Cómo elegir hotel

Los españoles viajamos cada vez más. Cualquier excusa es buena para pasar unos días fuera de casa, pero los preparativos nos pueden amargar los días previos a las vacaciones o incluso una mala gestión puede hacer que nuestras vacaciones soñadas se conviertan en un infierno. Estableces el presupuesto, decides el destino, reservas el vuelo… y toca elegir hotel. Hay hoteles, paradores, apartahoteles, hostales, campings… cada uno tiene sus cosas buenas a un precio mayor o menor, pero la elección del hotel no sólo depende del precio, hay muchos factores a tener en cuenta cuando se elige el lugar donde hospedarse. En esta guía te ayudamos a elegir el hotel para que puedas disfrutar al máximo de tus días libres teniendo en cuenta tus necesidades.

Compara hoteles

Optar por un hotel no tiene por qué salir más caro que hacerlo por un hostal, al igual que ir a un parador no es siempre mejor que alojarse en un apartahotel. Para elegir el hotel que más se adapta a tus necesidades y posibilidades es preciso que compares las distintas oportunidades que te ofrece el sector turístico. Así, para una persona aventurera puede ser mucho mejor un camping en la montaña que un hotel en el centro de la ciudad. Y mientras que una familia buscará un hotel en el que se hagan actividades para los niños, una pareja que va a hacer turismo a una ciudad nueva no necesitará ese tipo de extras porque pasará el mínimo tiempo posible en el hotel.

El precio es el segundo factor que más se tiene en cuenta a la hora de decantarse por un hotel en detrimento de otro, pero también influyen otros como la ubicación y las experiencias anteriores. La elección del hotel dependerá del tipo de turista que seas y de qué quieres hacer durante los días que dure la estancia, entre otros factores.

Que un hotel tenga o no un servicio no lo puedes decidir, de modo que si quieres contar con él tendrás que elegir el que sí tiene dicho servicio, sopesando los pros y contras de cada uno de ellos. Sin embargo con el precio no ocurre lo mismo, lo que vas a tener que pagar por el mismo hotel puede variar según el lugar de compra. Por ello es recomendable comparar antes de contratar el alojamiento. Decide el lugar en el que quieres dormir y después busca precio. Comparadores de hoteles como Rastreator.com pueden ayudarte a alojarte en el lugar que deseas ahorrando.

Por lo tanto, a la hora de elegir el hotel al que vas a acudir no te centres en obtener lo monetario. Busca el tipo de hotel que más se adapta a tus necesidades y después busca el mejor precio comparando. Una mala decisión al reservar tu alojamiento puede que haga que te acuerdes durante mucho tiempo de esas vacaciones, y no precisamente por lo bien que estaba el hotel.

¿Qué buscar en un hotel?

Cada hotel o apartamento es distinto, y a cada uno le gustará uno u otro según lo que haya planeado para el viaje y gustos. Pero ya sea un hotel con encanto, una casa rural, un apartahotel o un albergue, debes prestar atención a los mismos puntos a la hora de elegirlo. Analiza factores como la ubicación, los extras, la calidad y las instalaciones y elige el alojamiento que más se adapte a lo que buscas.

La categoría del hotel

Al contrario que lo que puede suceder en otros países, en España la categoría hotelera se corresponde, en la mayoría de los casos, con la realidad, y no puedes esperar de un hotel 5 estrellas o un 3 estrellas. Pero no suele ocurrir igual en otros países. Por ejemplo, si haces un viaje al Caribe es recomendable elegir hoteles de más de 4 estrellas para no tener sorpresas. La categoría la otorga cada país según sus criterios, por lo que en realidad más que el número de estrellas en algunos casos es mejor preponderar otros factores como la ubicación y fijarse en el año de construcción y renovación o si pertenece a una cadena conocida. Además los comentarios de otros viajeros en foros o páginas especializadas te pueden ayudar a comprobar si el número de estrellas corresponde con la realidad.

Comentarios de otros viajeros

Los comentarios no sólo son útiles en el caso de viajar al extranjero. Es posible que el hotel tenga una ubicación estupenda, que en las fotografías las habitaciones parecen parezcan de ensueño, que sea nuevo… pero el servicio deja mucho que desear, después añaden costes o el buffet libre no tiene calidad. Por ello es importante que te fijes bien en los comentarios de las personas que ya han estado en el hotel, pero ten en cuenta que porque uno haya tenido una mala experiencia con el servicio no quiere decir que le pase a todo el mundo. Lee los comentarios sin olvidar el resto de la información del hotel y sin limitarte a los primeros que veas, para gustos los colores y quizá a uno no le satisfaga pero otros dicen que es estupendo.

