Seguros para gatos

  • Los seguros de Mascota para gatos se pueden contratar desde que cumplen los 3 meses.
  • Cubren el bolsillo del propietario y la salud del felino.

Las mascotas están expuestas a riesgos. Pueden enfermar, caerse o perderse. Perros, gatos, caballos y otros animales pueden ser protegidos de muchos peligros gracias a seguros de Mascotas diseñados para su cuidado. Y es que aunque se dice que “7 vidas tiene un gato” la realidad es que, si se cuida bien, su esperanza de vida es de entre 15 y 20 años, e incluso pueden vivir más. Al tener uno de estos animales se adquiere una responsabilidad con él, ya que su alimentación, higiene y cuidados sanitarios están en la mano del propietario. Es por eso que existen seguros para gatos que ayudan a mantener a estos pequeños compañeros en el mejor estado. La protección de un gato puede obtenerse de 2 formas: contratando un seguro de Mascotas o bien incluirlo en la póliza de Hogar. La elección entre una garantía u otra dependerá del caso concreto.

El seguro de Hogar y los gatos

La opción más común de protección de los felinos domésticos es a través del seguro de Hogar. Cuando estas pólizas incluyen la cobertura de contenido cubren, en la mayoría de los casos, los daños causados por los animales domésticos como las aves, los roedores enjaulados o los gatos. Esto hace que algunos propietarios decidan limitarse a esa garantía para sus felinos debido a que no existe una obligación legal de contratar un seguro para gatos, al contrario de lo que sucede con los Perros Potencialmente Peligrosos (PPP), que sí necesitan tener una póliza propia que cubra, como mínimo, su Responsabilidad Civil (RC).

En el caso de que el propietario del gato decida incluirlo en su póliza de Hogar la única cobertura con la que contará será con la de Responsabilidad Civil. Es decir, que lo único que estaría cubierto serían los daños materiales o personales que el animal produzca a terceros. Eso sí, algunos seguros de Hogar más completos pueden llegar a incluir garantías como el servicio informativo telefónico sobre animales dentro de la asistencia familiar y la reclamación de daños cuando el animal doméstico que causa daños al asegurado es propiedad de otra persona.

Seguro de Mascotas para gatos

La póliza que cubre de una manera más completa a un felino es la de Mascotas. Este tipo de seguro se puede contratar tanto para gatos como para perros. Las coberturas disponibles dependen directamente de la aseguradora y de la modalidad contratada, pero normalmente incluye las mismas garantías independientemente del tipo de animal doméstico que se asegure. Es decir, que un seguro para un gato o para un perro podrá contener las mismas coberturas.

Coberturas de un seguro de Mascotas para gatos

Un gato, como cualquier otro animal doméstico, requiere de ciertos cuidados, como puede ser una buena alimentación e higiene, pero también hacer ejercicio y recibir atenciones. Más allá del bienestar que se consigue con un buen cuidado, existen momentos en la vida de un felino en los que puede requerir asistencia veterinaria o ser su dueño el que necesite apoyo. Es por eso que los seguros para gatos incluyen coberturas para ambas partes que cubren todo lo relativo a su vida y bienestar. Las distintas modalidades de contratación de pólizas para mascotas se pueden dividir en:

  • Responsabilidad Civil (RC): para hacer frente a los daños que el animal ocasione a terceros, sean éstos materiales o personales.
  • RC y Accidentes: además de la RC cubre los gastos que se deriven de la asistencia necesaria por el gato tras sufrir un accidente.
  • RC, Accidentes y Veterinario: añade a la RC y Accidentes los costes de la asistencia veterinaria que necesite el animal de compañía.
  • Asistencia a mascotas: facilita la gestión de servicios de la mascota y permite recibir información relacionada con la misma.

La elección de las coberturas que se contratan depende directamente del tomador del seguro, ya que al no existir obligación de aseguración puede elegir las que más convenientes le resulten sin tener en cuenta ningún mínimo legal. De este modo, el dueño puede elegir el alcance de su póliza con distintas coberturas.

Garantías para el propietario

Una de las funciones de los seguros de Mascotas es garantizar la tranquilidad del dueño frente a riesgos como los accidentes, robos o extravíos de su animal de compañía.

Responsabilidad Civil del gato

Existe la posibilidad de contratar una póliza que cubra la Responsabilidad Civil y así se haga cargo de las lesiones corporales o materiales que el gato cause a terceros, independientemente de quién lo esté cuidando en el momento del siniestro.

