. Además, suelen incluir el servicio doméstico.
  • Si sois propietarios de animales domésticos y éstos conviven con vosotros en la vivienda, el seguro de Hogar puede hacerse cargo de los daños que produzcan. Eso sí, suelen limitar esas mascotas a perros, gatos, aves, roedores enjaulados, peces y tortugas, y en el caso de los caninos no se aplica si es un Perro Potencialmente Peligroso (PPP). Así, si tu perro muerde a un amigo o a un niño en la calle el seguro de Hogar garantiza la indemnización.
  • Los causados mientras practicas un deporte a nivel aficionado.
  • Cuando causes una intoxicación alimentaria a terceras personas, eso sí, si no te han tenido que pagar por la comida.
  • Daños causados por el agua debido a escapes, reventones, roturas o a cualquier otro suceso involuntario. Es decir, que si se rompe un grifo el seguro lo cubre, pero puede no hacerlo si te lo has dejado abierto.
  • Deterioros como consecuencia de un incendio o una explosión.

También puede hacerse cargo de los costes judiciales derivados de la defensa de la responsabilidad civil de los asegurados.

¿Hasta dónde llega la RC del seguro de Hogar?

La responsabilidad civil (RC) que se incluye en los seguros de Hogar se puede aplicar a todos los supuestos anteriores, eso sí, siempre y cuando éstos no sean intencionados o los daños se produzcan como consecuencia de una imprudencia del asegurado. Además, esta cobertura se aplica al territorio español, pero algunas aseguradoras amplían su acción a cualquier parte del mundo siempre y cuando el viaje sea de corta duración.

Como decíamos antes, las indemnizaciones por daños personales pueden ser cuantiosas, aunque las de los materiales también. Por ello, cuando contrates un seguro de Hogar debes tener en cuenta que el límite de la responsabilidad lo pone la suma asegurada que hayas firmado en la póliza, y es que en el Condicionado Particular de cada póliza aparece la cantidad máxima con la que la compañía responderá ante los daños. En el caso de que la indemnización o costes sean superiores a dicha cuantía lo restante será responsabilidad tuya.

Contrata un seguro de Hogar

Como has visto, los seguros de Hogar van mucho más allá de los robos o los hurtos, y pueden cargar con tu responsabilidad en el caso de que causes daños materiales (desperfectos en la vivienda del vecino…) o personales (lesiones a terceros…). Antes de contratar una póliza para proteger tu vivienda infórmate sobre las coberturas y limitaciones que incluye y ten en cuenta que si en la actualidad tienes contratado uno con tu banco, porque la vivienda está hipotecada, puedes desvincularlo y cambiar de compañía.

Si quieres ahorrar en tu seguro de Hogar no limites su protección y presta atención a la cantidad máxima indemnizable y a los tipos de daños que te cubre. Busca, compara y encuentra el que más se adapta a tu vivienda. Rastreator.com te facilita el proceso y te permite localizar tu seguro de Hogar de una manera rápida y sencilla.


COMPARAR SEGUROS DE HOGAR

Eva GonzálezRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de hogar