Calidad del alojamiento

Además de las conocidas estrellas que indican la calidad de los establecimientos hoteleros en España existen otros indicadores. La Q de Calidad Turística es la marca que representa la calidad en el sector turístico español. Este sello refleja el compromiso del alojamiento por alcanzar la satisfacción del cliente ofreciéndole un buen servicio que cubra sus necesidades, y sólo lo obtienen aquellos que mantengan esos niveles. Para alojarte en un lugar de calidad no es necesario que vayas a un hotel, también pueden obtener la Q de Calidad las casas rurales, los campings y los apartamentos turísticos.

Instalaciones

Otro punto a tener en cuenta son las instalaciones de las que dispone el alojamiento. Algunas, como el garaje o parking, pueden serte de gran utilidad, aunque antes de reservar asegúrate del coste de dejar tu coche aparcado durante las vacaciones, ya que algunos lo incluyen gratuitamente en el precio de la habitación pero otros te añaden el cargo. Que el hotel disponga de restaurante, incluso algunos con descuento, te facilitará las cosas si algún día no te apetece buscar dónde comer. Asimismo, consulta si tiene late check out para que el final de tus vacaciones no sea tan amargo.

Por otro lado está la piscina, el spa, la sauna, el gimnasio y otros servicios disponibles de este estilo. Cuando elijas un hotel estate atento a lo que contratas, pero se realista a la hora de exigir. Es decir, si buscan un hotel con estas instalaciones puede salirte caro. Analiza antes de decantarte por ese alojamiento si de verdad vas a hacer ejercicio en tus vacaciones, si vas a preferir la piscina a la playa o si no te saldría más rentable ir a un spa en tu ciudad en lugar de al del hotel.

Servicios incluidos

Vayas a estar poco o mucho tiempo en el hotel ten en cuenta los servicios que se incluyen en el coste de la habitación antes de reservarla. Según las encuestas, servicios como el desayuno y la conexión a internet vía wifi están muy valorados por los clientes, y por lo tanto muchos establecimientos lo incluyen. Pero también pueden contar con sistemas de climatización en las habitaciones, restaurante 24 horas, transporte directo entre las estaciones o el aeropuerto y el hotel o incluso servicio de babysitter. Para elegir el hotel que más te satisfaga analiza qué necesitas y compara, unos te darán más que otros, no te conformes.

Si buscas un hotel con todo incluido, y te vas a pasar el día allí porque quieres disfrutar al máximo de él, pide todo lo que quieras, pero no pagues por complementos que no vas a utilizar. Si quieres hacer turismo y recorrerte las calles de arriba abajo quizá un hotel con todos los servicios no sea la mejor opción porque no vas a disfrutarlos.

Pensión completa, media pensión, desayuno o sólo alojamiento

Tanto en los hoteles, como en apartahoteles, hostales o alojamientos rurales es posible elegir el régimen de alojamiento. Desde sólo la habitación hasta pensión completa, pasando por el alojamiento con desayuno o el régimen de media pensión. Al decantarte por un modo u otro fíjate en los horarios de entrada y salida al comedor, porque si no se ajusta al que vas a tener tú no te merecerá la pena pagar por una comida que no vas a consumir.

La opción de incluir el desayuno es la que mejor acogida suele tener porque muchos prefieren desayunar en el mismo sitio en el que duermen. Pero la comida o la cena son distintas. Si vas a realizar pequeños viajes durante el día que te van a alejar del hotel no contrates el almuerzo del medio día, porque perderás tiempo al tener que ir hasta el restaurante contratado en lugar de almorzar en uno que tengas cerca, mientras que si vas a estar por los alrededores puede salirte más económico. Con la cena sucede una mezcla entre las otras 2 comidas. Es posible que no vayas a estar cerca del hotel, pero al final vas a ir allí a dormir, por lo que sopesa si te merece la pena acabar el día en el restaurante del alojamiento o bien prefieres cenar en otro sitio y regresar más tarde.

Extras del hotel

Algunos alojamientos, sobre todo los especializados en parejas, cuentan con extras para sus ocupantes. Desde bombones o cava, hasta flores naturales diarias, una decoración bonita, una bañera de hidromasaje o el desayuno servido en la habitación. Si quieres que tu estancia sea especial fíjate en los extras.

