Seguros de Aventura o para deportes extremos

  • Localización y rescate o rehabilitación son algunas de las coberturas incluidas en los seguros de Aventura o de Deportes Extremos.
  • Son pólizas dirigidas a deportistas amateur, no a profesionales.
  • La invalidez o fallecimiento como consecuencia de la práctica de deportes de riesgo no suelen estar contemplados en los seguros de Vida.

Un deporte de riesgo es la práctica de una actividad física que supone para el que la realiza un gran peligro. El alpinismo, la escalada, el rafting, el puenting, la espeleología, el buceo, el barranquismo o la pesca submarina son sólo algunos ejemplos.

Cada año son muchos los deportistas y aficionados que sufren algún tipo de accidente como consecuencia de la práctica de una de estas actividades calificadas de riesgo. Además, tal y como advirtió hace unos días el vicepresidente de la Asociación Nacional de Empresas de Turismo Activo, la inexistencia en España de una normativa que regule específicamente los deportes extremos es un riesgo añadido a su práctica. Ahora bien, sí que hay algunas Comunidades Autónomas que tienen una normativa que legisla el deporte activo y donde se menciona, entre otras cosas, aspectos relacionados con los seguros de Responsabilidad Civil y de Accidentes.

Siempre (o casi siempre) que existe un riesgo hay un seguro que lo cubre. En el caso de los deportes extremos no puede ser de otra forma. Los seguros para cubrir la práctica de un deporte de riesgo son, muchas veces, un producto que se sitúa entre una póliza de Viaje y una de Accidentes, aunque hay aseguradoras que engloban este producto dentro de una de esas 2 modalidades. Y es que, aunque puede que un seguro de Viaje incluya coberturas destinadas a cubrir ciertos deportes de riesgo, existen pólizas exclusivas para blindar la práctica de este tipo de actividades. Se puede contratar una póliza para uno o varios días, un mes o todo un año.

Deportes de riesgo asegurables

Los deportes de riesgo se pueden clasificar de varias formas, una de ellas sería la que los agrupa en función del espacio en el que se realicen: tierra (rappel, trekking, barranquismo o puenting), aire (vuelos en helicópteros o viajes en globo) y agua (kitesurf, el windsurf, el snorkel o el buceo con botella).

Existen compañías que permiten asegurar en una única póliza la práctica de cualquiera de los deporte de riesgo contemplados en su condicionado, independientemente de que sea terrestre, acuático u aéreo. Ahora bien, hay otras que restringen el ámbito de protección de sus seguros a la práctica de una sola actividad de aventura o a un conjunto de ellas que guarden algún tipo de relación, por ejemplo, el medio en el que se desarrollen.

Deportistas asegurables

Al igual que lo que ocurre con otro tipo de seguros como es el de Accidentes en Circuito, que cubre los daños que sufra una persona durante la práctica deportiva de motociclismo, o los seguros de Esquí, las pólizas de Aventura están dirigidos a aficionados y no a profesionales.

Y es que, los deportistas profesionales o que pertenezcan a una federación cuentan con otras modalidades de aseguramiento. Es más, los deportistas federados que participen en competiciones oficiales de ámbito estatal deberán estar en posesión de un seguro obligatorio que cubra los riesgos para la salud derivados de la práctica de la modalidad deportiva correspondiente tal y como recoge la Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte.

Países con cobertura

El número de países a los que alcanza la cobertura de estas pólizas depende del producto concreto. Se pueden encontrar pólizas cuya cobertura se limita a España o que incluyen Europa y los países ribereños del mediterráneo, hasta otras más completas que aseguran los deportes realizados en cualquier país del mundo. Eso sí, se suelen excluir aquellos que estén en estado de guerra o de sitio, insurrección o conflicto bélico de cualquier clase, aunque no hayan sido declarados oficialmente.

Coberturas de los seguros de deportes de riesgo

Un seguro de Aventura o destinado a la práctica de deportes extremos guarda, en cierta medida, semejanzas con un seguro de Esquí. De hecho, hay pólizas de este tipo que cubren también la práctica de actividades invernales como snowboard, esquí o travesía en raquetas.

Entre las principales características incluidas en los seguros de Aventura destacan junto con las de anulación de gastos de viaje, responsabilidad civil o pérdida de equipaje otras más específicas como la búsqueda y rescate, la rehabilitación o muerte o invalidez por accidente.

Búsqueda y rescate

Mediante esta cobertura, la compañía se hace cargo de los gastos derivados de la búsqueda y rescate del deportista asegurado en el caso de que se pierda o sufra un accidente mientras se encontraba practicando una actividad de riesgo. Ahora bien, los costes de localización y salvamento de la persona pueden estar limitados a una cantidad máxima.

Otra opción es que el asegurado tenga que hacer frente a una cantidad mínima fija y todo lo que esté por encima lo asuma la aseguradora. Por ejemplo, el deportista que necesite ser rescatado tendrá que pagar los 200 primeros euros y el resto lo costeará la compañía. También puede darse el caso de que se combinen en una misma póliza las 2 situaciones (límite máximo y parte franquiciada).

En cuanto a los medios, el seguro contempla todos los necesarios para llevar a cabo el salvamento, incluidos los más costosos como puede ser la utilización de un helicóptero.

Asistencia médica y sanitaria

Durante la práctica de deportes de riesgo existe la posibilidad de sufrir algún tipo de accidente que precise de asistencia médica. Este tipo de póliza cubre los gastos médicos y quirúrgicos por accidente, así como los gastos de hospitalización, los medicamentos prescritos por el médico o el envío de medicinas en caso de que no se encuentren en dicho país.

Repatriación

Junto con la asistencia, otra de las coberturas más útiles es la de repatriación. La compañía se hará cargo de los gastos de trasladar al deportista accidentado o fallecido a su país de origen.

Rehabilitación

La rehabilitación es otra de las coberturas que suele caracterizar a las pólizas para deportes extremos. Con ella, el seguro correría con los gastos derivados del tratamiento de una lesión que haya tenido lugar durante la práctica de la actividad asegurada. El importe máximo y los centros médicos a los que se podrá acudir vienen especificados en el condicionado del contrato de seguro.

Los deportes de riesgo fuera del seguro de Vida

La práctica de deporte siempre conlleva un riesgo. Si a eso se le añade el plus de realizar una actividad catalogada como extrema la probabilidad de sufrir un accidente crece. La experiencia que se tenga o el cuidado que se ponga durante la práctica deportiva no eximen de sufrir un accidente.

Toda precaución es poca y la mejor manera de practicar deporte de manera segura es con la  contratación de la póliza adecuada que cuente con el mayor número de coberturas. Y es que, seguros como los de Vida no contemplan la muerte o invalidez como consecuencia de la práctica de un deporte o actividad de riesgo.

Carreras de motos o de coches, alpinismo, escalada, rafting, toreo e incluso competiciones hípicas son sólo algunas de las actividades consideradas como tal. Por eso, la forma de asegurar el riesgo que conlleva la práctica de las actividades excluidas de los seguros de Vida es la contratación de seguros específicos destinados a proteger estos riesgos.

Agosto 2015


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...