Seguros para padres

Octubre 2014

¿Existen seguros específicos para padres? En el mercado de los seguros existen decenas de tipos y modalidades de productos diferentes. Hoy en día es asegurable todo, o casi todo. A los seguros más tradicionales, como pueden ser el de Coche, Hogar, Salud o Vida, se han ido añadiendo otros más específicos o destinados a un colectivo concreto como los dirigidos a los autónomos, a los trabajadores, como los de Baja Laboral o a las empresas, como es el caso de los seguros de Crédito, por ejemplo.

Ahora bien, ¿es posible encontrar en el mercado un seguro destinado a aquellos que tienen hijos a su cargo? Seguramente, éste sea uno de los colectivos que más deba protegerse de cara a futuros infortunios ya que sobre sus hombros pesa una gran responsabilidad: sus hijos, que en caso de faltar sus padres podrían quedar desprotegidos.

Por eso, aunque no exista la modalidad de seguros de Padres como tal, sí que hay seguros que deberían tener las familias. Con el objetivo de ayudar a todos aquellos que tengan hijos, estén o no a su cargo, Rastreator.com ha elaborado esta guía con los seguros indispensables que deben tener contratados los padres para proteger a sus hijos.

Para asegurar el futuro de tus hijos

A lo largo de los años pueden ocurrir cientos de cosas que hagan que la estabilidad y el nivel de vida de una familia den un giro de 180 grados, dando lugar a un empeoramiento de su capacidad económica. ¿Qué pasaría si, de un día para otro, uno o ambos progenitores fallecen?, ¿qué sería de los hijos?

Seguro de Vida

El futuro de tus hijos es, sin duda, una de tus principales preocupaciones. Si lo que quieres es garantizar que, en caso de fallecimiento, tu familia siga manteniendo el mismo nivel de ingresos, entonces contratar un seguro de Vida se presenta como una buena opción.

Fallecimiento: cobertura principal

Lo que debes saber es que en los seguros de Vida existen 2 modalidades: Vida Riesgo y Vida Ahorro. Elegir uno u otro dependerá de lo que quieras asegurar. En el caso concreto de los padres, la mejor opción puede ser el seguro de Vida Riesgo. La finalidad principal de estas pólizas es la de que el beneficiario del asegurado, en este caso sus descendientes, reciba el capital estipulado en el contrato tras la muerte de éste, ya sea en forma de cuantía fija o de renta.

¿Pasas mucho tiempo al volante?

La cobertura principal de las pólizas de Vida Riesgo es la de fallecimiento por causas naturales, aunque muchas compañías aseguradoras incluyen también el supuesto de muerte en accidente de tráfico. Así, si pasas muchas horas en la carretera asegúrate antes de suscribir un seguro que estarías cubierto en caso de sufrir un siniestro al volante.

Invalidez: garantía adicional

Pero el miedo a dejar a tu familia desprotegida en caso de fallecimiento no es lo único que te debe empujar a contratar un seguro de Vida Riesgo. Otra de las coberturas más habituales que se contratan con este seguro es la de invalidez.

Si tu núcleo familiar depende casi exclusivamente de tus ingresos, añadir a tu seguro de Vida la garantía de invalidez te aporta la seguridad de saber que en el caso de que te ocurra algo que te impida desarrollar tu actividad profesional, la aseguradora te indemnizará con una cantidad estipulada en el contrato. Pero no sólo eso, si fallecéis los 2 padres dejando huérfanos a sus hijos, la aseguradora podrá llevar a cabo una ampliación de capital si éstos fueran menores de 18 años.

Seguro de Estudios

Dentro de los seguros de Vida existe una modalidad cuyo objetivo es garantizar los estudios de los hijos. Los seguros de Estudios tienen como objetivo garantizar que, en caso de que no puedas seguir haciendo frente a los gastos derivados de las cuotas del colegio o de la matrícula de la universidad, tus hijos puedan seguir en el mismo centro hasta que finalicen los estudios para los que ha sido contratado.