La habitación

Que el hotel tenga las mejores instalaciones está muy bien, pero si después la habitación no merece la pena te habrás equivocado al elegir. Cuando comparas hoteles también tienes que hacer lo propio con las habitaciones, comprueba en las fotografías y descripciones el tamaño de la habitación, si tiene televisión y hacia dónde está ubicada. De estas elecciones derivará una mayor o menor factura dentro del mismo hotel.

Analiza también el tipo de habitación que quieres, en algunos casos debido a ofertas puedes obtener una habitación superior por una mínima diferencia, y en otros te merecerá la pena por el precio reservar una de 4 camas aunque seáis 3. También es importante que consultes si hay posibilidad de incluir otra cama en el dormitorio o elegir entre ducha o bañera si tienes necesidades especiales. Y si optas por unas vacaciones económicas y te vas a un albergue u hostal no olvides preguntar por el baño. En algunos casos está en la habitación, pero en otros es compartido.

Ubicación del hotel

La ubicación puede ser uno de los criterios más importantes según la causa de tu viaje. Si viajas sólo unos días el tiempo del que dispones es limitado, por lo que será mejor que busques uno cerca de los lugares que quieres visitar, del mar si lo que quieres es ir a la playa o de la montaña si tu intención es hacer senderismo. Por el contrario, si vas a estar bastante tiempo puedes alejarte un poco más de las atracciones turísticas que te interesan para conseguir un menor precio y mayores comodidades.

Comprueba en un mapa que de verdad está cerca de donde dice y que también hay en los alrededores otros servicios, como transporte público o tiendas. Y que aunque sólo esté a 1 kilómetro de la playa, por ejemplo, ese recorrido puedes hacerlo caminando.

Como en todo, hay que mirar lo bueno y lo malo. Quizá un hotel no tenga la mejor ubicación, pero sí una gran calidad, pero si lo que quieres es estar a pie de playa vencerá la situación, mientras que si quieres conocer la ciudad las características del alojamiento serán más importantes.

Al reservar

En el momento de la reserva anticípate y hazlo con tiempo, organizar los viajes con antelación puede ayudarte a ahorrar y además tendrás más posibilidades ya que las habitaciones todavía no están ocupadas. Otra opción es esperar a las ofertas de último minuto de los hoteles, aunque te arriesgas a quedarte sin vacaciones. Asimismo, lee con detenimiento las condiciones de la reserva del hotel para evitar malentendidos y costes añadidos una vez llegues al hotel.

Cancelación de reservas

Como es lógico, si reservas la estancia es porque vas a ir, pero nunca se sabe lo que puede suceder. Puede que se produzca alguna circunstancia que te impida desarrollar con normalidad tus vacaciones y que te lleve a tener que anularlo. Es aconsejable que preguntes por la política de anulación del hotel para prevenir. Para estas circunstancias también es recomendable contratar un seguro de Viaje que te proteja si finalmente tienes que cancelarlo. Puedes contratarlo sólo para este supuesto, si quieres asegurarte de que no vas a perder el dinero abonado si las condiciones de cancelación del hotel no incluyen tu caso concreto. Pero además puedes incluir otras garantías, como la cancelación del transporte o los posibles problemas que puedas sufrir en el mismo, entre otras.

Viajar en familia, con tu pareja o con tu mascota

No es lo mismo buscar alojamiento para estar con la familia, los niños, tu pareja, unos amigos o ir sólo a relajarte. Todo el mundo es bien recibido en la mayoría de los hoteles, pero unos son más indicados que otros para según qué viajeros. Además, existen alojamientos exclusivos con limitaciones para niños, mascotas u otros colectivos. Según la compañía que vayas a tener durante el viaje necesitarás una serie de comodidades u otras, por eso con quién realizas el viaje puede determinar el hotel que más se adapta a ti.

Viajar con niños

Cuando viajas con niños debes prestar atención a las posibilidades que te ofrece un hotel antes de alojarte en él. Al tratarse de un viaje en familia debes buscar un hotel de turismo familiar, es decir, aquellos que ofertan instalaciones y servicios dirigidos especialmente a familias con niños. Que tenga zona de jardín o animadores infantiles puede hacerte pensar que se trata de un hotel para ir con niños, pero para ser “child friendly” es necesario ir más allá. Incluso algunas Comunidades Autónomas españolas disponen de normativa propia para determinar cuándo un hotel es familiar.

