Las enfermedades preexistentes en el seguro de salud

3 minutos
  • Las preexistencias son aquellas enfermedades que existen en una persona antes de contratar
  • Algunas de ellas pueden causar que la compañía decida no asegurar a una persona

seguro medico rastreatorContar con un seguro de salud privado se ha convertido en una prioridad para mucha gente y aun más desde que el coronavirus llegó a nuestras vidas. De hecho, los datos lo corroboran. Actualmente España cuenta con 9,2 millones de asegurados en el sector médico privado, según el Informe de la Sanidad Privada 2021, realizado por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), casi 2 millones más que en 2016.

La rapidez de la atención y la comodidad que suponen estas pólizas privadas, son algunos de los motivos por los que los asegurados eligen un seguro médico privado. Pero cada póliza tiene unas coberturas específicas por las que la eligen unos usuarios u otros. Por eso, antes de contratar hay que tener presente una serie de cuestiones fundamentales para elegir seguro médico. No solo hay que analizar las características o coberturas del seguro en cuestión, sino también considerar las enfermedades preexistentes nos puede ayudar a evitar problemas en el futuro.

Por eso, desde Rastreator te contamos todo lo que necesitas saber sobre las enfermedades preexistentes antes de contratar un seguro de salud.

¿Qué son las preexistencias en el seguro médico?

Las preexistencias son aquellas discapacidades, enfermedades o patologías que existen en una persona antes de contratar un seguro de salud. Es decir, se trata de cualquier condición médica que el futuro asegurado pudiera padecer con anterioridad a la contratación de la póliza.

¿Qué se considera preexistencia?

Es imprescindible conocer qué considera una compañía aseguradora cómo enfermedad preexistente antes de buscar la póliza más adecuada para ti. La mayoría de los seguros entienden por preexistencia que, por un lado, la enfermedad haya sido diagnosticada por un especialista o que ésta ya hubiera producido gastos, y por supuesto, que la enfermedad por sus diferentes síntomas o signos no haya podido pasar desapercibida. Es necesario recalcar este último aspecto, ya que si las aseguradoras llegasen a detectar que el futuro asegurado supuestamente ya padecía de alguna dolencia antes de contratar, pueden subir la prima o directamente denegar el seguro.

Por otro lado, también se consideran enfermedades preexistentes las derivadas de enfermedades asintomáticas, aquellas que no presentan síntomas. Éstas son las más comunes y que más polémicas generan, ya que el futuro asegurado desconocía una enfermedad que ya padecía.

Enfermedades preexistentes que no cubren los seguros

Cualquier enfermedad que tuvieras antes de contratar la póliza, es susceptible de ser el motivo por el que una compañía te rechace como asegurado. Por ejemplo, problemas de tiroides, diabetes o miopía, son algunas de las dolencias que los seguros no están dispuestos a cubrir si ya las tienes. Por otro lado, si has padecido algún tipo de cáncer, es posible que la aseguradora no te cubra los tratamientos derivados de ese tipo específico, pero si padecieras cualquier otro en el futuro sí lo cubriría.

Por otro lado, como decíamos antes, existen enfermedades que puedes no saber que tienes antes de contratar un seguro. Por ejemplo cualquier tipo de cáncer del que no tengas síntomas o diabetes o hipertensión, entre muchas otras. En este caso, dependerá de la aseguradora admitir o no al cliente entre sus asegurados.

¿Qué aseguradoras cubren enfermedades preexistentes?

Por norma general, ninguna aseguradora cubre enfermedades que tuvieras antes de contratar tu seguro ni las dolencias derivadas de estas. Sin embargo, lo mejor es que te pongas en contacto con la aseguradora con la que quieres contratar la póliza y explicar tu caso. En cada compañía tienen unos límites diferentes dependiendo de diferentes factores.

¿Cómo puede afectar no declarar enfermedades preexistentes?

No declarar una enfermedad anterior y necesitar tratamiento antes de finalizar el primer año de contratación puede hacer saltar las alarmas en la aseguradora y que ésta por su parte exija un informe médico que contenga información sobre los antecedentes médicos.

Éste aspecto puede causar dos situaciones, la primera, que la aseguradora genere una cláusula adicional en el contrato, conocida como “exclusión”, donde se refleje que no van a asumir coste alguno relacionado con esa patología. En un caso más extremo, pueden decidir anular la póliza al considerar que el asegurado ha mentido.

¿Cómo saben las compañías cuáles son las preexistencias médicas?

Antes de contratar, las compañías piden a las personas que quieran acceder a un seguro de estas características que rellenen un cuestionario de salud, en el que deben declarar si padecen o han padecido alguna enfermedad (diabetes, asma…), sufrido alguna lesión, así como si se han sometido a alguna operación quirúrgica. Con esta información, la compañía valorará el riesgo que le conlleva cubrir a una persona determinada, y decidirá si acepta o rechaza la solicitud o si excluye algunas coberturas del seguro.

Comparar seguros de Salud

Antes de elegir un seguro médico debes tener presente que las preexistencias pueden afectar al precio de la póliza o incluso provocar que una compañía decida no asegurar. Pero no todos los productos son iguales y lo que en uno puede ser excluyente en otro puede no resultar tan importante. Si tienes una enfermedad preexistente y quieres contratar una póliza, el comparador de seguros de salud de Rastreator es una herramienta muy fácil de utilizar que te ayudará en el proceso. Tan solo tendrás que responder un breve cuestionario y, en cuestión de segundos, podrás saber qué aseguradoras te ofrecen una póliza médica, sus precios y sus coberturas.