Cláusula en el seguro de Vida

Algunos seguros de Vida incluyen en su condicionado una cláusula que garantiza, en caso de fallecimiento del asegurado, los estudios de sus beneficiarios. Si ya cuentas con un seguro de Vida comprueba si tienes una garantía de este tipo. De no ser así plantéate suscribir una póliza de Estudios si tus hijos están estudiando una carrera universitaria o un máster o están matriculados en un colegio privado.

Universidad

Una matrícula de un curso completo en una universidad pública ronda, de media, los 2.000 euros, cantidad que se llega a multiplicar hasta por 6 en el caso de la privada. A este coste hay que sumar otros como los de transporte o libros. A no ser que el alumno esté becado, los encargados de sufragar estos costes suelen ser, en la mayoría de los casos, los padres. ¿Qué pasaría si faltan o si se quedan sin empleo? Tener contratado un seguro con la cobertura de estudios incluida te garantiza que, si te ves en alguna de las situaciones anteriores, tus hijos tendrán cubiertos los gastos de sus estudios y recibirán una renta para su manutención.

Colegio privado

La diferencia entre llevar a tu hijo a un cole público o a uno privado es, entre otros factores más o menos subjetivos, el precio. Mientras que en la escuela pública la educación es gratuita, en la privada el año académico no suele ser barato.

Si quieres estar seguro de que en caso de fallecimiento tus hijos van a poder seguir estudiando en el mismo colegio sin necesidad de que los abuelos o los tíos paguen las mensualidades tu mejor opción es contratar un seguro de Estudios. Puedes hacerlo de manera individual o colectiva por lo que es recomendable que consultes con el centro o con la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) si ya son tomadores de uno e informarles de tu idea de suscribir uno.

Así, si algún día faltas, el seguro se hará cargo de las matrículas e incluso de otros gastos como el del uniforme, el material escolar o de los servicios de comedor y transporte.

Para no dejarles deudas o pagos pendientes

Hoy en día rara es la familia que no tiene la casa hipotecada y /o algún crédito. Los datos más recientes cifran en un 59% el porcentaje de usuarios que se encuentran pagando un préstamo hipotecario cuya duración ronda los 30 años.

Seguro de Protección de Pagos

A lo largo de todos esos años las condiciones económicas y laborales de las que disfrutabas en un principio, y que te permitieron obtener el capital que necesitabas para la adquisición de tu vivienda, pueden cambiar completamente. Puedes perder tu empleo, sufrir un accidente y quedarte incapacitado o fallecer antes de haber pagado la última cuota. Si algo de esto ocurre ¿qué pasa con tu casa?, ¿quién sigue haciendo frente a los pagos?

Una manera de “blindar” durante un tiempo tu hipoteca, el préstamo de tu coche o el que solicitaste para rehabilitar tu casa, es contratar un seguro de Protección de Pagos. Así, te garantizas que si concurre alguno de los supuestos recogidos en el condicionado de tu contrato no dejarás de pagar las letras.

Eso sí, antes de contratar este seguro comprueba si te compensa o si, de contar con uno de Vida, estarías asegurando el mismo riesgo 2 veces. Además, ten en cuenta que estas pólizas no te pagan todas las mensualidades pendientes sino que hay un número máximo.

Seguro de Decesos

Otra forma de proteger a tu familia, en general, y a tus hijos en particular es asegurando tu fallecimiento con una póliza de Decesos. Cuando llegue el duro momento, contar con un seguro de Asistencia Familiar evita que sean tus familiares los que tengan que hacerse cargo de los gastos derivados del sepelio, que suelen rondar los 3.000 euros.

Si contratas este seguro, en el que también puedes incluir al resto de tu familia, el día que fallezcas la aseguradora no sólo se hará cargo de los gastos del entierro sino también de los derivados de la repatriación, si fuera precisa y de las gestiones administrativas, entre otros.

Además, también puede incluir una cobertura de asistencia psicológica por lo que, tus hijos recibirán el apoyo de un profesional en esos duros momentos.