Instalaciones de los hoteles familiares

Entre los requisitos que solicitan los distintos Decretos españoles para determinar si un hotel es familiar o no y los que debes buscar tú cuando viajes con niños se encuentran:

  • Jardín
  • Parque infantil
  • Sala de televisión o vídeo
  • Sala de juegos
  • Zonas deportivas
  • Servicio de guardería, por lo menos durante el día
  • Animación con programación para los más pequeños de la casa
  • Menú infantil
  • Cunas gratuitas
  • Piscina en época estival

Cada vez más hoteles ofrecen a sus clientes la posibilidad de configurar sus habitaciones para acoger a toda la familia. Pero ten en cuenta que si finalmente te decantas por un alojamiento que no ofrece este tipo de servicios las vacaciones pueden ponerse cuesta arriba porque los niños se aburran y terminen cansándote a ti. También debes pensar que, al igual que tú, el resto de las personas que se encuentran en el alojamiento quieren disfrutar de sus vacaciones. A los niños no se les puede pedir que dejen de serlo, y es posible que si os vais a un hotel en el que la clientela general no son familias sino gente mayor que va de retiro o parejas terminéis molestándolas, al igual que si vais a uno que está lleno de adolescentes os incordiarán ellos a vosotros.

Tipo de alojamiento con niños

Más allá está la decisión de a qué tipo de alojamiento acudir. Los hoteles otorgan a las familias cunas o camas supletorias para los menores, en algunos casos incluso de manera gratuita, pero también pueden alojarse en otro tipo de establecimientos. Los apartamentos son una buena elección con niños cuando lo que se quiere es disfrutar de los paisajes de la zona, viajar a lugares cercanos, ir a la playa o simplemente pasar más tiempo con los pequeños tras una época de trabajo. Sin embargo, los hoteles lo son para aquellos que quieren descansar y que los niños se lo pasen bien. Los servicios de guardería y de animación pueden facilitar que los padres desconecten un rato de los pequeños, pero también pasárselo bien con ellos. Mientras que si viajas con un bebé igual te resulte más cómodo un apartamento o apartahotel dada la libertad que conceden este tipo de alojamientos.

Otra opción para cuando viajes con tus hijos es acudir a un camping o una casa rural si queréis disfrutar de la naturaleza. Si lo que quieres es desconectar, disfrutar de la familia y olvidar por unos días el bullicio de la ciudad puede que ésta sea la mejor opción ya que así podrás olvidarte de móviles e internet, y los niños de los videojuegos, el ordenador y la televisión.

Prohibido niños

Puede que te parezca absurdo, pero lo cierto es que cada vez hay más locales que no permiten la entrada a los niños. Desde restaurantes hasta hoteles. Sí, existen hoteles que prohíben la entrada a los pequeños de la casa. Se trata de una oportunidad para aquellos que buscan tranquilidad, socializarse y disfrutar de actividades diseñadas específicamente para adultos, pero que si pretendes viajar con ellos limita tus posibilidades.

En principio estos alojamientos, por sus servicios y características, no te resultarán atractivos a primera vista para ir con tus hijos, pero por si acaso cuando elijas un hotel vigila que los niños puedan alojarse en ellos.

De viaje con la mascota

Viajes con tu mascota en avión o en coche debes pensar en tu destino. No todos los hoteles admiten animales, y buscar uno que sí lo haga puede resultar difícil. Sin embargo, comparadores como Rastreator.com te permiten elegir dentro de los requisitos de búsqueda que admitan mascotas para que no te encuentres con sorpresas desagradables al llegar a tu destino.

En la actualidad cada vez son más los sitios en los que puedes hospedarte con mascota, pero siempre conviene asegurarse en la reserva de que el hotel está al tanto de que tu compañero de viaje va a ser un animal. Además de prestar atención a que puedas llevarlo también deberás mirar bien las consecuencias de que te acompañe, y es que muchos han aprovechado esta permisividad para concederse la licencia de cobrar un suplemento al precio de la habitación, que puede ir de 5 a 60 euros o más por cada noche.

En el caso de que viajes con mascotas el alojamiento más recomendable suele ser un apartamento, suelen tener un tamaño mayor que una habitación de hotel o un albergue y así podrás dejar a tu mascota dentro mientras vas a los museos, a la playa o a cenar. Eso sí, decidas el tipo de alojamiento que decidas ten en cuenta que muchos de ellos limitan la posibilidad de acoger animales al peso de los mismos y no suelen permitir Perros Potencialmente Peligrosos.