Robo y extravío de la mascota

En el caso de que el propietario decida ir más allá puede contar con cobertura de robo, extravío o fallecimiento, ya que son garantías que se pueden incluir en un seguro de Mascotas.

Con la cobertura de fallecimiento el propietario recibe una indemnización equivalente al valor del animal si éste pierde la vida como consecuencia de un accidente, aunque algunas aseguradoras también la otorgan si el suceso se produce como consecuencia de una enfermedad. El valor del animal de compañía se fija según el precio de mercado, teniendo en cuenta su raza y características, pero con algunas compañías es posible que exista un límite máximo para esta cuantía indemnizatoria. Además, a esa compensación se añaden los gastos de sacrificio y eliminación del cadáver.

En cuanto a los robos, la aplicación de la cobertura es similar que la de fallecimiento, ya que el tomador de la póliza recibe una indemnización equivalente al valor de la mascota sustraída. Por otro lado, cuando el gato se pierde si cuenta con la cobertura de extravío su dueño puede recibir un reembolso de sus gastos de localización, también con un límite.

Defensa jurídica

Algunos seguros pueden incluir, también, la defensa jurídica del tomador del seguro. Así, podrá acudir a su póliza en el caso de que deba reclamar a un tercero por los daños y perjuicios que se han causado al propio gato.

Asistencia telefónica

Existe la posibilidad de contratar un servicio de asistencia telefónica muy útil para recibir asesoramiento sobre cualquier aspecto relacionado con el gato. Por ejemplo, puede servir para solicitar datos sobre hoteles en los que estén permitidos, centros de urgencias 24 horas, consejos o información legislativa, entre otras cuestiones.

Coberturas para el gato

Por otro lado, los seguros de Mascotas pueden contar con coberturas que se crean específicamente para el cuidado del minino. Aunque al final estas garantías también cubren al propietario porque no tiene que hacerse cargo de los gastos, la realidad es que velan por la salud y cuidado del gato. Pueden agruparse en el concepto de asistencia veterinaria.

Asistencia veterinaria

Las pólizas para mascotas ofrecen la asistencia veterinaria que necesita el gato si sufre un accidente o enfermedad. Así, los gastos derivados de este tipo de consultas no corren a cargo del dueño. Puede incluir algunas vacunas, exploraciones, radiografías, análisis, intervenciones quirúrgicas, curas, cuidados post-operatorios o castración preventiva, entre otras cuestiones.

En cuanto a su aplicación, al igual que los seguros de Salud disponen de un cuadro médico que garantiza la correcta asistencia a los asegurados, el de Mascota puede incluir un cuadro veterinario o bien disponer de reembolsos o copagos en cualquier centro de este tipo.

Otros servicios

Algunas aseguradoras permiten incluir en la póliza servicios como guarderías, recogida y transporte del animal o comida a domicilio si se encuentra enferma, entre otros servicios.

¿Qué gatos pueden ser asegurados?

Al igual que para asegurar un perro es necesario que éste cumpla determinados requisitos, cuando la mascota que se desea proteger es un gato también se comprueban algunas premisas. Es posible proteger a estos animales domésticos con una póliza una vez han cumplido los 3 meses, pero existen compañías que sólo permiten contratar la asistencia veterinaria hasta los 7 años y es posible encontrar otras que no admiten renovar la póliza a partir del noveno cumpleaños del animal.

Por otro lado, para poder ser asegurados deben estar censados e identificados con un microchip y cumplir con el calendario oficial de vacunaciones. A este respecto, las vacunas necesarias son: rinotraqueitis, calicivirus, panleucopenia felina y leucemia felina, aunque en cada momento se pueden añadir aquellas dictaminadas por la autoridad sanitaria.

Contrata un seguro para tu gato

A la hora de contratar un seguro para tu gato debes saber que las posibilidades son muchas y que puedes suscribir las garantías que desees. Contratar sólo la Responsabilidad Civil, añadir otras coberturas o contratar la póliza más completa de RC con Accidentes y Veterinario está en tu mano. Eso sí, cuando vayas a hacerlo ten en cuenta que los seguros de Mascotas pueden incluir periodos de carencia, franquicias, o excluir las enfermedades preexistentes en tu fiel compañero. Para elegir la póliza que mejor proteja a tu gato busca, compara y contrata. Ahorrarás dinero y protegerás a tu felino en unos minutos.

Noviembre de 2014


SEGUROS PARA MASCOTAS

Eva GonzálezRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Mascotas