Para asegurar los daños que puedan ocasionar

Asegurar el futuro de tus hijos y protegerlos lo máximo posible por si el día de mañana te ocurre una desgracia está muy bien, pero no puedes olvidar los que tienes que contratar para garantizar vuestro día a día.

Seguro de Coche

Tener hijos no es un factor que te haga replantearte asegurar tu coche, ya que no se trata de una opción sino de una obligación. Todos los coches tienen que contar, como mínimo, con la cobertura de Responsabilidad Civil (RC) pero está en tu mano hacerlo más completo.

Si tus hijos son traviesos…

Los niños son niños y, aunque la mayoría de las veces actúan sin maldad, su comportamiento puede salirte caro. Prácticamente todas las compañías te permiten ampliar la RC de tu póliza con la modalidad de RC Voluntaria. Ésta cubre el daño que puedan causar el resto de ocupantes de tu vehículo a un tercero. Por ejemplo, si tu hijo lanza un objeto por la ventanilla y éste impacta en el coche de detrás tu seguro responderá por los daños ocasionados, pero si no cuentas con esta garantía serás tú el que tenga que pagar la reparación.

¿Y si te cogen el coche sin tu permiso?

No es lo normal pero sí un riesgo, aunque sea mínimo, que pueden correr los padres. Se trata de la posibilidad de que un menor de edad sin carné de conducir, como es lógico, coja un coche. Hay compañías que protegen a sus asegurados ante esta situación. Comprueba si tienes incluido en tu seguro esta cobertura ya que cubre la responsabilidad civil de tu hijo menor de 18 años como conductor. Eso sí, suelen excluirse de la cobertura lo referente a la sanción de multas.

Seguro de Hogar

A diferencia del seguro de Coche, que sí que es obligatorio, contratar una póliza de Hogar para cubrir tu vivienda es opcional, a no ser que esté hipotecada y, en ese caso, será suficiente con suscribir un seguro de Incendios.

Ahora bien, si tienes niños correteando por casa toda precaución es poca y es más que aconsejable que contrates uno más completo. Por lo menos uno que cubra la Responsabilidad Civil de los habitantes, incluidos los más pequeños.

Protección frente a objetos voladores

Caminar por la calle y que te caiga un objeto encima de la cabeza no es habitual, pero no es algo imposible, sobre todo, si en el piso desde el que ha caído vive un niño travieso. Muchas familias optan por poner una malla que impida que algún alma inquieta cuele objetos por las rejas o por cerrar directamente la ventana y evitar, así, la tentación de los más pequeños.

Pero para ahorrarte un disgusto, lo mejor es contratar la cobertura de RC. Así, si tu hijo, sin intención alguna, arroja un objeto y golpea a un viandante o a un coche que esté aparcado justo debajo será tu seguro el que se haga cargo de las indemnizaciones, de haberlas.

Rastrea los mejores seguros en Rastreator.com

Pero aún hay muchos más seguros de los que, seguramente, necesitarás echar mano en algún momento de su vida. Desde un seguro Dental, si llegan a necesitar una ortodoncia, hasta un seguro para su móvil o uno de Viaje de Estudios si se van al extranjero a realizar un curso de idiomas, un año de carrera o un postgrado.

Las cosas que se pueden asegurar son innumerables pero cuando se habla de los hijos incluso parecen pocas. Desde que nacen se convierten en tu prioridad y máxima preocupación y sólo pensar que te pueda pasar algo y se queden desamparados te aterra.

Los seguros existen para hacerte la vida más cómoda y aportarte cierta tranquilidad ya que con las coberturas adecuadas, si algún día no estás, ellos tendrán ciertas comodidades aseguradas.

Rastreator.com pone a tu disposición la oportunidad de comparar un gran número de seguros para que elijas aquellos que más se adapten a lo que estás buscando. Desde seguros de Coche y Vida hasta el más completo para tu hogar. Y además de manera ¡rápida, fácil y gratuita!


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...