Grupos de amigos

Los viajes en grupo pueden salirte muy económicos porque muchos establecimientos ofrecen precios más bajos cuando viajan varias personas, pero también pueden encarecerse si no eliges bien el hotel. Con un grupo no tendrás problemas para encontrar hotel, pues no los limitan, pero para poder encontrar el ideal en relación calidad precio y que resuelva vuestras necesidades deberás comparar. Si queréis disfrutar, y no tener que preocuparos por nada la mejor opción será un hotel, pero si queréis pasar más tiempo juntos y ahorrar en las comidas puede que os interese un apartahotel.

A la hora de elegir la habitación presta atención a los precios, si sois 6 personas, por ejemplo, quizá os salga más rentable coger 2 habitaciones con cama supletoria que 3 para 2 personas o 3 habitaciones dobles. Todo dependerá del hotel, algunos incluso ofrecen habitaciones de 4 personas y puede que obtengas un mejor precio. También podéis optar por una casa rural, una buena alternativa ya que además de poder alojaros prepararéis la comida allí, e incluso podríais tener piscina, barbacoa o zonas deportivas.

Mayores

Para poder ir de vacaciones con todo planificado, sin preocupaciones y poder disfrutar de la estancia al mismo tiempo que conoces gente la mejor opción es un hotel. Muchos hoteles ofrecen paquetes vacacionales con los que puedes cubrir no sólo el alojamiento, sino también la totalidad de las comidas, el transporte desde el aeropuerto o estación al hotel y el de regreso, así como un completo servicio de habitaciones. Además, si quieres conocer la zona disponen de servicios de excursiones para que “te lo den todo hecho” y tú sólo tengas que disfrutar.

Personas que viajan solas

Viajar sólo es una buena forma de conocer mundo, hacer nuevas amistades y relajarse. Por eso, si vas a irte de vacaciones sin compañía puedes optar por una casita rural para desconectar, un buen hotel con actividades para conocer gente nueva o bien caminar mochila en mano de un albergue u hostal a otro en cada ciudad en la que concluyas el día. Si planeas unas vacaciones en plan mochilero una buena opción es ir a la aventura y reservar en la ciudad en la que pretendes pasar la noche ese mismo día, para al siguiente recoger e irte. En este sentido comparar te puede ayudar, pero también los cupones y ofertas de los que disponen los alojamientos. También puedes decantarte por el intercambio de casa para un cambio de aire a buen precio.

Viaje de pareja

Si viajas en pareja, te acabas de casar, o has dejado a tus hijos en casa con los abuelos posiblemente no te apetezca tener a niños corriendo a tu alrededor, escuchar lloros por las noches o durante las comidas… Entonces quizá si te interesen los hoteles de los que hablábamos antes, los que son sólo para adultos. Además, si quieres que el fin de semana sea romántico busca una habitación con jacuzzi, pack de bienvenida con champan o spa. Los hoteles con encanto pueden ofrecerte muchas posibilidades para disfrutar de unos días libres con tu pareja. También puedes buscar aquellos que ofrezcan actividades de ocio y diversión para que la estancia sea más entretenida.

Elegir el mejor hotel para ti

Para gustos los colores, y en los hoteles hay miles de opciones. Para elegir un hotel tienes que tener en cuenta los servicios que te ofrece, su ubicación, la calidad y el precio. No es lo mismo viajar con la familia que con los amigos, con los primeros es posible que prefieras pagar un poco más y tener una estancia agradable y con los últimos quizá prefieras irte a un alojamiento más humilde y barato por ahorrar sin renunciar al disfrute.

Recuerda, si viajas con niños lo mejor será que busques un hotel con actividades y animación para que todos podáis disfrutar. Además, los alojamientos que cuentan con actividades de ocio, no sólo infantil, pueden ser tu mejor opción si viajas sólo o si quieres conocer gente nueva y disfrutar de tus vacaciones. Pero si buscas un hotelito para pasar los días libres con tu pareja elige un hotel con encanto, con spa, masajes, y extras como el cava o el desayuno en la habitación, serán unas vacaciones románticas que recordaréis mucho tiempo.

Pero, sobre todo, antes de comenzar la búsqueda piensa qué es lo que quieres gastar y los servicios que vas a utilizar. Así podrás modular tanto el coste como las características de tu alojamiento y disfrutar de tus vacaciones en un hotel que se adapte a tus necesidades. Busques lo que busques puedes hacerlo en Rastreator.com. Su comparador de hoteles te permite elegir categoría, ubicación, rango de precios, tipo de alojamiento, instalaciones e incluso leer los comentarios del resto de los viajeros.


COMPARAR VUELOS, HOTELES Y VIAJES

Eva GonzálezRastreator.com


Seguro que te interesa...